jueves, 3 de enero de 2019

¿Por qué no una tarifa plana para los taxis?

Taxis en Lugo. Foto: El Progreso
Hoy nos enteramos de que los precios de los taxis de Lugo se “actualizan”. Llamarlo así es un poco irónico porque simplemente hay pequeñas modificaciones que han sido solicitadas por la Asociación Provincial del Taxi de Lugo, un colectivo poco valorado pero importantísimo para la buena marcha de una ciudad.

Cuando digo lo de “poco valorado” no me refiero a que a la gente le caigan mal los taxistas, no me malinterpreten, sino a que es un servicio muy poco usado en Lugo y con fama de caro. Me da la impresión de que una cosa está vinculada a la otra ya que si hacen pocos servicios tienen que cobrarlos caros para poder llegar a fin de mes.

Si comparamos con el resto de España el precio del taxi en Lugo está por encima de la media (por la noche se dispara) en comparación a otras ciudades, lo que podría ser razonable si la ciudad también estuviera por encima de la media en el resto de indicadores, pero a la vista de los sueldos que hay por aquí quizá se tendría que revisar el asunto. No parece muy lógico que, según datos de 2016 (faltaría la actualización realizada ahora y las que se hayan practicado en el resto de España) un taxi en Lugo sea mucho caro que en Coruña, Santander, Logroño o Málaga. Nos ponen de 17 en una tabla de 54.

Es complicado, lo sé, porque como les decía antes no es un servicio muy usado y hay que hacer algo de caja para poder pagar las facturas y comer caliente, que aquí somos muy de criticar sin tener en cuenta los servicios que tienen que hacer estas personas para llevarse un sueldo mínimamente aceptable a casa y con unos gastos tremendos.

Creo que se han equivocado, tanto taxistas como ayuntamiento, en un detalle. El problema del taxi en Lugo es su falta de uso. El ciudadano medio prefiere andar quince minutos cuesta arriba que pagar cinco euros por un taxi, y además siempre tenemos ese miedo a que nos metan un clavo terrible por hacer un recorrido más o menos corto. Ahí es donde hay que atacar.

Si fuera yo, pondría tarifas planas o tarifas máximas para recorridos habituales. Por ejemplo, “desde cualquier punto del casco urbano al HULA 5 euros”. La idea sería que bajen bandera como siempre pero que si el taxímetro sube de 5 euros no te cobren más de esa cifra, con lo que la gente no tendría ese miedo cerval a que te salga por un ojo de la cara el trayecto si te coincide un atasco o si hay que dar más vuelta de la que pensabas. Eso mismo se podría hacer para la estación de tren, la de autobuses (a pesar de que la mayoría de los usuarios van andando a esta última), el auditorio…

Con eso, creo yo, se podría lograr que se pierda el miedo al taxi, se incremente su uso y, por lo tanto, incluso se puedan bajar algo las tarifas.

Me parece que se han quedado en la superficie y que no se afronta realmente el problema de fondo, que es la falta de demanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.