miércoles, 6 de febrero de 2013

Pérdidas históricas

Cuando uno pierde las llaves suele buscar en determinados sitios: los bolsillos de los abrigos, la bandejita de la entrada, la mesita de la sala… y a veces las encuentra dentro de la nevera, debajo de la cama o en cualquier otro lugar inverosímil. Otras veces pasa por delante del llavero diez veces antes de verlo. Confieso que a mi alguna vez me ha pasado buscar las gafas teniéndolas puestas, lo cual es vergonzoso pero lo comparto con la confianza que tenemos ustedes y yo a estas alturas. 

Fuente original en la Plaza de España
Al Ayuntamiento de Lugo le pasa algo parecido, pero con una estatua de bronce de dos metros, que tiene mérito. No saben dónde está. No es que sea importante, sólo es la matrona que desde 1861 formaba parte de la fuente que estuvo en la Plaza de España y que es uno de los monumentos más conocidos de Lugo. Pero a lo mejor está debajo de la cama. 

La historia es bastante peculiar, como casi todo lo que pasa en Lugo. Originalmente se hizo una fuente en la Plaza de España, en la que estaban los cuatro leones originales realizados por Sargadelos y la figura de la matrona coronando el conjunto. Posteriormente esta fuente se despiezó y se colocó por partes: los leones adornaron durante muchos años las escalinatas del fondo de la Plaza de España y la matrona se fue al Parque de Rosalía. Las piezas de piedra de la fuente se las quedó el constructor al que encargaron cargarse la fuente. Tuvimos la suerte de que este señor, que era el muy conocido Varela Villamor, tuvo el sentidiño de almacenar las piedras y, cuando hace unos años quisieron reunir nuevamente el conjunto, la familia fue generosa y la regaló al Ayuntamiento. 

Los leones de la Plaza de España que todos recordamos
Pero las piezas de bronce original no se colocaron en la fuente, que hoy está en la plaza de Avilés (frente a los juzgados), sino que se pusieron réplicas. Que se hicieran copias de los leones podría tener algo de lógica (aunque no demasiada) porque había que hacerles una buena restauración y por lo visto el agua no les viene bien, pero que se colocara una copia de la matrona personalmente no lo comprendo, ya que esta estatua está en un pedestal y la fuente ni la huele. 

Los leones están localizados, aunque su restauración está en el juzgado. Resulta que la empresa que la hizo, la extinta Fundiciones Pardo, ha tenido que irse a ver la réplica para entrar en el juzgado a demandar al Ayuntamiento porque no les quieren pagar los 28.000 euros que costó la restauración. El entonces concejal Piñeiro asegura que creyó que lo harían gratis, a pesar de que firmó la aceptación del presupuesto y los albaranes, pero por lo que se ve no tenía muy claro qué estaba firmando (Dios nos coja confesados). 

Pero la matrona no está. No aparece por ningún sitio, y como Fundiciones Pardo se fue a la porra y sus bienes fueron subastados, no podemos descartar que la matrona haya sido vendida a tanto el kilo como chatarra. Esto es Lugo, no se puede descartar ninguna barbaridad. 

Última foto conocida de la matrona de bronce
Hace unos años se aprobó en el Pleno del Ayuntamiento una iniciativa por la que se almacenarían los bordillos de piedra y otros materiales nobles que había en muchas calles antes de que les metieran la piqueta para poder reutilizarlos y no tirar el dinero. Fíjense que hablamos de bordillos. ¿Y creen ustedes que se van a fijar en eso cuando se les ha despistado una pieza importante y que debe pesar sus buenos quintales? 

Esa estatua, igual que los leones, ya de no estar en su sitio, que es la fuente original, debería estar en algún museo. Quizás el MIHL como tenían pensado sea una buena ubicación, pero creo que nadie pensaba en el vertedero. 

Sólo espero que aún estemos a tiempo y que el juzgado pueda seguir la pista a la matrona de forma que se recupere. Sería tremendamente triste que se fundiera para hacer cualquier cosa, aunque acabara como medalla de los Juegos Olímpicos. El pasado no tiene precio y esto es historia de nuestra ciudad, aunque también lo es ver cómo se hacen las cosas.

Eso sí, luego nos gastamos una fortuna en poner vídeos del pasado de Lugo, mientras nos cargamos las piezas. No me sale otra frase: ¡hay que joderse!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.