lunes, 24 de abril de 2017

¿Por qué se cabreó Charlton Heston en Lugo?*

Presentación de "Restaurante Verruga: Historias y recetas" en la Casa de Galicia de Madrid
 Las “promos” de las cosas que uno mismo lleva a cabo son divertidas. La presentación del libro del Verruga en Lugo fue una maravilla, con la Galería Sargadelos al frente de la cual está el siempre generoso Jesús Pérez Regueiro (Suso), a rebosar de amigos. Viajar a Madrid a la Casa de Galicia con la coautora (que encima es mi madre, lo que siempre da tranquilidad) y José María Carrascal (prologuista de la obra) es algo muy satisfactorio, y más si encima te encuentras con que hay un número más que razonable de personas en el público, cosa no tan fácil como pueda parecer a pesar de que parece que en la capital todo está siempre lleno de gente.

Hoy toca volver a sacar los honorables galones de autores y estaremos a las 19:00 horas en los soportales del Ayuntamiento en el puesto de la librería Balmes firmando ejemplares y resolviendo dudas que puedan tener los que ya tengan el libro relativas a la cocina. Para tranquilidad de todos (sobre todo mía) de esto último se encargará Miluca, que es la que sabe de eso. A mí se me ha pegado lo justo, lo que me permite decir cada vez que veo unas gambas al ajillo flotando en aceite que les sobra más de la mitad, pero por supuesto nada que ver con toda una vida de dedicación a la cocina.

Reconozco que esta parte es divertida. Bueno en realidad todo lo fue. Escribirlo fue un ejercicio más que interesante de memoria familiar y de búsqueda de material (fotos sobre todo) que al final hay que condensar hasta llegar a una esencia. La única pega de todo el proceso fue una “crisis espiritual” que sufrió mi madre cuando vio las recetas escritas, que le parecieron demasiado simples para un libro de cocina de un restaurante con el nombre del Verruga. Afortunadamente recapacitó y aceptó el argumento de que esa sencillez es precisamente lo bonito de todo esto, el demostrar que no hace falta tener nitrógeno líquido ni espuma de nosequé para mantener en lo más alto a un restaurante durante 65 años. No es poca bandera para sostener.

Ayer me pasé por el puesto de Balmes y me encontré con Ana Vila, otra de las atrevidas autoras, miembro del club de la autoedición de la ciudad. Es una de las valientes que se ha atrevido a poner su dinero por delante para sacar adelante un libro, y que ha tenido la ilusión y el empeño de ver sus letras en negro sobre blanco y en las estanterías de las librerías. Es un paso complicado pero muy satisfactorio a decir verdad.

Por supuesto tenemos en Lugo casos de éxito indiscutible, como el meteórico Héctor Castiñeira, que firma ya tres más que exitosas obras con su alter ego “Enfermera Saturada” y que ha lanzado el cuarto hijo de papel con un nuevo personaje, “mamá saturada”. Un más que seguro exitazo más en su ya larga lista de libros que reflexionan sobre cosas importantes disfrazándolas de humor, que es la forma más difícil de literatura. Es muchísimo más sencillo hacer llorar que hacer reír, se lo dice quien ha probado esto último.

En fin, que ya saben: si quieren conocer por qué se cabreó Charlton Heston cuando estuvo en Lugo o por qué Adolfo Suárez nunca volvió a pisar nuestro restaurante, o si están deseando aprender a hacer el rape Santurce o los Callos de Doña Emilia tiren de libro, que es algo que siempre es positivo. Y si quieren esta tarde de 7 a 8 nos vemos en la Plaza de España.

* La respuesta al titular en el libro... ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.