miércoles, 30 de noviembre de 2016

Los supermercados estarán encantados con la gestión de la plaza



Últimamente visito mucho la plaza de abastos. La he redescubierto gracias a que me toca cambiar los hábitos alimenticios y empezar a comer algo más de verdura, que pasar de los cuarenta es el momento límite para empezar a cuidarse un poco en serio, y no hay lugar mejor donde ir a comprar productos frescos.

Lo de los palos no lo entiendo. Lo de la luz, tampoco
Como por suerte no vivo lejos de la plaza puedo ir a pie así que no uso el parking, pero como soy muy cotilla con todo lo que a Lugo se refiere, fui a echar un vistazo al “pasadizo” entre el aparcamiento de Santo Domingo y la plaza de abastos. Si les soy sincero me esperaba otra cosa. Un cajón de hormigón con unos palos de madera que no sé muy bien si son arte conceptual o que se les han olvidado ahí a los que hicieron la obra.


 
 
Pasillo a ninguna parte
Lo mejor que tiene es que se ha respetado un muro que apareció en las excavaciones arqueológicas, que, aunque reduce el espacio para el paso bastante (me choca que no hayan agujereado un poco más en la dirección opuesta, pero a lo mejor hay algún motivo técnico) da interés al asunto. Tampoco parece muy lógico que medio pasillo esté inutilizado porque han mantenido los restos pero no han cambiado el diseño del espacio, así que hay un lateral que acaba en la nada, lo cual es absurdo como mínimo.

Difícil de leer... sin luz
Me llamó la atención que la luz estuviera apagada. Obviamente fui cuando el túnel estaba abierto, y tiene un horario razonable ya que coincide con el de la plaza de abastos, pero aunque una parte del pasadizo recibe luz natural de las claraboyas, la zona que está cerca del mercado necesitaría que le pusieran una bombilla o algo, entre otras cosas porque allí está la placa que explica los restos romanos y hay que usar el flash del móvil para poder ver algo.

Es evidente que está pensado para utilizar únicamente en horario de mañana, lo cual es ridículo porque la plaza funciona también de tarde, si bien es cierto que a medio gas... y a medio gas seguirá si no le echan una mano en estos temas a quienes tienen la valentía de estar allí metidos todo el día, que hay varios puestos que lo hacen.

Una vez entras en la plaza el panorama es bastante desolador, pero eso se debe principalmente a que si vas por la tarde no hay actividad en el piso bajo. Por la mañana tiene otro aspecto los días de mercado.

Los lucenses nos hemos acostumbrado a ver la plaza en obras. Lleva bastante más de dos años con andamios y molestias para los potenciales clientes. Recuerden que en noviembre de 2014 ya estaba inaugurada la polémica escalera exterior, donde el exalcalde Vicente Quiroga casi se rompe la crisma, y que sigue con las deficiencias constructivas que se denunciaron en su momento. Para hacer una comparación de esas tan odiosas, solo decir que los trabajos de excavación en el solar del Empire State Building de Nueva York se comenzaron el 22 de enero de 1930 y el edificio se inauguró el 1 de mayo de 1931. Un año y cien días para un rascacielos frente a los dos años largos que llevamos para reformar la plaza.

La escalera mecánica no existe
y la ampliación de la escalera se usa de tiesto
De la escalera mecánica que se había prometido instalar, nada de nada. Lo único que se logró después de desahuciar a varios placeros de sus tradicionales puestos fue más luz (eso sí, el aspecto ha mejorado enormemente) pero ninguna comodidad. De hecho se reconoce la inutilidad de uso de la mitad de la nueva escalera central porque se han puesto plantitas para rellenar el espacio, una palmaria rendición a la realidad: para este viaje no hacían falta tantas alforjas.

Eso sí, los placeros siguen pasando un frío tremendo, sin un sistema conjunto de reparto a domicilio, una guardería para que los clientes puedan dejar a los niños un rato y comprar tranquilos o siquiera una página web que valga de algo. Y luego, eso sí, millonadas en campañas publicitarias que no sirven para nada.

Los supermercados estarán encantados.

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo luis
    yo añadiría , la numerosa serie de desperfectos y arreglos , en nuestros puestos , motivados por las obras y que un año después, siguen sin arreglarnos dificultando nos enormemente nuestras actividades
    en mi negocio tengo pendientes de arreglo hasta 6 reparaciones de distinta indole

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.