viernes, 23 de diciembre de 2016

Esta tarde el primer regalo de Navidad a los lucenses... y es gratis

Este año el calendario nos ha jugado una mala pasada con las fiestas. Lo de que caigan en sábado y domingo tanto Nochebuena y Navidad como Fin de año y Año Nuevo nos ha privado de los festivos que normalmente acostumbran a estirar un poco los días libres con la complicidad de los fines de semana, siempre que no te toque trabajar incluso en esos días. Siempre se me viene a la cabeza la gente de hostelería, por tradición familiar, y la de los cada vez más numerosos comercios que abren en días que para los demás son de descanso.

Un efecto colateral de esta extraña distribución de días es que no sé a ustedes, pero a mí me ha tardado en llegar la Navidad. Hace un par de días no tenía sensación de “fiesta”, aunque al cumplir años supongo que eso es más habitual. Pero en esto llegó el sorteo de la lotería, que siempre es el pistoletazo de salida de las celebraciones y vino todo de golpe. De hecho tuve un día particularmente cursi, pero es otro tema y vamos a lo importante.

Mañana es Nochebuena y pasado Navidad, pero esta tarde tenemos el primero de los regalos, y como casi todos los grandes presentes, es gratuito: La tradición de nuestra querida Noemi Mazoy, la gran voz de nuestra ciudad, de ofrecer a los lucenses un concierto navideño se repetirá una vez más y tendrá un escenario muy especial: la catedral. Promete ser algo único.

Noemi siempre hizo sus conciertos de Navidad en la iglesia de A Nova, y un par de años los celebró en el Salón Regio del Círculo de las Artes, un marco incomparable. Esta tarde será la primera vez que la escuche cantar en un Patrimonio de la Humanidad, y confío en que muchas personas se acercarán a disfrutar del que seguro que será un espectacular recital.

El concierto será corto, con una duración aproximada de 45 minutos. Empezará a las 20:30 en el Buen Jesús (que es la parte de la Catedral que está entrando por la fachada principal, lo aclaro para que nadie se líe) y consistirá, como es habitual, en villancicos, canciones populares y música apropiada para estas fechas. Incluye mi villancico de cabecera, el siempre emocionante Adeste Fideles, y otros como Noche de Paz o El Tamborilero.

A quienes ya han escuchado a Noemi no tengo que animarles a asistir, porque no conozco a nadie que haya disfrutado de su voz y no esté deseando volver a oírla. Pero a los demás, a las personas a las que nunca les ha coincidido verla les recomiendo muy vivamente que se acerquen a la catedral de Lugo.

Con los conciertos de Noemi me pasa algo desconcertante: me emocionan profundamente. No sé por qué, soy incapaz de explicarlo, pero tiene algo en su forma de cantar, de hacer vivir la música, que me impide dejar los ojos secos.

Esta ocasión es especial. Como ya comentamos en otro artículo Lugo ha recibido del Papa Francisco la renovación de un privilegio, el de la indulgencia plenaria, cotidiana y perpetua, que ya quisiera para sí cualquier templo de la cristiandad (incluido Santiago de Compostela, que no goza de tamaño honor) y como broche de oro del programa de actos diseñados para conmemorar la ocasión se celebra esta tarde el concierto navideño de Noemi.

Ayer jueves fue el acto litúrgico y también hubo otro concierto, un sorprendentemente entretenido recital de Cantigas de Santa María con instrumentos renacentistas que pensé que iba a ser un tostón, para qué les voy a engañar, pero que resultó más que entretenido. Un acierto poner las letras en el programa de mano, no sé de quién fue la idea pero les felicito.

No quiero ser pesado y no me enrollo, pero no lo piensen, vengan. La entrada es libre, la hora las 20:30 y el lugar la Catedral de Lugo. No se arrepentirán. Luego me dicen qué les pareció.

Y por cierto... Feliz Navidad.

3 comentarios:

  1. Buenas noches, podría decirme
    Desde qué fecha es la Catedral de Lugo Patrimonio de la Humanidad!!??

    ResponderEliminar
  2. Gracias! Me avergüenza no haberme enterado...

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.