miércoles, 10 de junio de 2020

Cuando promocionar Lugo es un honor

No suelo poner en el blog fotos en que salga yo, pero hoy no me he podido resistir. Esta imagen es magnífica, obra del fotógrafo Óscar Cela y publicada hoy en La Voz de Galicia. Ha sido un honor pisar ese suelo, ese yacimiento para promocionar nuestro Lugo querido.

Como saben, este año no hay Arde Lucus. Eso hizo que los compañeros del Senatus Lucus Augusti hayamos pensado en alguna alternativa, hacer cosa útil para la ciudad ya que no vamos a poder llevar a cabo la obra que teníamos prevista. La propuesta que se hizo es la de grabar unos vídeos promocionales de algunos de los rincones más vinculados al pasado romano de la ciudad, al Lucus Augusti imperial, para difundirlos como invitación para que la gente venga a Lugo.

Los escenarios elegidos fueron la porta Miñá, la Mosquera, la llamada “piscina romana” que está junto a la Catedral, el local de Ajuar en el Campo Castillo (que tiene el privilegio de tener dentro de su tienda un cubo del trazado original de la Muralla en esa zona), la ventana arqueológica del acueducto en San Marcos… y la Domus del Mitreo. Esta última fue la que se nos asignó a Marcos y a mí (a solicitud propia, todo hay que decirlo) y si les digo la verdad imaginaba que me iba a gustar, pero no que me iba a impresionar tanto.

Pisar el espacio de la Domus del Mitreo, estar de pie donde hace siglos se llevaron a cabo ritos de los que tenemos pocas noticias porque eran secretos, ponerse la toga e invitar a la gente a venir a Lugo justo en un emplazamiento con tantísima historia y tan importante como el yacimiento mitraico de Lugo ha sido una experiencia inolvidable. Siento una profundísima envidia de los arqueólogos que excavan esos yacimientos. De hecho hace muchos años estuve en un campo de trabajo en Tarazona donde hicimos trabajos de ese tipo y encontrar un trocito de vasija o un pasador de pelo metálico (que hoy está en el museo de aquella ciudad) es algo que, si te gusta la historia, emociona muchísimo.

Encima ayer tuvimos la suerte de que un fotógrafo de La Voz de Galicia, Óscar Cela, estuviera “de caza” por la zona cuando se estaba grabando el primero de los vídeos, en la Porta Miñá, y también se acercó al Mitreo… y nos hizo la magnífica foto que ilustra este artículo y que también utilizó el periódico para la noticia de la reapertura del museo. Ya sé que lo importante es el recuerdo y no la foto, pero ayuda muchísimo a conservar la memoria de las cosas y Óscar hace unos disparos magníficos. El equipo de grabación también nos hizo fotos que seguro que son fantásticas pero aún no las he visto, lo estoy deseando.

No sé si ustedes han ido a ver la Domus, pero si no lo han hecho les pido por favor que lo hagan. La entrada es barata (no recuerdo ahora pero son sobre tres euros o algo así) y la explicación de lo que están viendo es tan apasionante y ayuda tanto a entender no solo el pasado romano de Lugo sino la evolución de la ciudad a través de los siglos, que debería ser obligatorio ir para censarse en la ciudad.
No soy quién para hablar en nombre de los compañeros del Senado, pero estoy seguro de que se unirán a mí que, por la parte que me toca, quiero hacer un muy sincero y sentido agradecimiento al área de cultura del Vicerrectorado de Lugo de la Universidad de Santiago de Compostela (y en concreto a Paloma Lugilde) porque todo fueron facilidades, amabilidad y disponibilidad absoluta para grabar este vídeo a pesar de que coincidió en un día complicado, el de la reapertura del yacimiento (de hecho también coincidimos con un equipo de la TVG por eso mismo). Se nota que su compromiso con Lugo es real y está más allá de cualquier otra consideración y así da gusto hacer las cosas.

1 comentario:

  1. Yo sí que he ido a visitarla y me encantó. Además íbamos con una niña (no recuerdo que edad tendría en esa época pero estaba obsesionada con roma y todos los restos romanos) Ella disfrutó un montón y los adultos que la acompañábamos también. Hace tiempo que no vamos. Tendremos q repetir

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.