jueves, 12 de mayo de 2011

Más torres de pisos además del Garañón

No se pueden hacer inauguraciones, pero sí presentar maquetas. Ahora nos meten por los ojos la maqueta de la futura estación intermodal, que es el nombre bonito que le dan a una estación combinada para tren (un siglo de éstos el AVE, por ahora el tren chuchú que tenemos) y autobuses.

No deja de tener su guasa que quien se mete con la Xunta – hablo de Orozco, claro – por sacar la licitación de la limpieza de la Muralla garantizando su mantenimiento hasta el 2014, lo cual es un acto “real”, es decir, que pone un millón de euros encima de la mesa, se nos saque de la manga en campaña una maqueta muy mona como la que había del Auditorio en el cuartel de San Fernando… que todos sabemos cómo acabó. Qué quieren que les diga, no me fío mucho de las maquetas.

estaciondeautobusesdelugo Pero el tema tiene una segunda parte, que es la que atrae la atención de nuestros próceres: las actuaciones urbanísticas que implica la eliminación de la estación de autobuses de donde está. Es una jugosísima parcela, céntrica, amplia, por la que cualquier constructor vendería a su madre, y fíjate tú, qué casualidad, que Orozco firmó un convenio con la Xunta del bipartito en 2008 para hacer pisos ahí. Más torres, de esas que tanto le gustan al Alcalde como las del Garañón, en un terreno hoy público. Como las que también quieren meter en la parcela del futuro Auditorio de la Aceña de Olga. Esto va a parecer Benidorm (no Nueva York, no se me emocionen).

La campaña, sin embargo, manda, y queda muy feo que Orozco vaya por ahí pidiendo el voto para beneficiar, presuntamente, a los constructores en contra de los intereses de Lugo (juzgado dixit), así que ahora se desmarca de su propio convenio y le dice a la Xunta que no, que mejor que pisos no y que hagamos plazas públicas y jardines para niños y jubilados, ¡viva, viva, viva! Los primeros no votan pero sus papás sí, así que “sinite parvulos venire ad me” (dejad que los niños se acerquen a mi). Se lo dice, por supuesto, a la “Xunta mala”, la del PP, la de Feijoo, el Lucifer encarnado, cuando el convenio que implicaba crear cinco “garañonadas” junto a la Muralla lo firmó con la “Xunta buena”, la de Touriño y Quintana, la de los despachos caros, los paseos en yate y las excursiones pagadas con mis impuestos a mítines del BNG, la que dejó la Muralla llena de hierbajos.

Orozco sigue buscando dónde meter moles de hormigón. Parcela que ve, parcela que quiere edificar. Yo no sé qué clase de fijación tiene este hombre con hacer torres en Lugo. Sigmund Freud (el que se pronuncia como los supermercados) probablemente tendría mucho que decir sobre el tema, pero a mi me preocupa más que en vez de dotaciones: institutos, colegios o simplemente plazas públicas, nos quieran meter edificios de viviendas por todas partes. Anda que no hay pisos vacíos en Lugo, pero claro, de esos no se sacan los rendimientos adecuados.

2 comentarios:

  1. Está claro que este hombre quiere pasar a la posteridad. Por su locura (cual emperador romano) y por sus obras civiles. Nos acordaremos de él y de su madre gracias a las torres de O Garañón mientras sigan ahí (esperemos que duren menos que la Muralla).

    ResponderEliminar
  2. Pues yo estoy a favor de que se edifique en Lugo, pero haria cambios, por supuesto, permitiría más alturas a cambio de más zonas verdes en las inmediaciones de los nuevos edificios. Me parece horroroso ver esas casas de 3 plantas junto a otras de 6 o 7 como en la Fonte dos Ranchos. Lo que estoy de acuerdo en que lo de O Garañon no hay por donde cogerlo, que las tiren y devuelvan a su estado original.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.