martes, 11 de marzo de 2014

Cuando la historia "visualmente no resulta llamativa"

Informa La Voz de Galicia de que el Ayuntamiento tapará más de 10 tumbas romanas encontradas en las obras de la antigua cárcel. Por lo visto, según informaron desde la administración local, “visualmente no resultan llamativas”. Vamos que no han dicho que no tenga importancia histórica o que no sea relevante, sino que no queda bien en las fotos.

Venus de Willendorf
Menos mal que quienes toman esas decisiones no se encargan de la conservación de los castros, que son visualmente corrientitos, o de la Muralla, que visualmente es un montón de piedras. Casi cualquier resto arqueológico de la época prehistórica, desde luego, es una vulgaridad en lo que a imagen se refiere, así que se sobreentiende que si en Lugo apareciera la Venus de Willendorf acabaría en un vertedero o tapada con sacos de arena para que futuras generaciones la redescubran.

Contrasta este escaso interés con el desmedido presupuesto gastado en que veamos una piedra que está en la Ruanova, casi pegada a la propia Muralla. Será porque en el dichoso pedrusco hay grabadas unas letras y claro, eso mola más. Se llevan gastados miles y miles de euros en obras de “musealización”, que fueron una chapuza tras otra ya que aquello parecía una selva, y ahora además del coste de las actuaciones hay que pagar la factura de la luz, ya que han puesto un molesto ventilador que además de hacer ruido supuestamente evita la proliferación de plantas (aunque verdín hay para dar y tomar).

Hacha de Sílex, visualmente "sosa"
Por lo que dice el periódico parece que las tumbas aparecieron a la entrada de la cárcel, en el edificio donde estaba la recepción de la Policía Local. Me gustaría saber qué suelo van a poner en esa zona que mejore el impacto visual de unas cristaleras orientadas a un pasado de casi 2.000 años.

En otras ciudades ves que exponen cosas que francamente al visitante medio le parecen piedras con formas en el mejor de los casos. Lo que pasa es que luego les ponen unas etiquetas donde te explican lo que estás viendo y ahí sí le ves la gracia, por ejemplo, a un hacha de sílex que el gobierno del señor Orozco probablemente confundiría con una piedra de forma graciosa. De ahí la importancia de que los arqueólogos hagan su trabajo.

Lugo se ha gastado más de 10 millones de euros en un Museo Interactivo de Historia, que alberga una serie de “obras de arte” que al público en general, entre el que me incluyo, le suelen poner la piel de gallina. No por feas, que también, sino porque cuando te dicen los precios te asustas. Pero eso sí tiene la ventaja de ser “visualmente llamativas”. Es lo que importa, que la foto quede mona.

Ahora se entiende que en algunos sitios usaran las piedras de los dólmenes para cerrar fincas. Total, sólo son unos “pedrolos” que son poco estéticos y, desde luego, “visualmente no resultan llamativos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.