lunes, 23 de septiembre de 2019

Felicidades alcaldesa

El Caudal Fest es un acierto sin discusión posible. Otra cosa es que haya fallos, que los hay pero eso es otro tema.
Foto: La Voz de Galicia
Seguramente la huella más positiva dejada por los gobiernos de Orozco viene de la habilidad que tuvo para reconocer el potencial de la idea de unos cuantos hosteleros de hacer una fiesta ambientada en el mundo romano, el Arde Lucus. Quizá Lara Méndez repita esa gesta al impulsar otra iniciativa privada, el Caudal Fest, que sin duda alguna es un éxito rotundo.

Es lícito y normal criticar las cifras mareantes de dinero público que se destinan a la empresa organizadora del evento, y nuestros gestores tendrán que dar explicaciones de por qué los aproximadamente 145.000 euros que finalmente se pagaron por la edición de 2018 se han convertido en 310.000 en la de 2019, entradas y beneficios por acampada aparte… pero lo cortés no quita lo valiente, y esa válida crítica no resta valía a la idea en sí misma.

Nos hacía mucha falta algo así. Un festival que ponga a Lugo en el mapa de este tipo de eventos y que nos sacuda de encima la monotonía provinciana que, aunque tiene su encanto, a veces hay que saber dejar a un lado para demostrar que esto es más que una aldea grande.

El casco histórico ha estado lleno de gente este fin de semana y una inmensa mayoría venían de la fiesta del río, con lo que se ha demostrado que no solo es una cita para encerrarse en ese recinto y olvidarse del resto de la ciudad. El Caudal Fest se ha revelado como un gran acierto, una apuesta personal de Lara Méndez que ha triunfado y que genera movimiento en toda la ciudad con el evidente reporte económico para los negocios de Lugo. 

Probablemente las felicitaciones, cuando provienen de alguien crítico, tengan más credibilidad así que, en lo que pueda valer: ¡Felicidades alcaldesa! Esto sí es hacer cosas buenas por Lugo.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 23 de Septiembre de 2019

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.