jueves, 24 de marzo de 2011

Más vale tarde que nunca

Más vale tarde que nunca. Por fin, tras varios años esperando, han retirado de la Plaza de la Constitución la antigua caseta de información turística. La instalación en cuestión, cuya estética no cuestiono porque no me parece fea, llevaba cerrada varios años, allí mangada en medio de la plaza, sin más utilidad que la de servir de urinarios al personal que se concentra por la zona. Frente a la policía local, con un par, pero ese es otro tema.

¿Qué ha sido de la caseta, que, por cierto, no fue precisamente barata? pues le han encontrado un uso más que adecuado: servir para hacer recepciones en la zona deportiva de Frigsa. Utilísimo, vamos. Anda que no hay recepciones que hacer allí, y más en una caseta de diez metros cuadrados. A ver si vienen los Príncipes de Asturias a presidir algo para poder presumir ante ellos de nuestra caseta.

La otra opción, que propuso la oposición, era llevar la caseta a la entrada del Camino Primitivo de Santiago en el Ayuntamiento de Lugo para servir de punto de bienvenida a los peregrinos. Claro, esta opción tiene poco sentido una vez pasado el Año Santo, pero es que la propuesta es de antes del 2010, concretamente de agosto de 2008, sólo que nos enfrentamos al problema de siempre: no vaya a ser que se le de la razón a los demás.

Con Caseta Sin Caseta

La táctica es la de costumbre: Orozco niega la realidad, se inventa que van a usar la caseta para, según ellos, poner un punto de información gestionado por los hosteleros (que por cierto, niegan saber nada del asunto), deja pasar un tiempo para que la gente se olvide del tema y luego le cambian el uso reconociendo de forma implícita que realmente no valía para nada donde estaba y que la oposición tenía razón. En este caso, poco tanto se pueden apuntar, porque el uso que le van a dar a la estructura es como mínimo discutible.

El problema ya no es la maldita caseta, que es algo casi anecdótico, sino la manía de negar lo evidente para no dar el brazo a torcer. Vaya democracia la suya, señor alcalde, que por lo visto consiste en votar cada cuatro años y callarse entre elección y elección.

1 comentario:

  1. La primera que vez que leo tu blog, me ha gustado mucho, tengo lectura para unos dias aún, lo metí en marcadores así que te seguiré de cerca, sigue así, un saludo. Luz.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.