jueves, 5 de septiembre de 2019

¿Para qué coño nos preguntan?

3 de septiembre. Tras publicitar la "semana internacional del agua" el Ayuntamiento sigue permitiendo que esto siga así...
Año tras año... Y sí, ya se lo he comunicado varias veces.
Desde que cierto tipo de políticos han descubierto a los “community managers” se les ha abierto un nuevo filón donde dar una imagen totalmente falsa y contraria de su realidad del día a día. Piden opiniones pero no aceptan las que no les bailan el agua; charlan con los cibernautas pero bloquean a los que les discuten cualquier cosa; piden respeto pero atacan a otras administraciones desde las cuentas institucionales… podríamos seguir pero ya saben ustedes de qué les hablo. Recientemente he visto un ejemplo que me ha molestado particularmente porque no hay por dónde cogerlo ni tiene defensa alguna.

Verán, a finales de agosto se celebró la semana internacional del agua, una de esas campañas que valen para que la administración gaste dinero en anuncios y parezca que hacen algo. Con ese motivo la cuenta oficial de Facebook del Ayuntamiento de Lugo publicó una de esas entradas "chachi guays" en que bajo el lema “Cada gota cuenta” recomendaban tomar duchas más cortas, reciclar agua para regar plantas… y no dejar el grifo goteando. A continuación pedían “trucos” para no gastar agua.

Ahí tienen: el perfil oficial de Facebook pidiendo consejos para no hacer después ni puñetero caso

Solo hubo dos aportaciones, una de una chica que aconsejaba (con gran criterio) cerrar el grifo mientras te cepillas los dientes y otra mía sugiriendo cambiar los grifos de las fuentes públicas porque los que hay ahora se atascan continuamente y despilfarran litros por miles, literalmente hablando. El gestor de la cuenta oficial, que me parece que no es consciente de que está a cargo de la imagen de una administración pública, señaló con un “me encanta” la sugerencia de la otra persona, pero no reaccionó a la mía. Quizás es que no la vio, vamos a ser bien pensados aunque me lo ponen complicado porque entonces es dejación de funciones. Hasta ahí no tiene mayor consecuencia, es simplemente que no llevan bien las críticas, cosa que ya sospechábamos. En realidad a casi nadie le gustan demasiado, seamos sinceros, aunque hay quien encaja bien las constructivas.

Pero hete aquí que tres días más tarde, el 3 de septiembre, dando el habitual paseo con el perro, me encuentro por enésima vez la fuente de la Plaza de España abierta, con el grifo a pleno chorro y el suelo encharcado. Es uno de los que más fallan habitualmente, al igual que el que está en la fuente de delante del Cuartel de San Fernando y la de la plaza de la Soledad. Pues me sentó mal, qué quieren que les diga. Les avisas de buen rollo (no era la primera vez, he enlazado fotos de grifos así al 010 en diversas ocasiones, tanto que incluso me contestaron una vez en plan bien que era el "inspector de fuentes" o algo por el estilo) y en vez de tomarse las cosas como deben, es decir, tomando nota y arreglando el problema, pasan de todo.

¿Para qué coño nos preguntan? Ese es uno de los grandes problemas de la administración politizada que sufrimos a día de hoy. Todo es relativo, todo es publicidad, todo es propaganda… todo es mentira. No importa nada la ecología, ni el agua, ni el consejo que pueda dar la gente… solo es la imagen, la foto, el momento y, previsiblemente, el voto.

Si gastaran la mitad de las energías en hacer en lugar de en aparentar que hacen, otro gallo nos cantaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.