jueves, 26 de mayo de 2011

Ruíz Gallardón, ese fascista

P1000150No podían haber elegido sede mejor los manifestantes del 15-M que Madrid, aunque se han equivocado de plaza. En lugar de la de Sol tenían que haberse centrado en la Cibeles, justo frente a la mayor atrocidad a la memoria histórica de los últimos años, y creo que me quedo corto.

Alberto Ruíz Gallardón, ese fascista, ahora ha sacado mayoría absoluta (otra vez) que se enlaza con las mayoría absolutas que su predecesor, Álvarez del Manzano, mantuvo durante doce años. Este atroz Alcalde ha demostrado lo que es con la reforma del Palacio de Correos, ahora sede municipal. Ha tenido el atrevimiento de mantener en las paredes del edificio el escudo con el águila fascista. ¡Qué atrevimiento!

22042011686 22042011690

¿Cómo puede ser que el pueblo no se rebele ante tamaña afrenta? ¿Cómo es que nadie ha ido piqueta en mano a eliminar ese símbolo preconstitucional? ¿Acaso no respetamos a los muertos de la guerra civil? ¿No es suficiente haber soportado a Franco 40 años que encima tenemos que aguantar ver sus símbolos en nuestros edificios públicos?

Vale que el edificio es anterior a Franco y que éste no tiene nada que ver con el tema, pero oiga, lo que cuenta es la intención. El águila del escudo de España, que es el águila de San Juan, se remonta a los Reyes Católicos, concretamente a Isabel, y el águila bicéfala era el emblema de la casa de Habsburgo, que nos dio reyes como Carlos V o Felipe II. Pero eso no es lo importante. Es como en Sevilla, donde el en breve ex-gobierno del PSOE, en aplicación de la ley de memoria histérica, perdón, histórica, retiró del callejero una avenida dedicada al fascista General Merry y la renombró como avenida Pilar Bardem. Que a quien se dedicó la avenida fuera al General Francisco Merry Ponce de Leon , es decir, el padre del Merry de Franco, es lo de menos. Como decía antes, lo que cuenta es la intención.

Tengo que aclarar que todo esto es sarcasmo. Lo digo porque me asusta pensar que alguien coja estas líneas y se las tome al pie de la letra. Sé que las personas mínimamente espabiladas se percatan de esto, pero si se creen la cantidad de majaderías que nos han estado colando últimamente, y que conseguirá que perdamos más tiempo con chorradas en vez de con lo importante, ¿cómo van a distinguir la ironía? Ni aunque les muerda una pierna.

2 comentarios:

  1. Lo que pasa en España es que hay mucho rojo y mucho masón. Y muy poco temor de Dios... y por no haber temor de Dios pues claro, hay desordenes.

    Perdón, es la falta de riego, siempre me pasa cuando leo estas cosas de la memoría histérica (como bien dices). Todos sabemos lo necesario que es ocultar y tergiversar la historia. Lo que no entiendo es por qué de repente hay más filo fascistas que nunca

    ResponderEliminar
  2. Bueno, menos mal que he leido el último párrafo pero ya estaba flipando diciendo fascista a Gallardón por este tema. En fin...

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.