miércoles, 29 de diciembre de 2010

No me gustan mis anuncios

Cuando uno paga una cosa, la costumbre es que sea de su propiedad. Pues si tomamos esto como axioma inicial, y tenemos en cuenta que el dinero del Ayuntamiento es nuestro, llego a la conclusión de que no me gustan mis anuncios. Hoy, día 29 de diciembre, los periódicos de Lugo El Progreso y La Voz de Galicia publican cada uno 3 páginas de publicidad del Ayuntamiento de Lugo. Eso suma 6 páginas de publirreportajes, en que el señor Alcalde nos cuenta lo bueno que es y cuántas cosas hace. Cada una de esas páginas se dedican a una calle, que se ha repavimentado o a la que se ha lavado la cara.

El pasado 29 de octubre publiqué un articulito en este blog sobre el tema de la publicidad institucional. Se ve que cuanto más se dicen las cosas más vamos al mantenella y no enmendalla. Obviamente, imagino que el Gobierno de Lugo está muy atareado como para leer estas humildes líneas, y en el extraño caso de que llegaran a ellas buscando otra cosa en Google dejarían pronto de leer, que a nadie le gusta que le metan el dedo en el ojo.

Volviendo al inicio, seis páginas, seis, de publicidad pagada con nuestro dinero. Lo peor de todo es que encima ni siquiera es información mínimamente útil. Si se gastan eso en publicitar cambios de dirección en una calle, la convocatoria de una oposición, o la apertura del plazo para solicitar cursos de sevillanas, me parecería criticable, pero al menos la información sería de interés (bueno, el de las sevillanas a lo mejor no tanto). Que arreglen el pavimento de una calle o que le pongan aceras nuevas sólo interesa a los usuarios de esa calle, que lo sabrán en cuanto pasen por ella. El resto de la ciudadanía siente un breve interés por el tema.

Pero la cuestión no es informar, ni siquiera publicitar, sino hacer propaganda que no es lo mismo. Orozco debería preocuparse mucho por lo fácil que es comparar la política de comunicación de su gobierno con el de Hitler, el referente por antonomasia en estas técnicas. Si por nivel de gasto fuera, las concejalías ce Orozco contarían con una a mayores que sería la de “propaganda”, aunque con otro nombre porque ese tiene mala prensa. Quizás “comunicación”, que queda más moderno.

Para poner la venda antes que la herida, sé que si algún partido o medio lo critica, y no este anónimo blog, el Gobierno dirá que esos anuncios no los pagan ellos, sino la empresa que hizo las obras. Vale, lo acepto, si ustedes aceptan que la empresa no va a pagarlo de su presupuesto, sino que lo habrá cargado en la factura que paga la administración. Es obvio. ¿No sería mejor que redujeran el contrato en unos cuantos milloncejos que nos ahorraríamos todos?

Ya puestos a gastar a lo tonto en anuncios, les voy a dar una idea: podrían hacer un sorteo entre las empresas de Lugo y dividir las seis páginas en, por ejemplo 10 anuncios cada una. Se cedería uno de esos espacios a cada empresa para que publiciten sus negocios. Me parecería tirar el dinero, pero al menos sería mejor para Lugo que la bobada que han puesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.