lunes, 29 de diciembre de 2014

Es tranquilizador saber que sigue habiendo inocentes en el mundo

¿De veras se lo habían creído? Pues algunos sí. Otras personas descartaron desde el primer momento el artículo de ayer y un tercer grupo se mostraban cautos diciendo algo así como “es una inocentada… ¿no?”.

Entre los crédulos, una persona que me sorprendió mucho que no dudara sobre el tema (y se tragó hasta el anzuelo) y que incluso me envió un correo explicándome su punto de vista y que había faltado a mi palabra de no hacer una candidatura independiente. Cuando le dije que era una inocentada no me mató porque fue por teléfono, creo yo. No les digo quién es porque se me puede mosquear si hago pública su candidez.

De todas formas no fue el único ni mucho menos. Hasta un medio de comunicación local me llamó para hacerme una entrevista sin darse cuenta del día que era.

Entre los que se dieron cuenta (no creo que fuera tan complicado) que era una broma, un habitual de los twitts lucenses, @LucenseEnfurec (Lucense Enfurecido), fue el único que cayó en el juego de palabras de “os invitamos a todos a acudir a las 12:00 a la plaza del FERROL, donde seremos FRANCOS”…

De la lista en sí misma poco que decir. Creía que con el cura secularizado y alguna cosilla más ya caería todo el mundo del guindo, pero les aseguro que fueron más de los que me esperaba los que cayeron como chinos.

Esto me hace pensar en dos cosas. La primera que están las cosas de la política tan revueltas que hasta somos capaces de creernos que alguien que se presenta a la alcaldía habla en serio de pedir la cocapitalidad de Galicia (a los nacionalistas seguro que les ha gustado la idea) o cerrar la Muralla por las noches para mejorar la seguridad en el casco histórico. Ya no nos sorprende nada de los programas electorales, que parecen hechos más por publicistas que por aspirantes a gestores de la cosa pública, y que se entiende ahora que han de ser noticia por las tonterías que ponen más que por las aburridas directrices que marca el sentido común.

La segunda es que estamos un poco huérfanos de localismo en unas elecciones locales. Pero de eso ya hablaremos porque tenemos tiempo de sobra de aquí a Mayo, en que vamos a dar más vueltas a este tema que una peonza.

Hay una cosa que me dijeron y que me veía venir: que el artículo lo publiqué el 28 para, si la cosa iba bien decir que iba en serio y que si no acogerme a la inocentada para escurrir el bulto. Como en esto vamos peinando canas, ya dejé una prueba absoluta de que este tema iba en broma desde el primer momento: los párrafos forman un acróstico, es decir, que si se coge la primera letra de cada uno se puede leer “INOCENTES JA JA”. Quede eso como prueba de que esto era en coña desde el principio.

Lo dije cuando dejé el PP y lo repito ahora: no tengo intención alguna de montar una candidatura. Lo mío fue una baja, no una portabilidad, y por si quedaba alguna duda de que no hacía lo que hice para que me “repescaran” (como cuando Vodafone te ofrece una mejora del contrato o un iPhone 6) tienen como ejemplo mi artículo del pasado día 19, que entiendo que me cerró cualquier posibilidad en ese sentido. Es el precio de la sinceridad.

Las inocentadas han de tener un punto medio entre la credibilidad (todo el mundo sabe que la política local es mi pasión absoluta) y la demencia (las propuestas, entre otras cosas). Ha de dejarse ver que es una broma por lo poco realista del asunto pero dando un punto de cordura que permita que el receptor se la crea. Y así ha sido.

Eso sí, para finalizar… Cuando vean una inocentada el día 28 no la chafen inmediatamente, que pierde toda la gracia. No pongan en el muro del bromista “es una inocentada”, envíenle un mensaje privado para que sepa que se dieron cuenta pero sigan la broma… es más divertido para todos.

El año que viene supongo que no colará otra de estas. O sí. A saber.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.