lunes, 5 de marzo de 2018

Fuentes

La fuente de la Rúanova hace lustros que no funciona, lo que convierte ese punto en un muro sin trascendencia.

Hay que vigilar los grifos...
Las fuentes de Lugo tienen un serio problema: o no funcionan o no dejan de funcionar. La grifería que se ha instalado, además de chocar bastante en lo que a estética se refiere, se atasca con facilidad y es muy habitual ver un chorro continuo de agua que el usuario de turno no se ha molestado en interrumpir cuando termina de usarla.

Como en todo, aquí tenemos cierta responsabilidad compartida. Quien usa la fuente debería preocuparse de que el grifo quede cerrado, pero quizás por la costumbre que tenemos de que todo se automatice muchos ignoran ese pequeño pero importante deber. Quizá sea que soy algo maniático y me fijo en esas cosas, pero si no a diario sí cada pocos días me veo tirando de esos pulsadores que tienen las fuentes para cerrar el paso de agua, ese bien tan abundante y tan escaso al mismo tiempo.

En lugares simbólicos como la calle Tinería hay una fuente que no solo no funciona, sino que presenta un lamentable estado de abandono. Ya no le quedan grifos ni escudos, se los han arrancado, y se mantiene ahí como un monumento a la desidia de lo público.

Fuente en la Tinería
Tradicionalmente las fuentes eran signos de prosperidad, de vida, del triunfo de la civilización sobre los elementos. Sin embargo esos tiempos son ya no vamos a decir que remotos, pero sí olvidados.

En la Rúanova hay una fuente en la verja del Museo Provincial en la que jugábamos muchos de niños, y que lleva lustros apagada. Supongo que lo que antes consumía simplemente agua ahora funciona con electricidad porque de otra forma no se entiende. 

Incluso la fuente de la Plaza del Campo, la tan simbólica de San Vicente, no está siempre funcionando y ayer los turistas miraban extrañados el vaso para comprobar si había agua en un monumento que aporta elegancia y monumentalidad a una plaza tan especial como esa.

En Lugo las cosas no se cuidan y es una lástima. Un poquito de atención sería más que suficiente para ser una ciudad perfecta, porque los elementos los tiene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.