miércoles, 13 de abril de 2016

¿Es Beiras el Dipu-Pederasta?

Por si alguien lo dudaba, el titular está puesto a mala leche, claro que sí. ¿Es una bajeza?: sí, totalmente. Acusar a Beiras de un delito cometido por una persnoa de su entorno es un disparate y una indignidad, pero la cosa es que aplicando la lógica del propio portavoz de AGE, a raíz de la detención de un asesor del grupo que encabeza Beiras por presuntos delitos de tenencia y distribución de pornografía infantil, podemos hacer la misma ecuación que hizo él en su momento llamando “narco-presidente” a Feijoo por una foto de hace 20 años en la lancha del que entonces era presunto narcotraficante.

Lo de “Beiras no sabía nada” podría colar si hubieran aceptado que Feijoo podía no saber nada también, pero las durísimas palabras y exabruptos del señor Beiras hacia el Presidente de la Xunta, con puñetazos en la mesa incluidos, ahora se le pueden aplicar y no solo por irse a dar una vuelta en barco sino por haber contratado a este señor, que aparentemente utilizó los ordenadores del Parlamento para sus presuntos delitos, que también hay que ser idiota.

Puede que como la posible vez anterior que presuntamente hizo lo mismo en el Ayuntamiento de Ferrol coló, quizás pensó que podría pasar lo mismo. En aquella ocasión hubo una denuncia por un asunto similar, el uso de ordenadores municipales para descarga de pornografía infantil y la investigación se cerró por falta de pruebas, pero sí hubo “víctimas colaterales” porque los que pusieron la denuncia fueron expulsados del partido político al que pertenecía este señor, Izquierda Unida. Supongo que ahora tendrán la decencia de readmitir a los entonces expulsados y pedirles una disculpa, porque la tendrían más que merecida, y la que entonces tuvo la responsabilidad de confiar en el nuevamente investigado al menos dará explicaciones. O no, vaya usted a saber.
 

Beiras ejerciendo su particular "justicia social"
“AGE no tiene nada que ver” dice Beiras, pero curiosamente no aplica esa máxima a sus rivales, que para él son “indignos” por una relación de amistad rota hace dos décadas, algo mucho más cercano que una relación de trabajo diario en su despacho. Habría que ver qué diría si las tornas fueran al contrario. Exigiría la dimisión de Feijoo como es obvio.

Hace una semana un contertulio de una radio, afiliado a Izquierda Unida, volvió a sacar el tema de Marcial Dorado para intentar desacreditar a Feijoo. Ayer coincidí nuevamente con él en antena y no dijo ni mu sobre el tema del supuesto pederasta y las supuestas responsabilidades de su partido en este tema. Yo tampoco por supuesto.

Hasta aquí el punto de vista que creo que padeceríamos si aplicamos la lógica de Beiras a este asunto. Ahora les contaré lo que opino yo realmente: el único culpable del posible delito del señor que trabajaba en el grupo de AGE es el señor que trabajaba en el grupo de AGE. Creo que fue en el artículo de ayer cuando decía que los únicos culpables de los delitos son los que los cometen.

Cada vez conocemos menos a la gente. Yo no puedo saber si el compañero de la mesa de al lado que trabaja conmigo es aficionado al sado-masoquismo, a coleccionar sellos o a atracar farmacias por las noches. Ni siquiera puedes afirmar muchas cosas de la gente que crees conocer, y como mucho podrás responder de lo que ves en primera persona. En el caso que nos ocupa supongo que las personas de la oficina de AGE en el Parlamento de Galicia podrán hablar de la labor de este tipo como administrativo, pero si usaba el ordenador para jugar al Farmville (si aún existe) o para cometer delitos no es responsabilidad más que del tipo que lo hizo.

En el caso de Feijoo y Marcial Dorado, por ejemplo, se achacó como responsabilidad del Presidente que la Xunta contratara empresas de ese señor o que le dieran subvenciones. ¿Cuál es la alternativa? ¿Hay alguna condena que le inhabilite o que le impida presentarse a las convocatorias públicas? Creo que no. Por esa regla de tres, el Ayuntamiento de Lugo tendría que ser condenado por contratar los autobuses con una empresa que está bajo sospecha, cosa que nadie hace, a pesar de que hay indicios poderosos de que las botellas de Vega Sicilia volaban como caramelos, pero eso no influye (salvo que se demuestre lo contrario) en el concurso. Ahí es donde hay que atacar.

Si me dicen que una empresa cuyo titular ha sido condenado por cierto tipo de delitos se inhabilita para concursar estaría de acuerdo, pero no ha pasado eso. Si una empresa legal del señor Dorado tenía derecho a una subvención, o si ganó un concurso por ofrecer mejor precio para un contrato es normal que lo ganara. Otro tema sería que hablásemos de adjudicaciones a dedo. No es el caso hasta donde yo sé.

Beiras tiene la misma responsabilidad sobre las presuntas sucias actividades del administrativo de su grupo que Feijoo sobre las presuntas actividades ilegales de Dorado: ninguna. Lo que importa es lo que hacen desde que lo saben, que es alejarse del presunto delincuente, cosa que los dos han hecho como no puede ser de otra forma. Bueno, despedir a alguien “preventivamente” no sé hasta qué punto es legal porque lo de la presunción de inocencia, una vez más, se va a tomar por saco. 

Espero que al menos esto le sirva para aprender de una puñetera vez lo que significan los términos “responsabilidad” y perdonen que me repita, “presunción de inocencia”. A Pepe Blanco le valió para escribir un libro.

2 comentarios:

  1. Exemplar artigo e o mais importante consecuente co que dis dende sempre. Noraboa

    ResponderEliminar
  2. O caso este, de confirmárense os indicios e parece que é o que menos falta, acabará tendo clara dimensión política onde alguén terá que dar claras explicacións ou recoñecer un erro, cando menos, por confiar en quen non o merecía. Por outra banda, o estilo de Beiras -incluíndo o hábito da hipérbole e o exceso verbal- tanto contribúe para a súa gloria como é talón de Aquiles: e si, xa que hai quen celebra a primeira cando veñen boas, non é de estrañar que algún outro mostre o segundo cando veñen malas.

    Ora ben, ao artigo encóntrolle dúas debilidades: primeira, a específica actuación de Beiras neste caso é irreprochable, e sería Yolanda Díaz quen daría máis para falar. Segunda, consultando datas e hemerotecas, parece inverosímil que o alto cargo Alberto Núñez Feijoo ignorase daquela de onde lle viñan os cartos a Marcial Dorado; se necesita exculpación, dificilmente lle virá por ignorancia.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.