martes, 21 de junio de 2016

En defensa de la hostelería de Lugo

Creía que este año podría librar de repetir este artículo, pero como la insistencia de la gente no solo persiste en la injusticia sino que la aumenta, habrá que seguir aportando un pequeño grano de arena en favor de la compresión y el sentido común. El tema, sí, es el de la relación de la hostelería con el Arde Lucus fiesta que, según Juan Pueblo, han de pagar los que tienen bares porque son “los más beneficiados”. Y lo de las tapas, claro.

Lo primero que tengo que aclarar es que me parece tristísimo que tanto la Asociación Provincial de Hostelería como otras entidades que agrupan a empresarios y hosteleros permanezcan mudos mientras las críticas arrecian, verbigracia la Federación de Comercio o la CEL. Se ve que solamente están preocupados por cobrar sus jugosas subvenciones y hacer viajes promocionales para vivir como marqueses a cuenta del erario público y de las fotos con los políticos a los que luego dicen criticar mientras les dan jabón en cuanto asoman la patita. Pero lo de salir en defensa de su sector o de sus asociados como que no queda bien en prensa y es mejor dejar que amaine la tormenta por sí sola. Y hacen bien, porque los socios se lo permiten manteniéndolos en los cargos durante décadas como premio a su desidia.

Por su parte, la administración ha colaborado activamente en la crítica a los empresarios, ya que fue el anterior Alcalde de Lugo, el señor Orozco, el que comenzó con esas duras críticas, ajenas a toda comprensión y parciales como ellas solas, pero que calaban bien porque se basan en el “que pague otro”, tan arraigado en nuestra sociedad.

El principio básico de todo esto es que “como la hostelería es la más beneficiada con el Arde Lucus tendría que pagar la fiesta”. Es un punto de vista, por supuesto, solo que siguiendo esa lógica entiendo que cuando hay poca gente en los bares deberían recibir subvenciones para sobrevivir, cosa que no pasa. El día que se aprueben esas líneas de ayudas empezamos a hablar en serio del tema.

Tener un negocio es cada día más complicado. Si es de hostelería más aún y como comprenderán tengo ciertos criterios para saber de lo que hablo. Vamos por partes y empezaremos hablando de las tapas.

Ya decía mi abuelo cuando empezó el tema de las tapas en Lugo que sería la ruina de la hostelería y tenía toda la razón. No se trata del coste de la tapa, sino de las raciones que dejas de vender y que son el pilar sobre el que se asienta cualquier negocio que dé comidas.

Dicen muchos lucenses, con gran criterio, que en Lugo con tomar tres vinos ya cenas por la generosidad de las tapas. Es cierto, pero lo que no acaban de entender es que eso no hace insostenible pero sí dificulta mucho, el llegar a final de mes para el local que está regalando esa comida que deja de vender.

Por supuesto que para el cliente todo lo que sea gratis bienvenido es, pero lo llamativo es que protesten porque no se les regala algo que es voluntario, lógicamente. Como en Lugo ya llevamos muchos años con este tema se les ha olvidado que es una atención de la casa, un detalle, un obsequio que se hace a los clientes y que hoy se ha convertido ya en una obligación, como la propina del abuelo al niño caprichoso al que acostumbró a soltar X euros todos los domingos y que, el día que no se la da, provoca un problema.

Si un día por dificultades del tipo que sean (volumen de trabajo, o simplemente porque no le da la gana de regalar algo) no hay tapas, se monta las de Dios es Cristo, y todo porque ese detalle se ha convertido ya en una obligación ineludible. “Es que es típico de Lugo”, dicen algunos aplicando la ley del embudo. Por supuesto, mientras pague otro las tradiciones se consolidan a una velocidad pasmosa.

Este criterio de “es que es la costumbre” solo se aplica a este tema. Si en rebajas las grandes cadenas de ropa cobran los arreglos, si en momentos de apuro no te envuelven para regalo, si las prendas están tiradas por las estanterías porque hay una marabunta de gente, si hay que esperar en la cola 50 minutos para pagar, o si el Carrefour no aplica ofertas a los champiñones que quieres comprar no pasa absolutamente nada. Sin embargo el del bar es un cabrón porque en vez de darme a elegir entre tres tapas me pone un pincho de tortilla el muy cutre.

En cuanto a lo de pagar las fiestas tiene su guasa que aquí tenga que financiar el tema todo Cristo menos los que las disfrutan. “El Pueblo” pide que el Ayuntamiento subvencione y que la hostelería colabore, pero cuando les cobran dos euros por ver cualquier montaje se ponen como hidras y exigen un espectáculo digno del Circo del Sol.

Me gustaría que vieran ustedes las cuentas de esos bares que tanto “se forran”. ¿Saben cuántas cañas hay que poner (con pincho por supuesto) para ganar 1.000 euros? ¿Saben de qué están hablando? Ya les contesto yo: no. Me gustaría que todos esos sabios que tanto sacan a relucir los impresionantes beneficios de la hostelería estuvieran detrás de la barra unos días para conocer de primera mano el mundo al que tanto critican, porque curiosamente los que han trabajado en un bar son los que nunca sostienen esas diatribas.

Hay una especial fijación con la hostelería, ya que por ejemplo nadie tiene en cuenta que hay otros sectores muy beneficiados con el Arde Lucus. Las tiendas de telas, las modistas, las de complementos, calzados, incluso los grupos teatrales que son contratados para la fiesta… Por ejemplo hay un tipo que cobra una generosa suma por ponerse cuernos y zancos y divertirse por la calle y nadie pide que “colabore con el Arde Lucus”.

Comprenderán que no estoy diciendo que haya que poner un impuesto revolucionario a los bares ni las modistas, simplemente que nuestro sistema funciona a base de impuestos. Los de hostelería, igual que el resto de negocios, compensan con días buenos los días malos y así llegan a cuadrar el año y pueden pagar sus impuestos, como todos los demás. De lo contrario, cuando arreglen su calle usted tendría que pagar más impuestos porque “es el más beneficiado” y eso por suerte no es así. Hoy por ti, mañana por mí.

Ah, se me olvidaba. Otra crítica que se hace es lo de subir los precios en Arde Lucus. Ahí tengo que decir que estoy de acuerdo con los que atacan eso. Los precios son libres, por supuesto, y el que los modifica en las fiestas está en todo su derecho. Tampoco estaría de acuerdo con fijar precios máximos porque la libertad de cada local es sagrada… igual que la mía de no volver a poner un pie en su negocio pasado el Arde Lucus.

En resumen, antes de poner el grito en el cielo porque les ponen un pincho en lugar de una tapa intenten ser un poquito comprensivos y recuerden que mientras ustedes se están divirtiendo otra gente está trabajando a destajo, como probablemente los demás no trabajaremos jamás, para servirles, atenderles y que puedan seguir disfrutando del Arde Lucus. La hostelería es un negocio sí, pero también un servicio cosa de la que se olvidan interesadamente los críticos. Y si no les gusta lo que ven siempre tienen la opción de quedarse a tomar los vinos en sus casas.

14 comentarios:

  1. Se nota que sabes de que hablas..... pero a veces tu te pones en la misma piel de los que critican ahora a la hostelería por el arde lucus, hablan sin conocer .Hablar y dar ideas sin tener que ponerlas en práctica es muy fácil, criticar todo lo que hacen los de enfrente es muy fácil y tú lo haces muy a menudo, asi que ahora que critican sin saber de que hablan ( ser autonomo al frente de un bar y salir adelante es un milagro hoy en día) no te enfades, están dando la misma medicina que tu recetas muy a menudo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente sea cierto. La diferencia es que acepto razonamientos en contra e incluso modifico opiniones. No veo que eso suceda en general.

      Eliminar
  2. Luis, me caes muy bien, asi que no voy a decir quien soy. Pero he visto como luchaste por la credencialy como a veces todo se complica. Se que modificas, pero también se que eres un poco justiciero. Hay que darle la vuelta a esta situación, dar ideas intentar hacer cosas, pero sin tanta critica, sin que hablemos sin conocer. Me encantaría que los que critican a la hostelería lucense, dejasen su trabajo y montasen un bar.... miles de horas, noches sin dormir etc.Ahhhh y sin contar debe de ser el sector que más puestos de trabajo crea en Lugo, como para no mimarlo. Y si damos la vuelta a Lugo y todos empezamos a hablar en positivo???? dando ideas si, pero sin tanta critica sin conocer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si fuera lo suficientemente pretencioso diría "touche". Tienes razón. La verdad que a veces saca uno la espada flamígera de "la Verdad" con mayúsculas y cae en las injusticias que denuncia. Quizás en este tema es que me toca de cerca por los años que tuve que ver cómo criticaban a mi familia de forma tan sangrante en cosas que no tenían razón.

      Prometo intentar enmendarme... aunque no garantizo nada jejeje.

      Un saludo y gracias.

      Eliminar
    2. Y digo yo, queda muy bien eso de que hoy por mi y mañana por ti, pero que le pregunten al bar de garabolos al cual estas fiestas y eventos, que siempre se celebran en el centro, lo único que provocan es que le baje la clientela y, por tanto, sus ingresos. Por tanto es lógico que el propietario de ese bar pueda pensar que los impuestos que paga se usan para perjudicarlo y que crea que los que resultan tan beneficiados podrían implicarse y colaborar un poco más, y no sólo dedicarse a hacer caja por una circunstancia que le regalan procedente del dinero público. Y si el Ayuntamiento decidiese que el Arde Lucus se desarrollase en augas férreas? Y si el San Froilán se trasladase al polígono de As Gándaras? Esos hosteleros que tanto justifican su falta de implicación estarían de acuerdo en que hoy fue por ellos y mañana por otros? Mucho me temo que se armaría la de dios es cristo, por usar sus propias palabras. Me gusta mucho leer sus artículos porque considero que casi siempre dice verdades como puños, pero en este caso mi opinión personal no coincide en absoluto con la suya. Puede ser que por sus circunstancias personales esté mucho más sensibilizado que yo en este tema, pero también estoy seguro que mi opinión es compartida por un alto porcentaje de población. Respecto a lo de las tapas y de los precios también tengo mi opinión pero se haría demasiado largo el plasmarla aquí. Un saludo y enhorabuena por este blog

      Eliminar
    3. Muchas gracias por su correctísima exposición desde la diferente opinión. En serio que me parece positivo que cada uno ponga su punto de vista.

      Estoy de acuerdo con lo que dice parcialmente. Lo que pasa es que ni el precio del local, ni los impuestos, ni las tasas de terraza entre otras muchas cosas son las mismas en el centro que en Garabolos.

      Las fiestas se suelen hacer en los centros porque el centro es "de todos", más que los barrios. Al menos esa es la teoría comúnmente aceptada en todas las urbes que conozco. Santiago no celebra el Apóstol en Vista Alegre sino en el Obradoiro, y Coruña no hace las hogueras en Santa Cristina por una cuestión de sentido común. Además los barrios tienen sus propias fiestas, como es lógico.

      De todas formas entenderá que una fiesta de ambientación romana como el Arde Lucus en Augas Férreas tendría bastante poca lógica con una muralla como la que tenemos, y eso obviando que la idea fue de hosteleros del centro, diga lo que diga alguna concejala que se intenta apropiar el mérito (nota: esos hosteleros no tienen nada que ver conmigo, la medalla no es propia).

      Eliminar
    4. Se me olvidaba una cosa: No sé si recuerda que en los 90 Joaquín García Díez quiso trasladar el San Froilán a la avenida de las Américas y casi lo linchan. De hecho lo hizo un año y fue un fracaso. Orozco también tuvo la ocurrencia de llevarse las fiestas de la Milagrosa al parque del mismo nombre y fue un sonoro fiasco.

      Las fiestas son donde son. No veo los encierros de San Fermín en un polígono industrial. ;)

      Eliminar
  3. Al otro anonimo.... tienes razón a priori. Pero es impensable trasladar al barrio de Garabolos ese tipo de fiesta. Creo que tenemos un referente de fiesta de barrio, muy atractiva (creo) para los hosteleros y las tiendas de la zona, las fiestas de la Milagrosa, yo me imagino que tienen ayudas del impuesto de todos y si es asi me parecería genial, pero que te parece si cada barrio piensa en hacer algo distinto? , no para hacer algo tan ambicioso como el San Froilan o el Arde Lucus que esa fiesta como dice Luis es del centro ( que es de todos) La muralla esta en el centro y no es cuestión de trasladarla por los barrios para que todos seamos iguales Y para terminar, si mi memoria no me falla en garabolos los bares están a tope, yo fui a comer el 1 de mayo y ya quisieran los del centro tener la cantidad de gente que había alli, eran las siete de la tarde y aún estabamos comiendo.
    Y Luis da igual de quien es la idea, unos la pusieron en marcha, otros la hicieron grande y los lucenses la apoyaron vistiendose de romanos y castrexos. La fiesta es de todos y todos en mayor o menor medida colaboran, que más da. Lo importante es que funciona, genera riqueza y puestos de trabajo en Lugo y los hoteles estaban al 90% de ocupación, en vez de ir a dejar el dinero a Coruña lo dejamos aqui y además vienen de fuera a gastarlo a Lugo. X Dios trabajemos unidos a ver si salimos de esta crisis.

    ResponderEliminar
  4. Alguien ha pensado en lo que se jactan nuestros políticos al ver que en temporada alta desciende el número de parados?. Quien da empleo a esa gente?. LA HOSTELERÍA!!!

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que cada uno es libre de ofrecer lo que desee en su establecimiento. En Lugo evidentemente, el bar/cafetería que no ofrezca una tapa puede que no funcione tan bien como otro donde si la ofrezcan.
    El caso es que creo que se obvia, en la forma de abordar el tema, y sobretodo a la hora posicionar la balanza a favor del hostelero, es que la tapa nace para fomentar la consumición de bebida, ya sea vino, cerveza o digestivos, es decir, para su beneficio. Cenar de tapas, no implica que no se consuman raciones, implica que la gente salga de casa a tomarse unos vinos cuando bien podría no hacerlo y cenar en casa.

    Otra cosa es que el valor añadido a la consumición no sea suficiente para sufragar los gastos en la hostelería. Entonces, señor hostelero, quéjese de lo que paga en derechos por explotar su negocio al Estado, el IRPF, el IVA de los proveedores, etc, etc.

    La tapa no tiene la culpa, jamás.

    ResponderEliminar
  6. Me animo a dar mi opinión como ciudadana de Lugo.creo que los negocios que más se benefician del arde lucus ,talleres de costura ,venta de trajes ,accesorios ,hoteles,resturantes,bares .......si se me olvida alguno ustedes saben cuáles son.y me refiero principalmente a los del centro que son los que más se benefician de la cantidad de gente que entra dentro de murallas eres días.les debería de caer la cara de vergüenza ,al no volcarse con sus negocios en engalanarlos acorde al arde lucus ,al igual que a sus empleados.con 4 detallas y pocos euros estaría solucionado ,eses días entran en sus cajas gran parte del dinero que hacen en el año y creo que no es tanto pedir .no sólo es meter dinero en caja,tendrían que mandarlos a un curso de visión comercial a todos .
    En lo que se refiere a las tapas .creo que es lógico que no se den debido a la avalancha ,aunque algo frío y sin demasiada complicación siempre se agradece ,más que nada para mantener la reputación de las tapas de Lugo
    Otro apunte al que me quiero referir .es que dentro de murallas y por su puesto la muralla ,debe estar engalanada acorde a las fiestas y pienso también que durante el día ,las calles deberían de tener música medieval o algo que te haga creer que
    estés en un tiempo antiguo,para eso tenemos una muralla romana PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD..
    Hay otro aspecto y es que he oído que se quiere poner el viernes festivo .en mi opinión si los lucenses tenemos tres días ,nos vamos .....y los de fuera no vienen por que no es festivo.
    Pongan los festivos los lunes para que podamos ir a distraernos a otro sitio
    Espero que entre todos los lucenses ,organismos oficiales y empresarios tengamos la capacidad de involucrados e innovar todos los años ,esta fiesta trae mucho dinero a Lugo y aunque directamente digamos ,a no a mi no me da nada ...todo repercute en todos

    ResponderEliminar
  7. ¿Las tapas han sido la ruina de la hostelería en Lugo como dijo tu abuelo? Si fuese así creo que no quedaría un bar/cafetería abierto o se hubiesen dejado de dar las tapas. Creo que no los ha arruinado, puede que en vez de ganar 20 ganan 15, pero eso no es arruinarse, es bajar beneficios, y ahí siguen, al pie del cañón, unos cierran y la mayoría non!

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.