lunes, 21 de agosto de 2017

Nueva agresión al trazado del Camino Primitivo en Lugo

Lo del Camino Primitivo en Lugo es de traca. Ahora resulta que no solo lo han recortado sino que insisten en desviarlo por donde “quede mono” a pesar de que el trazado original no sea solamente más atractivo sino, lo que es más importante, es más correcto y es lo históricamente adecuado.

Alguna administración, y de veras que no sé cuál ha sido que si no ya saben que no me corto, ha puesto unos indicadores de metal en el suelo de nuestro Lugo querido en que se señaliza, presuntamente, el trazado del Camino por la ciudad. El problema es que nuevamente han desviado a los peregrinos por donde no es.

Esto viene de viejo. La intención de esconder el mal estado del Carmen, que da vergüenza para cualquiera que pase por allí, es obvia. Curiosamente lo malo no es la peculiar situación urbanística del barrio, que si me apuran es más adecuada al Camino que el resto del trazado por la ciudad (ir por un caminito entre huertas y árboles no tiene absolutamente nada de malo) sino la porquería y el mal estado en que se encuentra.

El Camino de Santiago en Lugo pasa indiscutiblemente por la plaza del Campo y baja por la Tinería, sale por la puerta Miñá y desde allí sigue por delante de la capilla del Carmen y desciende hasta el puente romano. No es posible que los peregrinos salieran por la puerta de Santiago porque esa era de uso privado de la Iglesia, como todo ese entorno, y quien ha señalizado la salida por ahí lo ha hecho o por negligencia (lo que es grave) o por un poco disimulado interés en tapar el estado del Camino.

No es histórico, no es lógico, y no es aceptable. Cambien las señales inmediatamente y cesen al responsable de esa barbaridad.


1 comentario:

  1. Pues me huelo que ha sido el concello, alguna vez se le ha escuchado a la alcaldesa que desde lugo tiene un punto con tres patrimonios de la humanidad y eso es entre la plaza de delante de la catedral donde esta está, el camino primitivo y la muralla.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.