lunes, 7 de diciembre de 2015

En Lugo no es Navidad, ni lo será hasta el 15 o el 18...



Todos los años nos “quejamos” de que la Navidad cada vez comienza antes. El problema no son los adornos ni los turrones en el supermercado, sino el bombardeo de anuncios de juguetes y colonias, entre otras cuestiones más o menos cargantes, que nos hacen sufrir a los ciudadanos cuando termina noviembre.

Además, hay una parte importante de la población a la que no le gusta la Navidad. Son unos días en que tanta felicidad enlatada y tanta obligación de estar con la familia hace que quienes están solos por la cuestión que sea acusen más aún ese aislamiento. También para gente que va peinando canas (me incluyo) la Navidad ha perdido una parte de su encanto porque te obliga a recordar a quienes no están con más intensidad, como si el calendario se quisiera reír de ti y hacerte echar de menos en público a quien ya echabas de menos la mar de bien en privado.

Pero como casi todo en esta vida, es una cuestión de puntos de vista. El ambiente navideño tiene un componente comercial evidente, que incluso ya superado con creces a la parte religiosa. No sé yo cuánta gente relaciona la Navidad con el nacimiento de Jesucristo, que encima por lo que nos cuentan nació en septiembre o abril (depende de en qué web “científica” lo consulten), pero desde luego todo el mundo la une a los regalitos y las reuniones familiares. No es poco, me refiero a la segunda parte.

Como en mi casa hemos tenido una vida familiar un poco surrealista por aquello de la hostelería, alforja de la que nos libraremos todos (para bien o para mal) este viernes con el cierre del Verruga por jubilación de mi madre, este año será el primero de nuestras vidas en que tengamos una Navidad “normal”, con tiempo, partida en los rellenos del Círculo y cena en casa como todo el mundo así que ya les contaré si la experiencia es buena, que me imagino que sí porque algunos en casa llevan esperándola más de 60 años. Pero en general se suele hablar bien de estas cosas.

Avda Coruña iluminada... pero no este año por ahora
Foto de La Voz de Galicia



Lo que parece indiscutible, después de todo esto, es que la Navidad es relevante y no pasa desapercibida a nadie… salvo al Ayuntamiento de Lugo que ha decidido que las luces ornamentales se encenderán pasado mediados de mes y no antes del puente de diciembre como toda la vida. Bueno, corrijo, como toda la vida hasta el año pasado que las encendieron también después del puente y le echaron la culpa a la empresa aunque curiosamente el contrato con ésta se firmó el día 9, así que malamente podían instalar las luces antes si no tenían a mano un Delorean y un Condensador de fluzo (los nacidos hace cuatro décadas y los que gustan del cine “vintage” me entienden).

Es llamativo porque el año pasado cambiaron de sistema. Verán, habitualmente los comercios pagaban una parte importante de los arcos de luces que se ponen por las calles y el Ayuntamiento la electricidad, y se ponían antes del puente. En 2014, por razones que nadie conoce pero que algunos podemos sospechar, eliminaron esa colaboración por parte de los empresarios y decidieron pagar unilateralmente las luces desde el Ayuntamiento, para sorpresa de todos. Y ahora aducen razones económicas para encender más tarde. Me lo expliquen.

Sin luces como estas hasta el 15 o el 18
Foto: La Voz de Galicia
Es decir, que tras decir “no queremos vuestro dinero” nos dicen “no podemos encender antes porque no tenemos dinero”. Y el perjudicado es el comercio pequeño, el de toda la vida, que queda fuera del “ambiente navideño” porque al Ayuntamiento de Lugo su supuesto superávit, ese del que hablan con tanta alegría, no les da para pagar la factura de la luz de Navidad, bueno ni la de los centros que ya ven que les han cortado el suministro en tres por falta de pago.

Aquí hay un obvio problema de gestión y de racionalidad. Lo primero es grave porque se debe a la pereza o a motivaciones espurias que nadie ha explicado. Lo segundo es peor porque denota una falta de inteligencia que es peligrosa en quienes tienen las riendas de nuestro futuro.

En cualquier caso Las Termas y Abella estarán encantadas con la decisión municipal de tener la ciudad a oscuras “navideñamente” hablando. Ellos sí tienen sus lucecitas que atraen a los compradores como si fueran polillas, y lo saben muy bien porque de lo contrario no gastarían fuertes sumas de dinero en adornar sus catedrales del consumo.

Y el resto… El resto que se jodan, que total el comercio pequeño no es importante para el Ayuntamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.