viernes, 16 de noviembre de 2012

Lugo sobre ruedas

Pues al final la rumorología tenía razón, y Orozco ha sido imputado en la trama Pokémon. Ayer defendía la importancia de los sindicatos, así que hoy voy a seguir con esa tónica de ir contra lo que se supone que debería decir, por lo que no voy a hablar del tema de la imputación. Quienes lean esto de vez en cuando sabrán ya sobradamente que no creo que una imputación signifique nada. Un procesamiento o una acusación ya es otra cosa, y aun así el principio de “in dubio pro reo” nos dice que la presunción de inocencia es sagrada. 

Hoy les voy a hablar de un que en Lugo es ilegal andar por la acera izquierda. Esto no es una exageración, es literal. El artículo 48.2 de la Ordenanza Municipal de Tráfico, aprobada en el Pleno del pasado día 5 de noviembre, recoge que “todo peón debe circular pola beirarúa da dereita con relación ao sentido da súa marcha”. Teóricamente, pues, te pueden multar con 100 euros (ya que es una sanción “leve”) por ir por la acera izquierda. “No se va a aplicar”, nos dice el Ayuntamiento… entonces ¿para qué lo aprueban? “Para poder ordenar las aglomeraciones”, nos contestarán: pues ponga en el artículo “cuando haya concentraciones masivas de público y a fin de facilitar el tránsito – parece un anuncio de yogures – los peatones circularán por la parte derecha de la vía”. Así todos tranquilos. 

También es ilegal ir en bici por las aceras y zonas peatonales. Puede sonar lógico, sobre todo lo de las aceras, pero no lo es tanto si le damos una pensada. Imaginen a un niño de cinco años al que los Reyes le traen una bici con ruedines. ¿Tendría que ir por la calzada en la Avenida de La Coruña o Ramón Ferreiro? Con la normativa aprobada sí, sin duda. ¿Tampoco se va a aplicar? ¿Queda al arbitrario criterio del guardia municipal de turno si es una excepción o no? Eso suena a república bananera, qué quieren que les diga. 

El artículo 39 prohíbe encadenar bicicletas a cualquier elemento que no esté instalado para tal fin (en Lugo no hay ningún aparcamiento para bicis en el casco histórico), con lo que si vas al centro en bici, aunque la lleves en la mano (entonces no es considerado vehículo) no puedes dejarla en ningún sitio atada, porque te pueden sancionar. 

Otras normativas de ciudades más civilizadas establecen diferentes posibilidades. Lo que parece evidente es que Europa tiende a ir en bici, pero Lugo quiere prohibir esta posibilidad. Nos vendieron el “Rebicíclate” - que sigue sin funcionar, por cierto -, nos vienen con el “día sin coches”, la vida sana, el rollo progre y ahora nos dicen que en el centro no se puede ir en bicicleta. Fascinante. 

La Asociación Lugo Monumental ha comenzado una campaña para intentar cambiar esto. Se han presentado alegaciones, requisito formal para que puedan cambiar la norma, pero a mayores se va a empezar una recogida de firmas para pedir el apoyo del público y el día 2 de diciembre se convocará una marcha cicloturística, que viene a ser una cosa pacífica y tranquila en que se quiere concentrar el apoyo de las personas que usen las dos ruedas. 

Lo que se pide es que se permita el acceso a bicicletas en el casco histórico siempre que se cumplan tres requisitos: el respeto de la prioridad del peatón, el establecimiento de una velocidad máxima moderada (en otras ciudades es 10km/h) y la sanción en caso de maniobras peligrosas o molestas para los peatones. Es decir, andar en bici sí, hacer el cabestro no. 

No se pueden defender cosas contradictorias, y nuestro querido Alcalde tiene la fea costumbre de adaptar su discurso a la conveniencia política. Hay más ejemplos, pero éste es particularmente grave porque se están restringiendo derechos de los ciudadanos. Una bicicleta de paseo en un parque o una zona peatonal no tiene por qué molestar a nadie. Parece que a Orozco sí. 

Por lo demás, y mencionando nuevamente el tema del día, si es usted inocente le deseo mucha suerte en los juzgados, señor Orozco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.