martes, 18 de julio de 2017

Banderas en la Muralla

La muralla de Lugo luciendo una bandera política. Foto: BNG
La Muralla de Lugo, Patrimonio de la Humanidad, está siendo utilizada como tendedero cada cierto tiempo para las más diversas causas. Desde temas nobles y solidarios de asociaciones que luchan contra enfermedades que afectan a todo el mundo de forma directa o indirecta, hasta más recientemente fines políticos, como la acción que ayer llevó a cabo Galiza Nova (las juventudes del BNG) colgando su bandera de uno de los lienzos de nuestro principal monumento.

No tengo muy claro qué permisos hay que obtener para utilizar el anillo de piedra como escenario para las acciones propagandísticas de cada cual, pero recuerdo que no hace mucho tiempo a la asociación Capaces le tiraron a la basura unos globos y unas banderolas que pusieron junto a las puertas de la Muralla (ni siquiera estaban en el monumento, sino a su vera) sin mayores miramientos porque no tenían permiso.

Supongo que ayer la cosa fue colgar la bandera, hacer la foto y largarse antes de que viniera la autoridad competente… aunque hoy vemos en la prensa que se hace gala de la acción como promoción del día de la Patria Gallega, cosa que personalmente me resulta ofensiva porque para ello lo suyo habría sido extender nuestra bandera, la de todos, y no la suya para apropiarse de algo que es común.

Como lucense, para mayor gravedad, me resulta insultante que la bandera desplegada sustituya por una estrella comunista, equivalente histórico a la esvástica, el águila franquista o la hoz y el martillo, nuestro escudo gallego, que recoge algo tan de esta ciudad como la ofrenda que anualmente se realiza en la Catedral de Santa María y que se refleja en ese cáliz, esa hostia y esas siete cruces que son las provincias del antiguo Reino de Galicia. Como nacionalistas deberían conocer la historia y saber que el único resto que perdura de esa Galicia independiente es este acto en recuerdo de lo que fue.

No me entiendan mal, como liberal convencido me parece fantástico que se desplieguen banderas en la Muralla en conmemoración de fechas y eventos, tanto políticos como sociales, ya que el Patrimonio de la Humanidad es de todos y no me gustaría que la burocracia entrase a regir un nuevo aspecto de nuestras vidas. Mientras no se toque al monumento (me refiero a clavar algo o atornillar cualquier cosa al adarve) y solo sea sujetar la bandera entre varios un momento para hacer la foto no veo ningún inconveniente en que la utilice quien quiera. Si llegamos a una situación en que haya problemas porque hay varios que quieren utilizar el mismo lugar a la misma hora (cosa difícil porque anda que no hay kilómetros de Muralla para repartirse) tendremos que buscar un sistema justo para repartirla, pero no es el caso.

Supongo que igual que se ve con normalidad el despliegue de esa bandera no pasará nada porque el 12 de octubre alguien ponga una bandera española del mismo tamaño o incluso mayor colgando de la Muralla, o una azul con estrellas amarillas para conmemorar la entrada de España en la Unión Europea… o una que recuerde el aniversario de la extinción del Dodo. Hay tantas causas que necesitan atención… Aunque para ser correctos con la comparación sería como si se pusiera una bandera con el escudo preconstitucional (es decir, el del águila franquista) para el 12 de octubre, ya que casi todos los totalitarismos tienen una común tendencia a apropiarse de lo colectivo en provecho propio.

Solo espero que las autoridades que ahora parecen no acusar recibo del asunto y que se hacen las locas en caso de haber ordenanzas o normas al respecto (vuelvo a mencionar la retirada de los globos de Capaces como ejemplo de que parece que sí hay algo por ahí) apliquen las mismas de forma igual a todos, porque como ejemplo lo de la bandera política del BNG es interesante para el futuro.

1 comentario:

  1. Hombre yo tengo la teoría de que tenían la bandera sucia y por eso la lavaron y pusieron a secar ahí. Saludos.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.