lunes, 18 de julio de 2011

No se os puede dejar solos

Desde luego, no se os puede dejar solos. Se va uno un par de semanas a tomar el sol, colgando el teclado y el ratón, y a la vuelta se encuentra un sindios de padre y muy señor mío: la economía española con vaivenes de infarto dignos de una película de Hitchcock, el ex-superministro y ahora candidato a la Presidencia fuera del Gobierno, Pepiño Blanco, de portavoz de un barco que se va a pique, Camps en el banquillo por el tema de los trajes, el Alcalde de Lugo “encantado” con que le imputen en el juzgado porque, según él, así se puede explicar mejor, el Grupo Popular empieza con fuerza el nuevo mandato con Arcadio Silvosa como ariete de acero, el cabo de la policía local antes sancionado y separado del servicio readmitido sin cambios en el fondo, sino en la actitud de Orozco y sus muchachos… y por supuesto, las empresas ERE que ERE, cerrando día sí día también mientras España discute sobre el sexo de los ángeles.

arcadio Siguiendo la filosofía de este blog, me voy a centrar en Lugo, que para eso estamos aquí. No puedo menos que empezar haciendo mención de la fuerza con la que ha entrado Arcadio Silvosa en la política municipal. Este periodista, conocido en la ciudad por sus muchos años en Radio Lugo y por sus crónicas deportivas, ha colgado el micrófono y se ha sentado al otro lado de la mesa. Novato en apariencia, es un tipo curtido y que se conoce los entresijos del ayuntamiento de Lugo quizás mejor que muchos concejales del propio Gobierno que llevan tiempo en el cargo. Tantos años siendo analista del poder le hacen a uno aprender no sólo cómo funciona sino dónde flaquea, y esos son los puntos débiles que ahora explota desde el banquillo de la Oposición, que tal y como anunció Jaime Castiñeira, se presenta dura.

Arcadio es un tipo tremendamente hábil, y, que nadie me entienda mal, perro viejo de la ciudad. No creo que las frasecitas de circunstancias de Orozco y su cancerbera Sonia Méndez le hagan mella, ni siquiera que nadie se las crea dirigidas a Silvosa. Esos rollos de “el señor Silvosa lo que tiene es que dedicarse a trabajar” y chorradas semejantes tal vez pudieran asustar a otro primerizo, pero para qué nos vamos a engañar, quien fue cocinero antes que fraile sabe que no hiere quien quiere sino quien puede. Si yo fuera Sonia, no seguiría por ese camino, porque no va a colar ni ante los lucenses, que ya conocemos a Arcadio, ni ante sus excompañeros de la prensa, que también saben de quién están hablando.

Otro tema de la ciudad que me ha llamado mucho la atención es el “manos a la obra” de Orozco con el tema de la policía local. Ha tardado 12 años en caer del guindo el Alcalde y dedicarse “personalmente” a intentar solucionar el eterno conflicto que él mismo alentó con la Policía, con medidas tan poco populares en el cuerpo como las que se tomó para su dirección y gestión, con la inestimable colaboración del BNG. La primera decisión que se ve que ha tomado es readmitir en el cuerpo al cabo Benito Martínez, al que habían suspendido de empleo y sueldo por revelación de secretos. O bien Orozco se lo ha pensado mejor o no hubo tal revelación, pero la cuestión es que parece que depende de la arbitraria voluntad del señor Alcalde que una falta o delito existan o no o que se tomen medidas al respecto. Cosas que pasan en Lugo.

También estuvo Orozco ocupado en sus vacaciones, supongo, hablando con los abogados que le defenderán en el juicio en que ha sido imputado, como Camps, por temas urbanísticos. Vaticino que Orozco no acabará el mandato como Alcalde, ya sea por inhabilitación judicial, o porque pierda los apoyos (los dos apoyos) del BNG cuando se empiecen a tratar ciertos temas en los tribunales. Ya los juzgados han acusado y condenado a sus gobiernos por muchas cosas, incluyendo delitos contra los trabajadores que los nacionalistas avalan con sus votos aupando otra vez a Orozco a la Alcaldía contra la voluntad de Lugo, pero ahora hablaremos de acusaciones de delitos urbanísticos, que tienen más enjundia.

Vamos, que se presenta un verano calentito, salvo por lo climatológico. Lo iremos desgranando poco a poco. Bienvenidos de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.