martes, 8 de enero de 2019

El (errado) discurso de la Alcaldesa

No ha estado acertada la Alcaldesa, en mi opinión, en su respuesta
a la situación provocada por el discurso del Rey Melchor

Llevo tres años y pico diciendo que Lara Méndez me cae bien y es cierto, como también lo es que eso no ha impedido que critique la gestión de su gobierno porque, como lucense, me duele muchísimo que no se hagan las cosas bien.

Lo único que no acaba de convencer de ella, y que probablemente se debe a un problema generalizado en su profesión, es que parece entender la cosa pública como un ejercicio prestidigitación visual en que solo es importante lo que parece, no lo que es, y que por lo tanto bajo ningún concepto se puede reconocer haber cometido un error porque se destruye esa imagen de infalibilidad papal que tiene que acompañar a todo cargo que se precie.

Aún estamos aguardando una disculpa por la tardía instalación de las luces de Navidad, y podemos esperar sentados porque nada más lejos, la salida de pata de banco de la concejala Ana Prieto fue echar la culpa a la oposición por no haber aprobado el presupuesto, a pesar de que las cuentas salieron adelante en abril (si no les llegó el tiempo…). Esa es la táctica: retorcer las cosas para ser siempre las víctimas de la malvada Xunta, el Gobierno (bueno, éste ya no que ahora es de los “suyos” y por eso el AVE ya no es una deuda histórica para Lugo sino un ilusionante proyecto de futuro), los empresarios, los funcionarios, el tráfico, el perro que se come los deberes, los técnicos, el clima, la situación mundial y el precio de marisco, malvados todos ellos (menos el perro, que son siempre buenos). Lo que sea menos reconocer una metedura de pata.

Ayer la alcaldesa publicaba un mensaje en que, nuevamente, echaba balones fuera y decía que el mensaje de Melchor no tenía nada que ver con su gobierno, así que entendemos que quienes dirigen la ciudad aparentemente solo pasaban por allí y se quedaron a escuchar como los demás lucenses, atónitos, las palabras del Rey Mago. Afirma que no se “deciden o intervienen los textos” de los pregoneros de las fiestas, y tampoco de los Reyes Magos. Pues yo me replantearía eso porque no es comparable un pregón con otro. Si, por poner un ejemplo, Leonado Dantés es invitado a pregonar el Carnaval y dice una barbaridad, la culpa es de Leonardo Dantés, no de quien lo invitó (aunque este ejemplo daría pistas de por dónde iban a ir los tiros). Pero ¿le van a echar la culpa al Rey Melchor? No hablo de la persona tras la barba, sino del personaje. Pues no, obviamente. Por eso hay que ser más cuidadosos con esas cosas, y por eso fue una metedura de pata no haber leído el texto antes de que se pronunciara en el balcón de la casa de todos y bajo la “autoridad” que otorga ante los niños la corona de un Rey Mago. Menos mal que no dijo nada más gordo.

Pero no se queda ahí, sino que encima dice textualmente que hacía uso “de la ironía que no fue entendida por todos, hecho que lamentamos”. Es decir, que siente que seamos todos tan tontos como para no haber entendido la broma, no lo poco oportuno de un discurso político en la cabalgata de los Reyes Magos. Es la única vez que utiliza un término similar a “lamentar”, por lo que mis (por lo que se ve) cortas entendederas me hacen suponer que es lo único que le parece que estuvo mal: el público, que no se entera de nada.

Salvo los dos o tres incondicionales de carnet que jamás han dicho una cosa en contra de la gestión del PSOE en ningún sitio, la respuesta de la gente ha sido unánime: ha sido una cagada. Le ha fallado a Lara Méndez la visión de coger el toro por los cuernos y pedir una disculpa que habría sido probablemente comprendida, aceptada y olvidada como todo este asunto.

Sin embargo le ha podido la tentación de hacer una inoportuna demostración de fuerza, que podía gastar por ejemplo en pelear por sacar adelante algo, lo que sea… bueno, menos la pasarela del millón de euros esa que encima hace a la gente andar más para llegar al mismo sitio.

No ha estado acertada, creo yo.

2 comentarios:

  1. Estou de acordo en que foi unha metedura de pata. Agora cando se refire aos incondicionais con carné perdoe vostede, pero en redes hai formas e formas de falar. Os máis incondicionais de carné foron os do PP, que aproveitaron a ocasión como recolecta de votos, aparecendo desde Santiago ou incluso deputados de Madrid. Eu mesmo propuxen a algún que fose educado polo menos, sin decir eu a miña opinión. E supoño que tamén nos tocará aceptar dalgún xeito as explicacións do propio figurante de Melchor, non?

    ResponderEliminar
  2. Está claro...a culpa foi do PP. De Feijó, para ser máis "exacto"

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.