martes, 23 de mayo de 2017

El chapucero mercado pre-Arde Lucus

Como ahora hay que promocionar la vieja cárcel por encima de la Luna todo se hace allí, tenga o no tenga sentido. Una instalación cultural es para lo que es, y pretender que los comerciantes te la promocionen encerrándose un fin de semana en el recinto para que te lleven público es, como mínimo, chocante. Y lo digo yo, liberal convencido, y que propuse que los artistas pudieran vender sus obras en la vieja cárcel, pero es que me refería a cuadros y esculturas y no a chorizos y quesos.

Quesos y chorizos... ¿de época?
Foto: Ayuntamiento de Lugo
Este fin de semana, sin ir más lejos, se celebró en el salón central de la instalación un mercado presuntamente de artesanía y complementos relacionados con el Arde Lucus, en el que había productos de primerísima calidad… y al que añadieron sin que nadie entienda muy bien la razón un puesto de quesos y chorizos. Será herencia de cuando se hacía todo en la plaza de abastos, que era lo que tocaba hace escasas fechas, o será que la esencia paleta de la organización entiende que eso encaja en cualquier sitio.

De esa feria me quedo con dos cosas: que sí se autorizó la venta (como era lógico) cuando se nos dijo a todos que no se podía vender (lo que ya no es tan lógico), y que me han convencido de que la organización de ese evento tiene que volver a las manos en que estaba antes, ajena a la administración.

Sobre lo primero, decir que fue más que llamativo que a pocos días de declarar en el Pleno municipal que en la antigua cárcel no se puede vender nada porque de lo contrario se arriesgan a perder la millonaria subvención del plan URBAN, la alcaldesa y la concejala que soltó semejante chorrada fueran con un fotógrafo a inmortalizarse frente a los puestos en que se vendían varios artículos.

Lara y Basadre visitando los puestos de VENTA
Foto: Ayuntamiento de Lugo
Esto plantea dos preguntas: ¿acaso era mentira lo que Basadre dijo en Pleno? ¿O era verdad y están arriesgando a la ciudad a perder unos cuantos millones de euros? En cualquier caso algún grupo de la oposición debería pedir explicaciones, porque sea cual sea la opción verdadera merece, como mínimo, que alguien se ponga colorado, cosa que dudo que pueda llegar a suceder.

En cuanto a lo segundo… ¿qué quieren que les diga? Lo de este fin de semana fue un pálido reflejo de la idea que Lugo Monumental llevó a cabo hace ya unos años: Vestimenta. La que se inició como una feria previa al Arde Lucus para que los lucenses pudieran ver la oferta de artistas y diseñadores, y que se celebró en el Salón Regio del Círculo de las Artes los dos primeros años, se organizó en esta ocasión de forma chapucera y sin publicidad alguna. El motivo es que a quien lo montó le importa un cuerno que los que fueron se ganen la vida.

¿Tan difícil era poner un par de pendones (me refiero a colgantes, que nadie se preocupe) en las ventanas de la cárcel, o al menos un vulgar cartelón en la puerta para que los que pasan por delante puedan saber que se está celebrando dentro tal o cual cosa? Es una cuestión de puro sentido común, porque con colgar en el Twitter de la concejalía un mensajito no va a ir la gente en manada a ver qué se hace allí, como comprenderán. Tan paletos para unas cosas y tan excesivamente modernos para otras.

Soy un gran defensor de que la sociedad civil haga sus actividades sin contar con la administración por varios motivos, y uno de ellos es que si la asociación de empresarios que organizó Vestimenta en sus primeras ediciones siguiera haciéndose cargo de ese evento, otro gallo les cantaría a los comerciantes. Aunque solo sea porque ellos mismos se implicarían en la organización con el legítimo fin de vender más, que para eso montan sus puestos. A la concejala de turno lo único que le importa es la foto en el periódico y poder meter en la memoria de actividades una página más, y si eso implica que otras personas se tiren allí metidos tres días para nada… pues que se jodan... Para eso están a su servicio, o eso parece que creen algunos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.