martes, 16 de septiembre de 2014

Tres propuestas indiscutibles y una razonable para la ORA


Poste de la ORA en Lugo
Foto de El Progreso
Hay dos formas principales de entender el sistema ORA. Su acrónimo significa Organización Racional de Aparcamientos, por lo que parece entenderse que la intención del sistema es que un vehículo no esté estacionado dos semanas, mangado en una zona de amplia circulación. Sin embargo el tiempo nos ha demostrado que para las administraciones locales hay una segunda motivación, que no es otra que cobrar más impuestos, sencillamente, y en lugar de aspirar a la autofinanciación (es decir, que el pago del ticket cubra los costes de mantenimiento del sistema) se busca descaradamente la financiación municipal.

Sede del grupo Vendex - Foto de El Progreso
Por supuesto hay desviaciones patológicas, como es el caso de Lugo donde un nimio porcentaje (creo recordar que es el 20% y ahora me da pereza buscar el dato exacto) va a parar a las arcas municipales mientras el otro 80% se destina a financiar al grupo de empresas Vendex, ese que, presuntamente, es tan amigo de nuestros regidores que, presuntamente de nuevo, hasta les manda regalitos.

Juan Carlos Plaza
La ORA, pues, se ha convertido en un lupanar financiero donde se hace negocio de lo que se suponía que era una cuasi-perversión del servicio público, ya que se cobraba de más por el uso de algo que ya habías pagado (el impuesto de rodaje se supone que está para esas cosas).

Pone sobre la mesa el concejal Juan Carlos Plaza, del grupo popular que encabeza Jaime Castiñeira, una serie de propuestas para la ORA que, francamente, me parecen no sólo acertadas sino indiscutibles, salvo una que podría abrirse a debate. Las propuestas son las siguientes: 
  1. Convertir en gratuitos los primeros 20 minutos de estacionamiento.
  2. Crear tarjetas de residente por zonas y no por calles.
  3. Que los tramos de pago sean de 5 minutos.
  4. Sábados gratuitos. 
El primer punto me parece totalmente básico. Los 20 minutos gratuitos te dejan hacer un recado en el centro (que es donde más abunda lo del rollo ORA) sin pagar, y con lo tacaños que somos para aparcar (aunque luego vamos a La Coruña y metemos el coche en el subterráneo sin pensarlo dos veces) aunque sólo sea para no meter unos céntimos recogeremos el coche en ese breve plazo, mientas dejamos el papel de rigor en el registro de la Xunta o del Ayuntamiento, con lo que la movilidad será mayor, y recordemos que se supone que esa es la intención de este sistema.

La segunda propuesta la veo igual de indiscutible. Que tengas tarjeta de residente pero no te permita aparcar más que en tu propia calle es del género tonto. ¿Y si no hay aparcamiento en mi calle pero sí en la paralela tengo que fastidiarme? Es totalmente absurdo. Lo lógico es que la residencia sea por zona, y que en un radio razonable puedas dejar el coche usando tu tarjeta.

La reducción de tramos también me parece de sentido común. Que tengas que pagar o media hora o una hora es absurdo si tú lo que quieres es estar 45 minutos (es un ejemplo, quizás los tramos no sean esos), o al revés, si tienes únicamente una moneda de 50 céntimos es ridículo que parezca que juegas a las siete y media, y o te pasas o no llegas. Quizás esos 50 céntimos no lleguen al tramo siguiente pero superen el anterior, con lo que en vez de pagar lo que necesitas, que pueden ser 30 minutos pagarás 45 y perderás la diferencia.

Por último, lo de hacer gratuitos los sábados, me parece la menos indiscutible de las propuestas y habría que pensarlo con calma. No es que me parezca mal, es que creo que puede tener puntos débiles, ya que los sábados por la mañana abre casi todo el comercio y seguramente interesa la movilidad de la ORA, aunque no lo tengo claro. En cualquier caso, tres propuestas indiscutibles de cuatro, siendo la cuarta una que habría que estudiar pero que no suena mal, es una gran labor por parte de Juan Carlos Plaza. Y hasta la presentación de la idea es bonita.

Ahora a ver qué dicen los demás, pero es evidente que cualquiera de estas propuestas es muy difícil de rebatir a menos que se esté buscando un objetivo diferente del que marca la creación del sistema ORA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.