miércoles, 22 de julio de 2015

Mantén cerca a tu enemigo

Que Feijoo recibiera casi de inmediato a Elena Candia mientras que no quiso verse con Besteiro en los 8 años que fue Presidente de la Diputación transmite, según el PSOE de Lugo, el miedo que le tiene el Presidente de la Xunta al imputado señor expresidente.Me choca un poco esta afirmación (la del miedo no, la de que no lo recibió nunca) porque buscando con no mucho entusiasmo he encontrado con facilidad fotos de reuniones entre estos dos señores, pero oigan, si lo dice el PSOE será cosa del Photoshop.

La reunión que por lo visto no hubo...
Haciendo una sencilla regla de tres, y extrapolando la afirmación del PSOE lucense, podemos afirmar sin duda que Orozco a mí me tenía pánico, porque mientras él fue alcalde y yo presidente de una asociación, nunca quiso recibirme en su despacho mientras presumía de recibir a todo el mundo (recuerden aquel policía al que prometió un trabajo para su hijo porque “esas cosas se hacen siempre y yo recibo a cualquiera”). Quién lo iba a decir. No me esperaba tal reconocimiento.

Ahora en serio, tengo que reconocer que me parece que los socialistas tienen razón en protestar. Aunque sí hubo tal reunión fue tardía y más enfocada a un tema político (las municipales de este año) que a temas institucionales. Es una torpeza por parte del Presidente de la Xunta haberse negado a recibir al de la Diputación de Lugo, porque aunque las fotos hoy le pudieran resultar incómodas por estar este último imputado, de fotos raras Feijoo ya hace colección, así que tampoco creo que fuera para tanto.

¿Que la cosa no va por ahí y es obvio que la cuestión es que no quería elevar a Besteiro a la categoría de igual? Obviamente. Pero no se trata de eso, no es una cuestión política sino institucional. Un presidente autonómico ha de tener sus puertas abiertas a todos los de las diputaciones de su territorio, y de hecho esas reuniones no deberían ser excepcionales, sino habituales ya que la confusión de competencias entre entes se podría subsanar al menos en parte. 

Mantén cerca a tu enemigo... (El Padrino)
No se puede ser tan sectario y recibir solo a los tuyos. Es más, deberías hacer al contrario y ser más exquisito en las formas con los adversarios políticos para que no puedan decir ni pío y recibirlos de inmediato cada vez que te piden una reunión. Que después les hagas más o menos caso ya es cosa tuya, pero al menos que no se diga que haces política partidista desde un cargo institucional.

Que esto lo hacen casi todos, oigan. A mí un partido político de nuevo cuño que se presentó a las municipales y sacó tres concejales (se lo he puesto fácil, no me digan que no) me aseguró que tenían mucho interés en hablar conmigo y saber los puntos de vista de nuestra asociación en varios temas. Me pidieron el número de teléfono y se lo di. Aún estoy esperando la llamada. Imagino que no querrían preguntar nada para el programa electoral porque llegaríamos un pelín a destiempo. Los únicos que nos llamaron para reunirse “formalmente” fueron, que yo recuerde, los candidatos de Ciudadanos, BNG, ACE y UPyD. Tampoco es que nos consideremos importantes, entiéndanme bien, pero en plena campaña lo suyo es hablar con cuantos más colectivos se pueda, creo yo.

En cualquier caso, insistiendo un poco en la tesis expuesta, si eres Presidente del Gobierno has de recibir con prontitud a los de las Comunidades Autónomas que gobiernan otras formaciones. Si diriges una Comunidad, a los de las Diputaciones Provinciales rivales. Si te toca regir un ente provincial, a los de los Ayuntamientos… y así sucesivamente.

Total, a los colegas de partido ya los ves en las frecuentes reuniones, asambleas, convenciones y demás aquelarres que caracterizan la rica y transparente vida interna de los partidos políticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.