martes, 25 de marzo de 2014

Vida medieval en Lugo

Para que luego digan que el Ayuntamiento de Lugo no es majo y colaborador. Los vecinos y comerciantes de Fontiñas (avenida antes conocida como Carrero Blanco, expresión que me recuerda mucho a Prince) organizaron este fin de semana una feria medieval con muchos puestos y esas cosas. Me acerqué por allí y había, además de los típicos de peluches y demás productos anacrónicos, una serie de artesanos muy buenos que hacían productos interesantes, cosa cada vez menos frecuente en este asqueroso mundo globalizado.

Feria medieval de Fontiñas: Foto de La Voz de Galicia
Pues a lo que iba, organizan una feria medieval y en vista del interés de la zona por la época nuestros bienamados próceres tuvieron la brillante idea de cortarles el agua, para que se sientan bien aclimatados temporalmente. No sé si han llegado al extremo de montar hogueras en la zona para quemar a las brujas y herejes, que no habría leña que les llegara hoy día, pero lo del agua es un buen comienzo.

Hay zonas en Lugo que cada pocas semanas están temblando cada vez que abren el grifo, porque puede salir agua o no salir, cosa que en el siglo XXI y en occidente es algo a lo que estamos poco habituados. Recuerdo como algo lejano lo de llenar la bañera de agua por si hacía falta, y andar con cazos lavándose por parroquias cuando había cortes en el suministro, normalmente debidos a obras en la calle. En Fontiñas o Montero Ríos no hacen falta obras, ya les cortan alegremente cuando las tuberías, al parecer del año de la tana, se rinden y revientan.

Lo más curioso del asunto es que el Ayuntamiento sigue insistiendo en la maravillosa gestión del ciclo del agua. Con una depuradora que nos cuesta un ojo de la cara a pesar de que se nos dijo que nos iba a ahorrar dinero, una red que se ha renovado en zonas pero que sigue siendo antigua y con unas pérdidas de caudal tremebundas, y un proyecto de empresa mixta que es una barbaridad pero que quieren sacar adelante con sospechosa insistencia (luego vendrán las juezas a aclarar los motivos), no entiendo cómo se atreven a presumir del tema del agua en esta ciudad.

Les reconozco un mérito, que es realmente importante y lo digo sin ironía: ahora puedes abrir el grifo y beber el agua sin vomitar, que bastante es. Esa medalla se la cuelgo porque es cierta, pero cuidado, porque ese no es el único objetivo a cumplir. El establecimiento de una red de distribución fiable y estable es importante, porque si el agua no llega a casa no vale ni para beber ni para ducharse ni para nada.

Lo dicho, como en la edad media, pero sin juglares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.