jueves, 30 de junio de 2016

Hasta el gorro de "gorrilas"

No deja de tener cierta guasa que nuestra querida alcaldesa (esto lo digo sin el más mínimo asomo de cachondeo, que me cae bien de verdad) reclame a la Xunta la gratuidad del aparcamiento subterráneo del HULA mientras consiente que los gorrillas establezcan un pago de 5 euros por estacionar en la calle.

Ya no se trata de que las tarifas de los que andan por allí sean superiores que las del propio subterráneo, que lo son, sino de que una es una empresa que paga sus impuestos, crea sus puestos de trabajo, y explota un servicio que ganó en un concurso público (vamos a suponer que todo esto sea así) y los otros son unos tipos que te chantajean a cambio de no cumplir su amenaza velada de rayarte el coche si no les das unos euros.

La solución no es sencilla. Multarlos no sirve de nada porque se declaran insolventes y se quedan tan anchos, y dar el paso para denunciarlos por amenazas, que es un delito más grave y puede acarrear un juicio penal, es engorroso para el ciudadano. No es fácil, salvo con una táctica: ampliar tanto la zona de aparcamiento que pierdan su razón de ser.

Lo del Ayuntamiento de Lugo tiene su guasa. Me parece bien eso de que el que no llora no mama, pero todo tiene límites en esta vida. Nos construyen uno de los hospitales más modernos de Europa y protestamos porque el aparcamiento es de pago, cuando está rodeado de solares enormes en los que el encargado del urbanismo (es decir, el propio Ayuntamiento) puede meter plazas en la práctica ilimitadas. Nos hacen un auditorio que es para abrir los ojos como platos y resulta que ahora no vale con pagar los muebles a partes iguales, que tienen que venir con el “todo incluido”.

No estoy diciendo que no se pueda protestar. Claro que se puede pero por otros motivos. En el HULA, por ejemplo, se puede decir que aún no están funcionando los prometidos servicios de hemodinámica, medicina nuclear y radioterapia al 100%, si bien deduzco que están andando más de lo que sabemos porque ya no convocan manifas en época electoral para soliviantar el voto.

Gorrillas los he visto en muchos sitios: en Pontevedra, en Vigo, en Madrid… pero los que he conocido en otras ciudades (al menos los que me han tocado a mí) se reducían a ayudarte a encontrar un hueco de aparcamiento, darte innecesarias indicaciones para aparcar en batería (que hasta un mono sin amaestrar debe saber) e incluso, una vez, abrirme la puerta del coche. Sin amenaza de ningún tipo, ni siquiera pidiendo nada, simplemente esperando una propina que, en algunos de esos casos, recibieron.

Pero en Lugo no funciona así. La amenaza velada se convierte en algo un poco más cargado de bombo cuando les dices que no, y ¡pobre de ti que tengas algo más que decir!

Por espacio no será...
Personalmente creo que los gorrillas deberían estar pagados por la empresa que explota los subterráneos porque las, por suerte, escasas veces que he tenido que ir al HULA he aparcado donde no los tenía encima o, directamente, en el parking.

La alcaldesa anunció hace tiempo 500 plazas de aparcamiento. Hasta donde yo sé se han incrementado en ciento y pico poniendo los coches en batería, pero una vez más parece que es más fácil predicar que dar trigo.

El tema del aparcamiento es urbanístico y por tanto es municipal. Echar la culpa a la Xunta puede arrastrar votos, no le digo que no, pero alguien debería explicar a los lucenses que el bipartito de PSOE-BNG no cambió el proyecto para hacer gratuito el aparcamiento ni para construir plazas exteriores porque entendían que eso es una competencia del Ayuntamiento.

Pero si a Orozco le coló 16 años…¿por qué hacer tu trabajo cuando puedes echar la culpa a la Xunta?

3 comentarios:

  1. Luis lo del aparcamiento del HULA sangrante porque se está abocando a los usuarios del hospital a tener que pagar por un estacionamiento en el medio del monte. Nadie discute que tengas que pagar por aparcar en la Plaza de Santo Domingo, pero en el HULA que hay terreno baldío por todas las partes!!!
    LO del Parking subterráneo es otra cacicada mas; yo podría entender el tener que pagar unas tarifas tan elevadas como las que tienen allí (repito en el medio del monte) siempre y cuando al menos el precio que yo pago contribuyese a financiar el sistema sanitario, pero no lo que contribuyo es a financiar las arcas de una empresa que explota el servicio en un concurso mas que discutible y pagando un canon ridículo. No me extraña que luego haya las corruptelas que hay (ejemplo sistema ORA y Vendex).
    En el Hula, si los que diseñaron el hospital hubieran pensado en el ciudadano hubieran diseñado un área de estacionamiento amplio y gratuito (ya bastante jodida va la gente que va al hospital para encima tener que pagar) y de paso se podían haber evitado los miles de metros cuadrados de zona de césped -que además ahora tenemos que pagar por mantener- pues para nada son necesarios en un hospital que está rodeado de naturaleza (salvaje) por todas partes. En lugar de eso, han preferido reducir al máximo las zonas de aparcamiento y ahora es un coñazo, pues llegas a urgencias y ya te están apremiando para que retires el coche porque supuestamente no hay espacio; en la zona de rehabilitación, lo mismo.
    En fin, que cuando se diseñan las infraestructuras se piensa en todo menos en los ciudadanos que son los que al final las pagan y las sufren.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, personalmente me parece más lógico que un hospital esté rodeado de zonas verdes que de coches. Esa especie de "cinturón" de separación me parece positivo.

      Lo de la gratuidad del subterráneo... no lo tengo muy claro... Tampoco me parece caro pagar 20 euros por 7 días de estacionamiento que, si no me equivoco, es alguna de las tarifas que tienen.

      Eliminar
    2. Esa tarifa es para siete días seguidos, no para días sueltos. La última vez que metí el coche en el parking pagué 7.25 euros mientras acompañaba a mi madre a una consulta externa. Es posible que eso te parezca lógico por estacionar en el medio del monte, a mi no.

      Eliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.