martes, 27 de marzo de 2018

Convocadas ayudas para poner ascensores en viviendas

Tener ascensor es fundamental para poder vender o alquilar un piso en buenas condiciones.
Sin duda una de las decisiones más trascendentes en la vida de una persona es la compra de su vivienda. Condiciona muchísimas cuestiones posteriores como la educación de los hijos (dependiendo de si en la zona hay colegios o no, o si los institutos están a mano, si la universidad tiene la especialidad que querrá el crío…), la compra o no de un vehículo o dos si la casa está muy lejos… esas cosas.

Los factores más obvios para decidir son la ubicación, las instalaciones y el precio que se quiere o se puede pagar. Yo, por ejemplo, siempre he considerado críticos el primer y tercer punto, porque las instalaciones en un piso se pueden cambiar pero la ubicación es más complicado, salvo que llames a esos programas que mueven casas enteras, y no es plan, o si desmontas piedra a piedra como la iglesia de Portomarín.

Pero hay una instalación que no depende de uno mismo y que es muy importante, tanto que es la primera pregunta que hace todo comprador a la hora de mirar pisos antiguos: ¿el edificio tiene ascensor?

Casi cualquier edificio puede tener
ascensor echando imaginación al asunto
En Lugo tenemos barrios enteros que se caen en pedazos porque los edificios son bastante viejunos y, como son de pocas alturas (dos, tres o cuatro a lo sumo) no se les pusieron ascensores en el momento de hacerlos y ahora es complicado invertir ahí grandes sumas. La Milagrosa, por ejemplo, es uno de los más castigados junto a la Tinería, cuya casuística es diferente porque ahí influyen enormemente los restos arqueológicos del suelo.

En la Milagrosa hay edificios preciosos. No son la típica horterada recargada como las que se hicieron recientemente en puntos estratégicos de la ciudad, sino construcciones sobrias, de los años cuarenta, cincuenta o sesenta, con líneas sencillas y elegantes. En otros lugares han recuperado barrios como ese convirtiéndolos en zonas de moda y dándoles color y alegría, pero en Lugo la cosa va más despacio por aquello de la crisis del ladrillo (como si solo la hubiera aquí) y todo eso. Pero muchos no tienen ascensor y eso es un impedimento para que la gente se anime a rehabilitar.

En el Diario Oficial de Galicia de ayer lunes se publicaron jugosas ayudas para instalación de ascensores. Llegan hasta el 60% de la inversión, con un tope de 35.000 euros que no está nada mal, y puede ser una de las formas de incentivar la rehabilitación de edificios y su posterior ocupación.

El DOG de ayer publica jugosas ayudas para poner ascensores

Eso es lo que se necesita para rehabilitar, ayudas para cuestiones prácticas y menos pensar en el sexo de los ángeles. No es lógico que la administración se meta a promotora, contratista y casera de pisos como han hecho en la Tinería. Con una fracción del pastizar que se invirtió allí se pueden conseguir objetivos muchísimo más ambiciosos en cuanto a vivienda social se refiere, y para el barrio habría sido mejor llevar a cabo otra estrategia.

Los ascensores son un símbolo, una meta en sí mismos para convertir un barrio abandonado en uno vivo. La Milagrosa está esperando por la declaración de Área de Rehabilitación Integral, pero mientras eso no llega estas acciones puntuales, que valen para cualquier edificio de Galicia, pueden ir funcionando.

Si no tienen ascensor en su casa, les recomiendo echar un vistazo a estas ayudas. La imagen de arriba está enlazada al pdf de la Orden que publica las ayudas así que hagan clic ahí y listo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.