viernes, 21 de marzo de 2014

Musealizando, que es gerundio

“Musealizar” es un verbo que en Lugo al menos conocemos desde hace relativamente poco tiempo. Se trata, como ustedes sabrán, de poner un cristalito a los restos para que estén expuestos, ya sea en plena calle como en locales públicos o privados.

En la ciudad tenemos varios ejemplos: las ventanas arqueológicas de la plaza de Santa María (la de la piscina romana, que francamente tengo mis dudas sobre la pervivencia de la misma expuesta al sol durante años y más años, pero los expertos sabrán lo que hacen…), la Rúanova (esa es la que está junto a la Muralla, en la que se ven unas piedras de, por lo visto, gran interés), y la calle Doctor Castro (alias “las dulcerías”). También hay una especie de ventana arqueológica en esa misma calle en el local que ocupa la zapatería Shoes Piel, aunque francamente no sé muy bien qué se enseña ahí (en la ventana, no en Shoes Piel).

Ahora nos cuentan que habrá una nueva “musealización” de una cámara funeraria que está donde la antigua cárcel. Será para compensar el enterrar otra vez las tumbas aparecidas, aquellas que no tenían una estética lo bastante impactante como para merecer una triste foto según nuestros dirigentes locales.

Pero insisto en que es un verbo reciente. De hecho hay otro que ya era conocido antaño pero al que se hacía poco caso: “conservar”. Los aparcamientos subterráneos construidos en la época de Vicente Quiroga se llevaron por delante una importantísima parte de la necrópolis que había en la que hoy es la plaza de la Constitución. Podría parecer que la única huella que dejaron aquellos restos fueron las raquíticas plazas de aparcamiento de los subterráneos, que tienen aproximadamente el mismo tamaño que los nichos romanos que destruyeron para mayor gloria del progreso y de la civilización. 

Es un equilibrio difícil, el de mantener los restos y avanzar urbanísticamente, pero no puedo menos que ponerme verde de envidia cuando voy a otras ciudades y veo las maravillas que han hecho para poder salvar los restos de su pasado, porque eso no se puede recuperar nunca por mucho dinero que se invierta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.