martes, 5 de enero de 2016

El caos de tráfico que habrá hoy


La que se va a liar hoy en el tráfico de la ciudad va a ser épica. No hace falta la bola de cristal de la bruja Lola para prever que cuatro factores se combinarán para que el caos esté casi asegurado: la climatología, excusa que pone medio Lugo para ir de Ramón Ferreiro a la Plaza del Rey en coche, la tractorada, que reclama una sensibilidad que no muestra con los demás, la cabalgata de reyes, que amenaza con ser más ridícula aún que cuando la multaron… y por encima de todo el ayuntamiento, que ni está ni se le espera, con esa desidia que parece haberse instalado desde que entró nuestra alcaldesa. Iba a poner “nueva” pero ya no lo es tanto.

Analicemos las cuatro variantes: 

Coches hasta por las aceras
Lo de que en Lugo se coge el coche con demasiada facilidad es un hecho indiscutible. La peatonalización hizo que algunos empezáramos a caer del guindo (yo el primero) y a intentar dejar de usar el coche para todo, dejándolo únicamente para cuando tienes que ir cargado o tu destino está un más lejos de los 200 metros que aquí parecen justificar bajar al garaje. La mayoría de las veces se usa el coche para cosas que terminaríamos mucho antes si las hiciéramos andando. Entre que bajas a por él, lo sacas del garaje, vas al sitio, te comes el marrón del atasco de turno y aparcas (si tienes suerte) a pie ya estarías de camino de vuelta.

Por supuesto no tenemos un servicio de transporte público que ayude a que esto mejore, porque si Einstein decía que “Dios no juega a los dados” con el universo, parece que los autobuses de Lugo sí lo hacen con sus horarios. Telelugo podría montar un concurso de televisión: “¿Ha pasado ya el autobús?” porque la nuestra debe de ser la única ciudad del planeta en donde los buses no solamente a veces pasan con retraso, sino que en ocasiones se adelantan con lo que la emoción está garantizada. Eso sí, explícaselo al jefe si llegas tarde por eso.

Nuestro segundo factor es el de la tractorada. Esa causa justa que está consiguiendo lo que nadie se imaginaba (salvo los que les avisamos): que la ciudadanía se le estén empezando a hinchar las narices porque ya estamos hartos de ser los que pagamos el pato de toda cuanta protesta hay, y que las grandes superficies (contra las que los ganaderos dicen actuar) estén llenas a rebosar de la gente que no quiere ir al centro para evitarse el atasco.

Los ganaderos reclaman sensibilidad, pero no demuestran la más mínima. Se les pidió (y lo sé porque se lo pedí yo) que al menos durante la campaña de Navidad del comercio redujeran su presencia a una única fila de tractores, pero la respuesta fue que no. Así que nos encontramos con que en zonas donde no habría tanto problema, como la que está entre Montevideo y la Puerta de Santiago no hay tractores, pero que entre San Pedro y San Fernando haya dos filas. Por joder, supongo, que otra explicación no tiene.

Lugo está tomado por el asalto, y hay perjudicados y beneficiados. Entre los primeros los comerciantes del centro, que ven cómo la gente huye de la zona que en condiciones normales debería ser la más transitada en estas fiestas, y la ciudadanía en general que sufre unos atascos dignos de la M30. En cuanto a los beneficiados, las grandes superficies que reciben con los brazos abiertos a las personas que los ganaderos les están enviando plantando sus tractores mientras ellos duermen cómodamente en sus casas y hacen su trabajo mientras dificultan la vida de los demás.
La carroza real de este año...

Pero hoy se suma una tercera cuestión: hoy vienen los Reyes Magos. Magos tendrán que ser para no hacer el recorrido en menos del doble de lo habitual, porque el caos de circulación va a ser tal que no sé si podrán atravesarlo por mucho camello que traigan. Bueno, eso si no cristaliza el brillante plan de hacerlos cruzar la ciudad en un autobús urbano porque va a llover presumiblemente, y llevarlos al Pabellón Municipal de los Deportes en lugar de al Ayuntamiento, como toda la vida.

Será que los niños de ahora no son impermeables como éramos antes, porque yo recuerdo cabalgatas en que llovía y, paraguas en mano, hacíamos la cola igual para pedir el juguete de turno. Ya puestos, podían llevar la cabalgata a la feria de exposiciones y hacerla a cubierto, que allí caben las carrozas. Sería ridículo, pero no mucho más que lo que nos proponen.

Y todo esto aderezado por la incompetencia de nuestro cuarto factor: nuestros brillantes gobernantes. La subdelegación del Gobierno y el Ayuntamiento se pasan la pelota ante la atónita ciudadanía sobre quién ha autorizado o no la tractorada. Es curioso porque hace escasas fechas todos presumían de demócratas por permitirla pero ahora que los vientos cambian y parece que hay amenaza de tormenta quieren poner lo suyo a cubierto.

Lo que no parecen entender es que nadie dice que había que prohibir la protesta, sino ordenarla. Si se hubieran puesto los tractores en una fila, y se hubieran dejado dos carriles de tránsito no habría pasado nada. Si esto se hubiera completado con un policía municipal en cada cruce vital para ordenar el tráfico ya ni les cuento, pero yo en todos estos días no he visto ni el primero.

El Ayuntamiento asegura que está poniendo todos los medios para evitar las consecuencias. Pues mucho éxito no han tenido. Me gustaría que alguien de la oposición, si ven que les apetece ejercer como tal, les preguntara qué medidas concretas han tomado durante todo este tiempo para ver qué entienden por “todos los medios”.

Han puesto unas líneas de autobús gratuitas, pero la publicidad de las mismas se redujo a una pírrica rueda de prensa. Nada que ver con el despliegue de medios que se hace cuando quieren anunciar alguna de sus “grandes ideas”, como las exposiciones de patatas o algún concierto alternativo.

Total, solo está en juego la supervivencia del comercio local. Ni que fuera para tanto…

1 comentario:

  1. Tenemos una elecciones autónomicas en meses y , si nadie lo remedia, unas generales en breve. Recordemos que la subdelegación de gobierno está mandada por el PP y el ayuntamiento por el PSOE cuando llegue el momento de votar. Los agricultores son unos impresentables pero lo son aún más quienes les consienten que hagan esto.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.