miércoles, 10 de octubre de 2012

Punto y aparte... ¿o punto y final?

Hoy no tengo muchas ganas de escribir, así que probablemente no pase del millón de palabras (es broma esto último, ya saben que tiendo a enrollarme). No es que no tenga ganas físicamente, es que estoy bastante desanimado. Probablemente por cosas que han pasado estos días, debates y discusiones mantenidas en foros de Internet, desilusiones sobre proyectos asociativos que creía que podían ser el germen de algo bonito... 

Escribir un blog puede tener muchas motivaciones. Una puede ser el interés personal en un negocio o en una empresa, un colectivo... Otra, un poco narcisista, la de pensar que tienes algo interesante que decir o simplemente, que sientes la necesidad de opinar sobre cosas que pasan y que ves que nadie ve desde el mismo punto de vista que tú, acertado o no. Yo, pecador, soy de los segundos. Probablemente por eso, porque confío en mis propias opiniones, también soy el típico “mosca cojonera” que cuando hay un debate por tonto que sea en un hilo del Facebook se mete hasta el cuello y da su punto de vista. 

Obviamente no pretendo estar en posesión de la verdad, aunque es cierto que cuando doy una opinión evidentemente es porque pienso que es cierta o tiene una base, pero estoy abierto al diálogo o al intercambio de ideas aunque a veces, por mi forma de decir las cosas, pueda no parecerlo. 

Pero lo que mata es que estoy viendo que, en general, y salvo honrosas excepciones, el 90% de las discusiones en que participo no son un diálogo, sino dos monólogos cruzados. Casi nadie contempla la posibilidad de que le convenzan, o de cambiar de opinión, y eso es porque la mayoría de la gente no toma una postura tras analizar unas razones, sino al revés, lo cual no es lógico. No sólo en política, sino en cualquier cosa: uno es del Madrid o del Barcelona metan goles o no, del PP o del PSOE aunque digan las mayores barbaridades, de veranear en Foz o en Portonovo... 

Hay una natural tendencia a defender o apuntalar posturas, lo que es normal, pero lo absurdo viene cuando lo que se defiende ni siquiera se ha pensado antes, sino que te lo han dicho o es una consigna. Eso es precisamente lo preocupante del tema. 

Para formarse una opinión de algo es importante informarse previamente y saber de lo que se habla. Les voy a poner un ejemplo: mal podemos opinar sobre si un político imputado debe dimitir o no cuando no tenemos ni zorra idea de lo que es una imputación. Si nos fiamos del instinto, mal apuntalado por la incultísima prensa, vamos a meter la pata, porque la palabreja suena fatal, algo así como los “sospechosos” de las pelis de detectives. Pero el derecho nos dice que es una figura pensada para proteger a su titular, no para convertirlo en presunto de nada. Esto no es una opinión, es un hecho, jurídicamente es así y no es discutible. No pido que todo el mundo sea experto en leyes, pero lo que me pasma es que aunque se le explique esto a la gente salte el automático y te digan “ya, pero aún así algo habrá”. 

Pero no sólo es eso, sino que encima disimulan mal lo que les molesta que les expliques algo que no sabían, como si los estuvieras acusando de algo. De hecho la reacción suele ser virulenta y es cuando entran en el insulto y el ataque personal por algo que no tiene nada que ver contigo, estos días lo he vivido un par de veces de personas que ni me conocen en persona y que no deben de tener instalado un corrector en el ordenador porque tienen unas faltas de ortografía de esas que llaman la atención a la legua (no hablo de una tilde mal puesta, hablo de un “boy haber” en vez de “voy a ver”). Ese es el punto de irracionalidad que soy incapaz de entender. 

A veces uno siente que predica en el desierto y, ¿saben dónde está el problema? en que estoy viendo que a nadie le importa un carajo. Lo habitual es que la gente etiquete todo aquello que lee como “éste es del PP” o “éste es del BNG” y, a partir de ahí, se tome el tema como una especie de Boletín Oficial del Partido, sin analizar el argumento, sino sólo la procedencia. Y así nos luce el pelo. He dicho más de una vez que incluso Hitler podía tener razón en alguna cosa. Imagino el susto que habré dado a más de uno cuando leyó eso, pero si Hitler decía “parece que va a llover” y luego llovía, podía tener razón, aunque en otras cosas fuera el monstruo que todos conocemos. También, en cosas más serias, era un ferviente defensor de la vida sana, el antitabaquismo y los animales, temas que están de moda hoy día a pesar del asqueroso paladín que tuvo en el del bigotito. Un argumento no es bueno o malo por quién lo defienda, sino por el argumento en sí mismo. 

Llevo casi medio millar de artículos, que se dice pronto, y es la primera vez que me planteo colgar la tecla definitivamente. Tal vez sea lo mejor, porque al final esto me va a crear más enemistades que otra cosa y ya no anda uno sobrado de amigos como para buscarse una discusión tonta que acabe con uno. No sé, a ver cómo va la cosa y cómo me levanto mañana. 

En todo caso, agradezco mucho a los que me puedan leer, que no sé cuántos serán, sus correos y mensajes, incluso los críticos cuando es con un argumento y no con una coz (que también los hay). Realmente es un orgullo algún apoyo que me habéis dado y los que me habéis entendido, estuvierais o no de acuerdo, como una voz más del coro. 

Un saludo.

8 comentarios:

  1. Hola Luis. Que sepas que aquí tienes a un seguidor tuyo y de tu blog. Como tu dices, puede que a veces no esté de acuerdo con tu opinión, pero es que nunca es una opinión, tu argumentas lo que escribes, puede que alguien te podría argumentar lo contrario, sabemos que hay muchas formas de contar las cosas, y no por eso una de ellas es mentira. Por poner un ejemplo, decir: "el número de parados no llegó al millón" y decir "el número de parados llego casi al millón" es verdad las dos, pero entre lineas se leen diferente. En cambio tu dices "el número de parados fue de 997.574 personas" y que cada uno saque sus conclusiones.
    No cuelgues el teclado. Que voy a leer interesante cada mañana desde mi ordenador.
    Los enemigos que dices empezar a tener, ya los tenías antes, simplemente que ahora te lo dicen a la cara porque tu das la cara. Peor para ellos.
    Tienes un montón de cosas que contarnos a mi y a tus seguidores.
    Espero para mañana con ilusión tu blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias CVD, pero ese comentario es el de un amigo, y ya me conoces, eso no va a cambiar y seguiré dándote la lata pero delante de un café, no necesariamente por Internet.
      En cualquier caso, gracias de veras, pero no he escrito la entrada para pedir adhesiones, en parte es porque este blog ha sido para mi una especie de "terapia", un sitio donde poder opinar, pero no sé hasta qué punto vale para algo, por eso me planteo dejarlo.
      Un abrazo y gracias otra vez.

      Eliminar
  2. Quiero agradecer a los amigos que me habéis escrito vuestra preocupación. No vamos a sacar las cosas de quicio, no estoy pensando tirarme por un puente ni nada, simplemente que a veces hasta yo puedo cansarme de recibir escopetazos.
    No he escrito la entrada para buscar adhesiones ni consuelo, sino como cada día, para reflexionar en alto sobre la utilidad de una voz en medio del océano que dice cosas que probablemente a nadie le importan un pito.
    Por eso, entenderme bien, no es que no valore el apoyo de los amigos, que lo valoro mucho más de lo que os podáis imaginar, sino que creo que es eso, amistad, y que por tanto son opiniones "interesada" en el mejor de los sentidos.
    Muchas gracias por los mensajes, pero de veras, que no va por ahí la cosa. Los que sois amigos seguiréis siéndolo, eso no va a cambiar.
    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  3. Sera una pena si lo dejas. Te leo desde hace tiempo por los enlaces de facebok y me parece interesante tu blog aunque como dijeron arriba no siempre estoy deacuerdo con cosas que pones pero son ideas y las escribes bien. animate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra cosa no te conozco en persona te agregue en face por el farmiville hace bastante asi que no soy un amigo tuyo que te anime por amigo

      Eliminar
    2. Gracias Carlos, por los ánimos. El que no nos conozcamos en persona le da el valor de no ser la opinión de un amigo, y eso te lo agradezco muy sinceramente.

      Eliminar
  4. Lo que nos faltaba. Dimite Esperanza Aguirre y ahora amenazas con irte tú. Definitivamente, voy a tener que pedir asilo político en Tanzania. Esto se torna cada vez más irrespirable.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.