lunes, 17 de octubre de 2016

En Marea se lía con los drones civiles de Rozas

Nuestros “doctos” representantes de En Marea en el Congreso, integrados en el Grupo Parlamentario de Podemos, han vuelto a hacer una de sus escenificaciones presentando una iniciativa en que preguntan al Gobierno por el aeródromo de Rozas y su uso para desarrollo de drones. Están muy preocupados, por lo visto, por el uso “militarista” de estos chismes, y lo relacionan con la “estrategia belicista de la OTAN”, utilizando palabras que parecen sacadas de un libro de Kissinger o de esos discursos tan de los años 80 en que se han quedado anclados algunos.

Si se hubieran tomado la molestia de buscar un poco en Internet, habrían visto que el asunto que tanto les preocupa y del que piden información está recogido en un convenio publicado en el BOE del sábado 16 de mayo de 2015. Mucho no lo han escondido, pero claro, eso no sería una noticia que vender de su gran lucha por la paz.

El malvado gobierno esconde la información en el BOE
Lo grande es que en ese BOE cualquiera que se tome diez minutos puede leer que se especifica lo siguiente: “Hasta ahora estas aeronaves solamente se utilizaban en el campo militar, por lo que este centro pretende servir de plataforma de lanzamiento de estas aeronaves dentro del ámbito civil, abriendo paso a los RPAs a nuevas aplicaciones al servicio de la sociedad”. Es decir, que lo de Rozas es para investigar usos civiles. Incluso especifican temas como la investigación científica y citan de ejemplo los problemas de acceso a zonas en que los humanos corren riesgos como aquel volcán de Islandia que nos tuvo a todos mirando al cielo hace ya un tiempo.

Otro convenio publicado...
A mayor abundamiento podrían haber leído el BOE del 22 de enero de 2016, en que se contiene el “Convenio de colaboración entre la Agencia Gallega de Innovación, el Instituto Gallego de Promoción Económica y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial «Esteban Terradas» para la creación del «Centro de Investigación Aerotransportada de Rozas»”. En ese documento se insiste en los fines del centro, y ni siquiera se menciona la palabra “militar” en todo su texto. En la cláusula segunda del articulado se enumeran los fines y objetivos del centro, que les invito a leer (no los reproduzco aquí porque ocupa bastante, pero lo copiaré al final del artículo).

Se podrá decir que esto es falso, que por decir no quede, o incluso que es una excusa para desarrollar en secreto modelos militares, pero en cualquiera de los dos casos la pregunta al Gobierno es una estupidez. Si es un secreto militar dudo bastante que les contesten “oiga, pues nos ha descubierto, ¡mecachis!” y si, como pensamos los que no nos apuntamos alegremente a la primera teoría de la conspiración que nos pilla por banda, es un desarrollo público y civil de drones les van a contestar exactamente lo que pone en el documento, que he de insistir en que es público. ¡Que sale en Google, coño!

Me parece muy bien que exista gente pacifista, antimilitarista y que pida que se construyan escuelas en vez de tanques y aviones. Es una postura que me encantaría poder compartir si no fuera porque el ISIS y otras violentas manifestaciones de lo mala gente que puede ser el homo ¿sapiens? me indican que hay que estar prevenidos por si acaso esto se pone feo. Chamberlain fue pacifista frente a Hitler y ya ven lo bien que le fue. Y a más gente.

Sin embargo aquí el debate no es ese. La discusión no es si queremos que nuestra ciudad tenga al lado un centro militar o no porque no hay tal centro militar. Estamos hablando de una instalación que busca desarrollar una industria que no hay que ser adivino para ver que tiene muchísimo futuro. ¿Qué tiene de malo que en Lugo se desarrolle un dron de vigilancia aérea para que proteja nuestros bosques en la época de incendios? ¿O uno que esté preparado para soportar vientos extremos y localice a nuestros pesqueros o a los marineros perdidos en los temporales? ¿Acaso no estamos de acuerdo con que Lugo pueda ser puntero en algo positivo? Francamente, me recuerda a aquello de la “navallada” a Galicia con que el BNG calificó en su día la construcción de la AP9.

En fin, que para otra vez les recomendaría que antes de presentar la primera cosa que se les pasa por la cabeza busquen primero en Internet y vean si la respuesta está a mano. Por aquello de no hacer el indio (otra vez).




ANEXO:

Fines y objetivos del CIAR.

El CIAR se constituye como un centro de ensayos que ofrece las infraestructuras necesarias para el desarrollo de aeronaves y la evaluación de campañas a realizar con las mismas, de forma que se puedan llevar a cabo los vuelos de forma eficiente y segura.

En particular, son fines y objetivos del Centro los siguientes:

a) Combinar los ensayos atmosféricos con el desarrollo de los UAS (Sistemas Aéreos no Tripulados) y RPAS (Sistemas Aéreos Tripulados remotamente) de investigación científica.

b) Introducir las ventajas de los aviones no tripulados en la comunidad científica, con un coste más reducido, mayor autonomía e inexistencia de riesgos personales, especialmente en circunstancias adversas como: alta concentración de cenizas, gran altitud, formación de hielo, campos electromagnéticos elevados, elevada radioactividad…, como podría suceder con las plataformas de investigación convencionales.

c) Fomentar el desarrollo tecnológico, la investigación atmosférica y el conocimiento del clima. Los laboratorios instalados en Rozas permitirán el desarrollo de proyectos de empresas muy especializadas en dar servicios a las necesidades de equipamiento de investigación, proporcionado las instalaciones de pruebas necesarias para tal fin. El aeródromo y sus laboratorios permitirán que el equipamiento aeronáutico pueda ensayarse en vuelo a unos costes muy razonables y permitirán su introducción en el mercando de las grandes aeronaves.

d) Fomentar la innovación, ya que actualmente no existe en Europa ningún centro en el cual se desarrollen tecnologías asociadas a las aplicaciones civiles de vehículos aéreos no tripulados (UAV). Hasta ahora, para realizar estos estudios, se han utilizados aviones tripulados.

e) Favorecer la colaboración internacional en la investigación científica, ya que este centro, único en Europa de acuerdo a los criterios de ESFRI posicionando a España como líder europeo en este campo.

f) Priorizar el desarrollo de la industria y la tecnología en Galicia, impulsando la implantación de empresas en el territorio y otorgando acceso en condiciones preferentes al CIAR para desarrollo y ensayo, a las empresas, centros tecnológicos y de investigación que dispongan de centros de actividad en Galicia.

3 comentarios:

  1. http://www.economiadigital.es/gles/notices/2015/09/asi-es-el-dron-militar-israeli-que-se-prueba-en-rozas-68097.php

    ResponderEliminar
  2. http://www.elcorreogallego.es/galicia/ecg/drones-militares-en-rozas/idEdicion-2015-11-13/idNoticia-963756/

    ResponderEliminar
  3. "Fuentes de la Consellería de Economía explican que las pruebas tienen como objetivo la reconversión de las aeronaves al uso civil y que son cinco con origen militar las que han sobrevolado Rozas."

    Supongo que sabrá usted que el GPS nació para uso militar, como tantísimas cosas que hoy están plenamente integradas en el ámbito civil. Las instalaciones de Rozas nacen, precisamente, para reconvertir esa tecnología militar a uso civil, tal y como recogen los fines citados en el artículo que deduzco que no se ha molestado en leer...

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.