viernes, 22 de junio de 2018

Hogueras 1.0



Las veleidades de las decisiones municipales hacen que una vez más se prohíba, por decreto divino, hacer hogueras en el casco histórico. Así, por las bravas.

Ya ven, prohibición genérica en todo
el casco histórico y a vivir...
Personalmente estoy a favor del cumplimiento de las normas, solo faltaba, pero me repatea que este principio solo se cumpla a capricho del gerifalte de turno y, qué quieren que les diga, el casco histórico de Lugo es lo bastante grande como para que la prohibición genérica se me antoje caprichosa, excesiva y, lo que es peor, injusta.

Aunque puede parecer razonable desde algún extravagante punto de vista, basado en un prejuicio como que “es que hay que cuidar la zona” (como si los demás no la quisiéramos cuidar, o como si el resto de la ciudad no fuera digno de mantener en perfectas condiciones) el hecho de que hace escasos días durante el Arde Lucus se hicieran espectáculos con fuego o incluso se asaran piezas completas de carne en plena Plaza de España acaba con esa presunción de inocencia. O permitimos las hogueras o no las permitimos, pero restringirlas solo a las fiestas que quiere el gobierno me resulta chocante, cuando no ilegal.

Lo que sin duda es una violación obvia de la normativa relativa a la administración electrónica es que en pleno año 2018, y tras ingentes cantidades de dinero gastadas en la página web municipal (por cierto, ¿soy el único al que le tarda una eternidad en cargar?) siguen sin poder hacerse trámites tan sencillos como solicitar el permiso para hacer una hoguera de San Juan sin ir físicamente a la sede de la Policía Local, que está apartada del mundanal ruido en SanFiz, una zona a vigilar permanente dado el altísimo valor ecológico de las silvas que crecen en los solares vacíos.

Se ve que lo de poder pedir ese permiso a través de la web, correo electrónico, por teléfono, por fax o por cualquier otro medio que no hubiera hace trescientos años es mucho pedir a un ayuntamiento que presume de tecnología, APPs y TICs. Lo último quizá sea cierto.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 22 de junio de 2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.