martes, 29 de septiembre de 2015

La oposición saca los dientes

Ayer tuve una pequeña intervención que me afecta un poco la movilidad del brazo (una tontería, no se asusten, en unos días estaré nuevo) y estoy probando a dictar el artículo al ordenador. Funciona razonablemente bien y como habitualmente escribo de forma muy parecida a la que hablo, quizás no notarán una gran diferencia. Esto también explica la hora, que no es la habitual para publicar.

Ayer lunes los cinco grupos de la oposición llegaron a un pacto conjunto: forzar al gobierno local aquel nuevo sistema ORA sea gratuito y depende directamente del ayuntamiento, sin que una nueva empresa heredera de Vendex se haga cargo del negocio.

Además de recordarnos la frase que Don Manuel Fraga decía habitualmente “cuando el PP y el BNG están de acuerdo en algo suelen tener razón”, reforzada por el hecho de ser cinco los grupos en lugar de dos, el acuerdo alcanzado pone sobre la mesa la debilidad de un gobierno al que no cinco sino uno solo de los grupos de oposición supera en votos.

La reunión de la oposición - Foto: El Progreso
La maniobra de Jaime Castiñeira ha sido rápida y efectiva, un torpedo de flotación a la estrategia de la alcaldesa de arroparse en una supuesta “consulta a los representantes de la ciudadanía” (cuando, curiosamente, a los de verdad los tiene de compañeros en el Pleno y no les ha preguntado nada), que se transmitió como una muralla unánime de apoyo a su planteamiento que no es cierta, ya que al menos una asociación, la que tengo el honor de presidir, se posicionó contra la extensión de la ORA y contra el sistema de pago de la racionalización de aparcamientos. La oposición ha sacado los dientes, y se ven con capacidad de pillar carne.

Ya no se trata de colgarse medallas ni de decir “yo lo dije antes”, porque en esta ocasión, si alguien puede decir que el modelo es suyo curiosamente es el BNG. El PP proponía en campaña la eliminación de la ORA pero dejándola para “un año de estos”, ya que hablaban de romper con Vendex y de ciertas medidas como la gratuidad de los sábados y cosas así. El modelo del que ahora hablamos nos recuerda más a Pontevedra, la ciudad gobernada por el nacionalista Lores desde el siglo pasado.

Jaime se ha anotado el tanto de lograr una unanimidad entre animales políticos de distinta especie, y llama la atención ver sentados a la misma mesa al PP y a fuerzas con las que tiene tanta confrontación como pueden ser BNG, Lugonovo, EU, o a las que desarrolla una alergia peligrosa como Ciudadanos. Precisamente la estrategia (errónea) de comunicación de la alcaldesa pasa por criticar a los cuatro grupos de la oposición (como si el PP gobernase) por hacer seguidismo de Jaime. Mal argumento cuando no puedes decir más que “¿pero qué hacéis con esa gente?”.

El proyecto de ORA de Lara Méndez tiene el respaldo de quienes lo apoyaron, y más aún de quienes lo redactaron, porque idea de la extensión de la zona azul es de unas cuantas asociaciones, en concreto de la Federación de Comercio, la Asociación Provincial de Hostelería de Lugo, la Federación de Vecinos, Lugocentum y la CEL, que fueron quienes pintaron las calles de ese color cuando se les preguntó su opinión. Pero la oposición es más fuerte por la sencilla razón de que suman 17 de 25 concejales elegidos directamente por los lucenses.

Puede sorprenderle a alguien que pueda parecer que yo, que presido una asociación, esté diciendo en definitiva que los representantes del pueblo son los concejales. Es que no es que lo parezca, es que es lo que afirmo. La sociedad civil puede hacer su papel, y debe hacerlo, ser contrapeso de una administración todopoderosa y, en mi opinión, totalmente sobredimensionada. Pero eso es una cosa y otra arrogar la representación del “pueblo” a las asociaciones. Nada más lejos. Aquí quien ha pasado por las urnas son los 25 concejales que están en el Pleno y que, a efectos municipales, nos representan a todos. Los otros podemos ser, como me dijo uno de los asistentes a las reuniones de la ORA, cuatro “chiquilicuatres”. Tenía razón, si no fuera porque se autoexcluía del término.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.