viernes, 15 de marzo de 2019

La propuesta de Ronda y Avenida Coruña con un solo carril: ¿ciencia ficción o visión de futuro?

El antes y el después de la Ronda de la Muralla con el proyecto de Ciudadanos

Olga Louzao, portavoz de Ciudadanos, presentó su proyecto “Muralla Viva” con el que propone reducir a un carril la Ronda de la Muralla y la Avenida de la Coruña, ganando espacio para los peatones y contribuyendo así a mejorar la comodidad de los ciudadanos y evitar que la Ronda sea la rotonda más grande de España.

Como el tema es complejo vamos por partes.

¿Qué hacemos con los coches?

La primera pregunta siempre es esa: ¿qué hacemos con los coches?, seguida por otras como ¿por dónde van a pasar? ¿si reducimos el tráfico a un carril no aumentarán los atascos?… Son preguntas válidas, pero que parten de un supuesto incorrecto en mi opinión, ya que siempre se han dicho ese tipo de cosas en las peatonalizaciones y los hechos, tozudos, dan la razón a quienes sacan vehículos para ganar espacio para las personas.

El supuesto incorrecto, en mi opinión insisto, es pensar que el coche tiene futuro en las ciudades: no lo tiene. El coche particular está agonizando en las urbes y nuestro deber no es salvarlo, sino darle un tiro de gracia y, con piedad, rematarlo por nuestro propio bien. Desde la invención del automóvil hemos visto que paulatinamente fue invadiéndolo todo, devorando cada vez más metros cuadrados y poniéndose en la cúspide de la pirámide alimenticia del espacio urbano. Es un error que alcaldes como Joaquín García Díez entendieron que había que revertir y que se ha culminado con gran éxito en ciudades como Pontevedra (sí, siempre Pontevedra).

Lo que necesitamos son amplios paseos para los peatones, calles vedadas para el tráfico rodado, líneas de autobús urbano con frecuencias y recorridos aceptables, alternativas de aparcamiento… todo ello cuestiones que en Lugo están paralizadas o en franco retroceso.

Recordarán que en Lugo sufrimos hace algunos años una incomodísima situación causada por la “tractorada” que nos dejó con un único carril y que supuso un problema gravísimo para el tráfico en la ciudad. Sin embargo creo que lo peor no fue la reducción a un carril, que es asumible, sino la falta de previsión de esa reducción. Es decir, no es lo mismo que haya una situación imprevista y temporal que diseñar las calles para esa función porque ahí sí puedes tener previsión.


El antes y el después de la Avenida de la Coruña con el proyecto de Ciudadanos

Entrando en materia: ¿un solo carril?:

Partiendo pues, de que las ciudades son para las personas, no para los coches, en ese sentido creo que la propuesta de Ciudadanos va por buen camino. Piensa en una Ronda de la Muralla como un gran cinturón diseñado para los peatones reduciendo a un carril el tráfico y solventando de una vez aquella absurda decisión de Orozco de reducir las aceras del lado de la Muralla y poner incómodos adoquines “porque las fotos quedan más bonitas sin personas”, como nos dijo una persona del Gobierno Local de entonces.

En su diseño Ciudadanos comete, creo yo, un error al meter arbolado del lado de la Muralla en la infografía, ya que ahí sí estoy de acuerdo con el exalcalde en que es mejor dejar la acera “limpia” para dar protagonismo al monumento, yo los pondría del otro lado a pesar de que cuando da el sol la acera interior será más incómoda. En condiciones normales esto no es Sevilla y el sol no es nuestro mayor problema.

En cuanto a la Avenida de la Coruña, ampliar sus aceras y dar protagonismo al peatón es una total y absoluta necesidad, ya que la vía alternativa (Camiño Real) no tiene anchura suficiente como para eso. Lo que no tengo tan claro es lo del carril único (recuerden que hay espacio para tres a día de hoy) ya que también aquí en la infografía se olvidan de cuestiones prácticas como las paradas de autobús, las zonas de carga y descarga, los aparcamientos para discapacitados… pero entiendo que es un diseño inicial y que eso se podría añadir después, pero son temas a tener en cuenta. Quizá un sentido único y dos carriles (uno de ellos reservado para transporte público), o incluso doble sentido pero uno de ellos solo para transporte público y bicicletas, sería más razonable y permitiría ampliar las aceras. Habría que mirarlo con calma.


Un gran acierto: el carril bici en sentido contrario:

De la propuesta de Ciudadanos una de las cosas que más me han gustado es la incorporación de un carril bici en sentido contrario al de la circulación. Obviamente no tiene que ser de doble dirección porque para ir en el sentido “normal” ya está el grande, un carril limitado a 30 en que conviva el coche con la bici. Es una fantástica solución, que se puede ver en infinidad de ciudades europeas (Budapest es la última en la que he estado y en que me ha llamado mucho la atención el protagonismo de la bici) que permitirá que la bicicleta sea más considerada un medio de transporte que un gimnasio rodante.

Junto a la falta de actualización de los buses urbanos (me refiero a las líneas, no a los vehículos), en Lugo la nula apuesta por la bicicleta es probablemente el tema más vergonzoso para el Gobierno Local en cuanto a movilidad, ya que sigue dejando que se pudran las dársenas del servicio de préstamo de bicicletas y que entiende su uso como una cuestión lúdica reservada para el Paseo del Rato y poco más. Se equivocan, es el futuro de la movilidad en ciudad.

El desarrollo de novedosos sistemas de desplazamiento personal (no solo la bici, sino también el patín eléctrico y chismes similares) obliga a darles soluciones en las ciudades. No pueden ir por la acera porque no es su sitio, pero tampoco son coches que puedan dar grandes rodeos porque entonces pierden su función. El carril contrario para bicicletas “y asociados” es la solución ideal. Quizá si cabe, como ya mencionamos, también para el transporte público.


¿Qué le falta al proyecto y qué no me convence?:

Personalmente yo le habría metido también la elevación de los pasos de peatones al nivel de las aceras, porque eso tiene dos efectos importantísimos: el físico, de reducción de velocidad de los vehículos, y el psicológico, en que se revela al conductor que él es quien invade el espacio del peatón y no al revés como sucede ahora.

También habría que debatir largo y tendido sobre si el sentido único de la Avenida de la Coruña tiene que ser de salida (como propone el proyecto) o de entrada. Creo que no tiene mucha lógica hacer que un vehículo que quiera ir al subterráneo de San Fernando entre por Camiño Real y rodee la Muralla completa (dando por sentada la peatonalización de la calle Montevideo tarde o temprano), por lo que creo que sería más lógico hacerlo al revés.

También creo que aunque se propone un bus eléctrico con intercambiador en la Ronda habría que ver dónde se haría eso (que necesita muchísimo espacio) y qué rutas tendría ese autobús, que yo no veo lógico dando vueltas a la Ronda. En mi opinión tendría sentido si entrase en las zonas peatonales, donde no pueden acceder otros vehículos.


Conclusión: Una iniciativa que va por el buen camino:

En resumen, la propuesta no me parece mala idea matizando ciertas cuestiones puntuales. Creo que va por muy buen camino ya que es muy complicado, dada la distribución de la ciudad, llegar a la peatonalización total de la Ronda a menos que se soterrase el tráfico, una obra faraónica que es muy complicada de asumir económicamente (imposible para el Ayuntamiento, claro).

Es una iniciativa en positivo, de futuro, concreta, que se plantea con infografías que permiten hacerse una idea real de lo que se propone y que ahonda en el espíritu constructivo que me cautivó siempre de Olga Louzao y que solo veo en ella y en Rubén Arroxo. Ojalá los demás grupos tomen nota y empiecen a presentar proyectos con planteamientos de futuro y dejemos de ver ese circo de tres pistas de cruce de tonterías que no van a ninguna parte.

3 comentarios:

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.