jueves, 14 de mayo de 2015

Hay amores que matan

Ildefonso Saavedra - Foto de El Progreso
Lo de que hay amores que matan es, en política, una verdad de difícil discusión. Verbigracia, el cariño que demuestra Ildefonso Saavedra por Quique Rozas en la entrevista que publica hoy El Progreso a la cabeza visible de Foro Lugo Independiente le hace un flaco favor al propio Rozas y es aun menos positiva para su jefe de filas, Jaime Castiñeira. Entiendo que esa era la intención de Ilde.

Asegura Saavedra que no tendría inconveniente en pactar con el PP siempre que éste llevara a la alcaldía a Quique, lo que es llamativo cuando vemos que es el número 7 de la lista. Muy alto ha de escalar FLI para encontrar una persona con la que pueda llegar a acuerdos, y probablemente esto se deba más a su común falta de sintonía, pública y notoria en ocasiones, con Jaime que a otra cosa. 


Quique Rozas
Quique Rozas es uno de esos concejales que te da votos. Una persona atenta, conocedora como nadie del Ayuntamiento, que donde no llega manda recado, y siempre dispuesto a escuchar la queja o incluso la bronca de quien le para por la calle. Creo que todo el mundo es conocedor de esto, y si no es que está alejado de la política local. Cubre un sector al que otros de su propio partido no llegan, y por eso su vuelta a las listas era algo cantado, pese a los desencuentros que hubo en el pasado. Tiene sus defectos, como todo el mundo, pero probablemente su saldo será positivo el 24 de mayo, y no todos sus compañeros pueden presumir de lo mismo.

Por todo esto, Ilde aprovecha la entrevista para lanzar un dardo envenenado a Castiñeira, recordándole que ha habido problemas en el seno de su grupo municipal, pero no se da cuenta de que esto se le puede volver en contra ya que al final tanto Quique como Jaime han sabido llegar a una Entente Cordiale y pactar una paz que parece ser, si no sólida, al menos sí razonable.

Es una tristeza ver que las campañas se orientan más a dar bofetadas a los demás que a defender las ideas propias, y eso es bastante habitual, pero no tanto entre los partidos de la oposición. Lo suyo es que los aspirantes critiquen al gobierno, pero como estamos en un momento tan extraño, con muchos que quieren, ya no gobernar, sino entrar en la Corporación Municipal, pues vuelan bofetadas como panes (sí, la palabra es otra) entre los de fuera que pretenden estar dentro. Craso error.

En definitiva, la entrevista es sintomática. Una oposición a la oposición y ni una palabra sobre Orozco. Llamativo como poco.

1 comentario:

  1. Normal. Lo de Ildefonso es cabreo puro y duro por no haber conseguido su propósito de tener una mayor presencia en el PP. Lo de ahora es su venganza.
    Queda por ver si araña algo o hace el más espantoso de los ridículos, que es lo que me temo.
    Pero bueno, esto es como lo de aquel que, saliendo del juzgado, afirmaba "gañar non gañei, pero amolar, amoleino catro anos".
    Qué nivel, Maribel...

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.