viernes, 22 de enero de 2021

Carta de un médico desesperado (el Dr. Jimenez Muñoz)

Perfil del Dr. Juan Manuel Jimenez Muñoz

Hoy "robo" el artículo de la página de Facebook del Doctor Juan Manuel Jimenez, un médico que por lo que se ve está tan desesperado como todos los demás.

Supongo que a ustedes les estará haciendo mella esta situación como a todos. Cada vez tenemos menos paciencia, nos crispamos más, estamos más nerviosos... y es lógico porque no sólo estamos en una situación excepcional sino que además no percibimos que la Administración esté actuando con criterios fiables y de sentido común sino con motivaciones que además de la salud tienen en cuenta a la economía y demás. Puede que sea su obligación, sí, pero también es fácil entender que si países democráticos como Australia o Japón han atajado esta pandemia quizá no estemos haciendo bien las cosas aquí.

No me enrollo más, y les dejo con el Dr. Jimenez Muñoz.

QUERIDOS AMIGOS.

Queridos amigos. Queridas amigas.

Algunos de vosotros lleváis conmigo en redes sociales casi tres años y medio. Otros, me habéis conocido después. Unos, respondéis a mis artículos. Otros, ponéis un icono. Muchos, no dais señales de vida pero me leéis a diario. 

Si durante todo este tiempo os han interesado mis palabras es por una razón: credibilidad.

La credibilidad no es algo que tenga que ver con escribir o no escribir bien, sino con la veracidad de lo que se escribe. Y hoy, aprovechando ese honor que me hacéis, os voy a comunicar algo que, quizá, muchos no tengan claro todavía.

LA SITUACIÓN SANITARIA EN ESPAÑA, a fecha de hoy 21 de enero de 2021, es espantosa. No lo recuerdo tan grave ni en el mes de marzo o abril del año pasado. El virus se está llevando por delante a muchísimas personas de todas las edades. Las UCIS están llenas. En los Centros de Salud no hacemos otra cosa que PCR, test de antígenos, seguimiento de contactos, atención a pacientes con síntomas y derivaciones al hospital de personas graves.

Las plantillas de los Centros de Salud están mermadas. Muchos compañeros médicos y enfermeros están guardando cuarentena en sus domicilios. Otros, en aislamiento domiciliario por haber dado positivos. Otros, ingresados en el hospital o en las UCIS. Y no hay sustitutos.

Necesitamos urgentemente la colaboración de todos.

En primer lugar, quédate en casa siempre que puedas. Intenta no salir a la calle salvo necesidad mayor. Olvídate de lo que los políticos discutan sobre la conveniencia o no de confinarnos. Ellos manejan otras variables aparte de la salud (economía, cálculos electorales, intención de voto, etcétera). A nosotros, como médicos y pacientes, sólo nos debe preocupar ahora no caer enfermos y no enfermar a los demás.

En segundo lugar, muchísimo cuidado con los espacios cerrados. Ahí está el peligro.

En tercer lugar, mascarilla en todo momento.

En cuarto lugar, no llames al Centro de Salud salvo que sea algo urgente. Deja para otro momento esa analítica de rutina que te haces cada año, o esa citología anual, o ese dolor en el dedo que tienes desde hace meses, o ese informe para la ley de la dependencia, o esa revisión rutinaria con el oftalmólogo. Sé que suena muy duro lo que digo, pero no podemos más. Estamos haciendo malabarismos con muy poca plantilla para atender los casos de esta pandemia. Solicitamos tu colaboración y tu comprensión. 

En quinto lugar, vacúnate contra el coronavirus en cuanto las autoridades sanitarias digan que te ha llegado ya el turno. No llames al Centro de Salud para preguntar cuándo te toca. Ya te llamaremos nosotros. Eso sí: estamos hablando en el caso de que los concejales de urbanismo dejen alguna vacuna para los demás.

En sexto lugar, manda a la mierda a quienes digan que la pandemia no existe o que no son necesarias las vacunas o las mascarillas. Suelen ser personas irrecuperables para la solidaridad. Y si no forman parte de la solución... forman parte del problema.

Y en séptimo lugar, sigue en todo momento los consejos de tu médico o enfermera sin pagar con ellos tu frustración, tu ira o tu miedo. Somos víctimas de la pandemia igual que tú. Incluso más, si nos atenemos al porcentaje de contagiados y fallecidos. Respétanos. No colabores en el éxodo de profesionales a otros países europeos, donde se sienten mejor pagados y mejor valorados. Lo último que necesitamos ahora es que se nos sigan marchando médicos y enfermeras. 

Todo esto te lo pide humildemente un médico y ciudadano español, un compatriota en primera línea de batalla. Y te lo pido porque sé que, en casi todas las ocasiones que escribo en las redes sociales, has confiado en mis palabras.

Un fuerte abrazo de los de antes. Y mucha suerte a todos.

Juntos, podremos.

Firmado:

Juan Manuel Jiménez Muñoz.

Médico y escritor malagueño

jueves, 21 de enero de 2021

La Asamblea del Fluvial y su caza de las brujas equivocadas

El aparcamiento antes y después (fotos de La Voz de Galicia)
Reserva de la Biosfera, margen del Miño y en pleno Camino Primitivo... no creo necesario añadir más.

Hoy el Club Fluvial celebra una asamblea en que hablarán del estado de las cuentas y de cuatro expedientes de expulsión abiertos contra otros tantos socios por haber difundido en redes sociales críticas al presidente y la directiva de la entidad.

Es curioso que en la web de la entidad no se menciona ni una sola palabra del asunto. Ni de las cuentas (que por la Ley de Transparencia tendrían que exponer en la página dadas las ingentes subvenciones que reciben, aunque si no la cumple el Ayuntamiento... ya me dirán cómo exigírselo a una sociedad privada), ni de la reunión, ni de las propuestas de expulsión, por lo que parece que se pretende cerrar el tema internamente lo que, hay que decirlo, me parece razonable siempre y cuando se cumpla con los estatutos de la sociedad.

El problema es que si se molestan en leer los Estatutos del Fluvial verán que el artículo 65 titulado “infracciones muy graves” es más aplicable a la propia directiva a que a los socios “rebeldes”. Dice ese artículo en su apartado 3 que es una infracción muy grave “La acción u omisión, de hecho, de palabra, o negligencia que produzca perjuicios graves de tipo moral o material a algún socio o personal del Club o sean contrarias a los intereses del Club”. ¿No les parece más que demostrada la negligencia de no presentar a la Confederación la documentación exigida para un tema tan vital para el Fluvial como la concesión del aprovechamiento del río? ¿Cómo calificamos las obras en el aparcamiento si se demuestra (como parece que la cosa va encaminada) que son ilegales y que carecen de los permisos necesarios?

Si se demuestra que eso es así, hay otros artículos aplicables como el punto 8º “El uso indebido de las ayudas o subvenciones recibidas por el Club” si se utilizaron esos fondos para las obras que son presuntamente irregulares.

Por otro lado, si se saltan el procedimiento sancionador que reflejan los Estatutos también se les podría aplicar el punto anterior, que penaliza “la acción intencionada y reiterativa que obstaculice y quebrante el funcionamiento de los órganos de Gobierno y Gestión del Club”. Teniendo en cuenta que la asamblea general es el principal órgano, intentar escamotearles sus funciones en el proceso parece que entra directamente dentro de lo que figura en este artículo.

Verán, no pretendo ponerme del lado de los socios rebeldes ni lo contrario, pero francamente, una cosa es abrir un expediente a alguien por poner a parir a la directiva porque no le han dado a tu niño el puesto principal en el equipo de natación cuando sólo flota con manguitos y otra muy diferente hacerlo por poner en duda la gestión más que discutida y discutible de los asuntos que han saltado a las primeras páginas de los periódicos en lo relativo a la gestión del Fluvial. Hablamos tanto de las chapuzas ante la Confederación Hidrográfica de las concesiones del Club (que se archivaron porque no presentaron la documentación que les pedían) como de la barbaridad de obra del nuevo aparcamiento.

Que se haya hecho esa monstruosidad de asfalto en una zona protegida por todas las  normas posibles ya que se junta el estar en el margen del río (de hecho técnicamente se puede considerar que está en el cauce si se inunda en las crecidas) y además está en pleno Camino Primitivo de Santiago, con lo que eso supone como bien sabe cualquier propietario que tenga una finca en ese entorno.

Es difícil que la Directiva afirme ignorar las protecciones de su entorno cuando las anuncian en la página oficial del Club

Así que si un asociado quiere criticar la gestión de un asunto que hasta donde todos sabemos está ahora mismo investigado por la Confederación Hidrográfica y el Ayuntamiento de Lugo (y me falta que Cultura de la Xunta meta mano por el tema del Camino) me parece razonable. Y abrirle un expediente de expulsión sólo sirve para intentar acallar unas críticas legítimas y razonables.

De hecho, se aprecia una particular persecución contra estos socios, ya que si recuerdan en redes sociales se montó un buen pifostio cuando siguieron cobrando las cuotas a los socios durante el confinamiento, una medida que también aplicó el Círculo de las Artes con buen criterio en ambos casos, porque aunque los gastos se reduzcan no desaparecen. En esa ocasión un buen número de socios puso a caldo a la directiva y les acusó de diversas barbaridades, al igual que cuando se decidió tramitar un ERE ("ERTE") para los trabajadores durante el confinamiento. Ni un solo expediente de expulsión fue abierto por ese motivo según lo que sabemos, únicamente se han centrado en quienes han criticado una obra que, si acaba con una reposición de la legalidad o si se demuestra que faltan permisos, debería suponer la dimisión por vergüenza torera o, en caso contrario, la moción de censura de la directiva del Fluvial.

miércoles, 20 de enero de 2021

Democracia intermitente: ''Consulta vecinal'' en Rafael de Vega y oscurantismo en la Plaza de Abastos

A la izquierda, la reunión de concejales, técnicos y empresas que deciden cómo se harán las obras de la Plaza de Abastos. A la derecha la foto difundida del "referédum" en que aseguran que participaron el 60% de los vecinos para decidir si se peatonaliza Rafael de Vega...

Creer en la democracia supone mucho más que “consentir” que la población vote cada cuatro años. Sin embargo, tampoco se trata de implantar un sistema asambleario como si esto fuera la Grecia clásica entre otras cosas porque somos muchos y es más complicado reunirnos para decidir cualquier asunto. Pero hay términos medios, actitudes dialogantes y formas de participación que no suponen paralizar la toma de decisiones.

Lo que resulta chocante es que se celebren consultas según el humor con que se levanten nuestros mandamases. En Lugo tenemos dos ejemplos recientes: la “consulta” para peatonalizar la calle Rafael de Vega y la reciente reunión para hablar de la reforma a realizar en la planta inferior de la Plaza de Abastos, a la que los concejales sólo invitaron a los técnicos municipales y la empresa que hará las obras, es decir, a quienes harán lo que se les mande porque es su función.

¿Por qué motivo se aplican diferentes criterios? Vayan ustedes a saber, pero desde fuera yo diría que en el primer caso tenían “controlado” el asunto y en el segundo les preocupaba escuchar las demandas reales de los placeros, que contentos, lo que se dice contentos, no están con este tema.

Tampoco se consultó en su día a los vecinos de Quiroga Ballesteros para peatonalizar su calle, ni a ninguna otra zona que yo sepa. No me entiendan mal, soy un férreo defensor de la peatonalización y creo que es el futuro de muchísimas más calles de las que puedan imaginar a día de hoy, pero no hablamos del fondo del asunto sino de cómo se ha llegado a tomar la decisión. Es más, ni siquiera creo que sea razonable someter esa decisión a los vecinos de cada calle porque la resistencia habitual a la peatonalización se convierte después en un “¡ah, pues qué bien ha quedado!” y si se elige a un gobierno es para gobernar. Lo malo es cuando a ellos mismos les conviene el resultado de una votación y la elevan a los altares sagrados de la Democracia.

Estoy totalmente convencido de que si ese 54% favorable (tampoco es que ese 4% de margen a favor sea como para tirar cohetes) de la selección de vecinos que participó en la votación (ha habido protestas de muchos que afirman que nadie les convocó a referéndum alguno) fuera en sentido contrario el Ayuntamiento habría ignorado la consulta achacándole la más que obvia falta de garantías. Ni siquiera estamos seguros de quién convocó la votación, porque a unos les dicen que fueron los propios vecinos pero a otros que fue el Gobierno Municipal de Lugo.

Y así están las cosas. Los placeros asisten como convidados de piedra a una serie de reformas que llevan muchos años de retraso y que se harán al margen de su más que fundamentada opinión. Siguen esperando que se complete un tema que viene desde la época de Orozco (que les recuerdo que dejó de ser alcalde hace más de un lustro) y ven cómo se han cometido errores imperdonables que van desde los problemas de climatización a la eliminación de un ascensor comodísimo y bien situado por uno escondido en un rincón, algo que se hizo porque se iban a instalar unas escaleras mecánicas que nunca llegaron.

¿Democracia intermitente? ¿Urnas de quita y pon? ¿Consultas a medida del resultado deseado? Pues parece que van por ahí los tiros.


martes, 19 de enero de 2021

El Ayuntamiento quiere violar el PEPRI (otra vez)

El edificio en que se pretende actuar está afectado por el PEPRI, que prohíbe los murales como el que se quiere hacer. Una muestra más de la brillante coordinación municipal.


Contra todo sentido común, el Gobierno Municipal de Lugo se resiste como gato panza arriba a iniciar los trámites para la reforma del PEPRI, la normativa urbanística del casco histórico. Este documento, que tuvo una gran utilidad en su día, está totalmente desfasado y en gran parte es el causante de que medio casco histórico se caiga en pedazos, porque nadie se atreve a meterse a reformar edificios de pequeño tamaño cuando se les exigen unos requisitos urbanísticos difíciles de asumir. Tampoco ayuda la posibilidad de encontrar restos arqueológicos en una excavación que ha de financiar el promotor pero que no aprovechará porque si aparece algo no es suyo, sino del Estado.

Sin embargo, los duros requisitos normativos parece que no rigen para el Ayuntamiento, que planifica una “intervención” en una medianera en el número 145 de la Ronda de la Muralla que viola clara, directa y rotundamente el PEPRI. En concreto el artículo 110 reza que en las medianeras “se utilizarán colores que se aproximen a los de los enfoscados tradicionales”. Hasta donde yo sé, el mural previsto tiene de tradicional lo que una hamburguesa de tofu.

No me entiendan mal, la idea es fantástica ¿Cómo no me lo va a parecer si desde Lugo Monumental la propusimos en 2015? De aquella se nos respondió que era una propuesta muy bonita pero que no se podía ejecutar porque iba contra el PEPRI, pero que no nos preocupásemos que se iba a modificar la normativa. Han pasado seis años y no se hizo. Se anunció reiteradamente la contratación del inicio del proceso pero aquí estamos, con la misma norma que en los 90… y en los presupuestos de 2021 (esos que nos esconden por razones que desconozco) tampoco figura partida alguna para la reforma del PEPRI.

Una vez más nuestra administración local planifica y anuncia a bombo y platillo que irá contra su propia normativa.

Artículo publicado en La Voz de Galicia el 19 de Enero de 2021

lunes, 18 de enero de 2021

Gobernar es elegir y eligen carril-bici

Presentación del carril-bici el viernes.
Foto: Web municipal de Lugo

Se dice muchas veces que gobernar es elegir, y es algo bastante creíble y razonable como para poder asumirlo como cierto. Tal y como están las cosas no me atrevo a afirmar nada más contundente. 

El pasado viernes la Alcaldesa presentó el inicio de las obras del carril-bici que se va a ejecutar en Lugo y que tiene una longitud de 14 kilómetros. Bueno, la noticia es algo maximalista (ya saben que siempre gusta decir más de lo que se hace realmente) porque ahora lo que realmente van a hacer es “arreglar” tres kilómetros que no son de “nueva construcción”, y que están en zonas ya existentes a las que se van a instalar dispositivos para conseguir habilitar “carriles segregados de tráfico” en las calles más anchas y “zonas de coexistencia” en los demás, reduciendo a 20 km/h la velocidad de los vehículos. 

No tengo muy claro el coste. Hablan de algo más de 1,2 millones de euros pero no sé si ese es el coste de las obras que hacen ahora en 3 kilómetros o los 14 del total. Supongo que es lo segundo y espero que hagan rápido las obras, porque el anuncio que hicieron en mayo de 2018 cifraba la obra en 1.043.941,11 euros y ahora, menos de tres años después, ha subido a 1.227.000 euros. Una subida de algo más del 17,5% en dos años y pico, no es moco de pavo. Si tarda un poco más se nos va el presupuesto en carriles bici. 

No tengo muy claro el tema de los carriles-bici, la verdad. Por una parte, me cuesta trabajo oponerme a ellos, ya que creo que la bici es el sistema perfecto de transporte urbano, pero por otra en ciudades como Pontevedra no existen y es un medio de locomoción muy defendido desde la administración. Parten de la base del sistema de plataforma única (todos los vehículos conviven, “domesticando” al coche para que vaya a baja velocidad) y funciona. 

En todo caso, y volviendo al principio, es llamativo el coste de este tipo de actuaciones cuando media ciudad se está cayendo en pedazos. Choca ver que se van a hacer tantos kilómetros de carril bici mientras seguimos esperando a que Duquesa de Lugo tenga el mismo número de carriles en todo su trazado, porque es un caos de cuatro carriles, dos carriles, cuatro carriles, dos carriles… desde hace lustros. Es peculiar que ese dinero se invierta en eso en lugar de, por ejemplo hacer la playa fluvial, algo que sería aprovechado probablemente por muchas más personas que el carril bici y con la gran ventaja de que sus usuarios podrían criticar a los gestores sin arriesgarse a que les expulsen (como pasa en otros lugares y sí, va por el Fluvial). No tiene mucho sentido que se meta ese millón y pico en esta actuación cuando se incumplen reiteradamente otros compromisos como abrir el nuevo auditorio o en salvar las vidas de los pobres animales que están en la perrera (nombre real de las instalaciones de la Protectora, que suena mucho más amable) y que está en situación de ilegalidad urbanística… 

Gobernar es elegir y el carril-bici es una acción positiva… ¿pero es realmente lo más urgente que tenemos sobre la mesa en Lugo? ¿Necesitamos más eso que otras cosas quizá menos lucidas pero más importantes? 

Eso lo tienen que decidir nuestros gobernantes, para eso les pagamos. Y nosotros tendremos que evaluar esas decisiones cuando toque. 

viernes, 15 de enero de 2021

Año nuevo, ERE nuevo

 



Uno de los salvavidas parciales de las empresas son los EREs/ERTEs, tan denostados en su día pero que nos han servido para mantener a flote a los negocios en este terrible escenario. Si les digo la verdad me sorprende que a estas alturas sigan surgiendo tantas consultas a nuestra Asociación del procedimiento a seguir en este asunto, pero las hay. Casi no hablamos de otra cosa desde marzo pero parece que todos estamos menos seguros que al principio, tal vez por los cambios de criterio habidos hasta el momento, que aumentan la confusión. 

Vamos a hacer un rápido resumen de las posibilidades que tiene una empresa en lo relativo al empleo ante las nuevas restricciones. 

  • ¿Cuándo es obligatorio solicitar un nuevo expediente? Cuando no tienen ninguno vigente porque no lo solicitaron o porque renunciaron a él al recuperar a todos los trabajadores. Es importante recordar que si han hecho nuevas contrataciones durante estos meses tenían que haber renunciado previamente al expediente, que no podía estar “latente” salvo en las excepciones muy puntuales marcadas por la normativa. En general toda nueva contratación implica la necesidad de renunciar previamente al ERE y si no se hace las consecuencias son graves porque se podría anular todo el expediente. 

  • ¿Quién puede acogerse a un expediente anterior? Quienes lo tengan abierto por no haber renunciado expresamente a él, aunque hubiesen recuperado a toda la plantilla. Incluso pueden acogerse a los más viejos, los de marzo del año pasado si no renunciaron a ellos ¿Cómo saben si han renunciado? Pues viendo los documentos que han presentado: si cuando recuperan a los trabajadores dicen que con ello “finalizan el expediente” o una expresión similar, lo han liquidado. 

  • ¿Qué tipo de expediente he de solicitar? Depende de sus circunstancias, pero lo más habitual es solicitar un nuevo expediente de fuerza mayor por limitación de actividad, salvo en los casos muy tasados en que la nueva norma les impida trabajar (lo que se puede dar sobre todo en Xove, Viveiro y Vilalba donde las restricciones son mayores). 

  • ¿Qué pasa con los compromisos de mantenimiento del empleo? Este compromiso no está asociado a un nuevo expediente, sino a la nueva solicitud de exoneraciones de cuotas de seguridad social. Por lo tanto es irrelevante a estos efectos tramitar un nuevo expediente o “reciclar” el anterior, se asumen seis meses más de compromiso. 
Tal vez deberían plantearse la posibilidad de tramitar un expediente nuevo en todos los casos. Si ya tenían uno pueden renunciar a él con fecha del 14 de enero e iniciar el nuevo el día 15, y de esta forma estará más clara la situación para todos: plantilla, empresa y administración. Es una decisión de la empresa, pero teniendo en cuenta que la fecha de finalización de muchos de los actuales es el 31 de enero de 2021, salvo que se prorroguen nuevamente los expedientes vigentes, tramitar un nuevo expediente les garantiza su validez durante la duración de las medidas limitativas decretadas por la Xunta de Galicia y, aunque casi todos damos por hecha la prórroga, no tenemos esa seguridad a día de hoy, ni si será en las mismas condiciones.

Artículo publicado en El Progreso del 16 de Enero de 2021

jueves, 14 de enero de 2021

Cuando la ''madera autóctona'' no es de ''especies autóctonas''

 

Aquí pueden ver las notas de Adega Ciudadanos en que dos entidades tan diferentes dicen lo mismo, y tienen razón: la "madera autóctona" no es de "especies autóctonas".

Cuando dos entidades tan dispares en casi todo como Adega y Ciudadanos dicen lo mismo es que seguramente tengan razón. Desde las dos organizaciones se acusa al Gobierno Local de crear confusión con la utilización torticera de la expresión “madera autóctona” cuando se refiere a su famoso edificio “Impulso Verde” en el barrio eco-ilógico que pretende promover para construir más edificios en una ciudad con 12.000 viviendas vacías.

Verán, la cuestión es relativamente sencilla: desde el Ayuntamiento se nos vende reiteradamente el concepto de “madera autóctona” y todos nos imaginamos esos bosques de especies locales (robles, encinas, alcornoques, tejos, hayas…) pero no se nos vienen a la cabeza ni pinos americanos ni, muchísimo menos, los tan denostados eucaliptos. Pues precisamente de pino americano y eucalipto serán las maderas utilizadas en el edificio creado con lo que el Gobierno de Lugo llama “madera autóctona”, cuando en realidad lo que quieren decir es “madera de bosques gallegos, aunque de especies foráneas”.

Ambas partes tienen su parte de razón, y aquí ya entra en juego la simpatía de cada cual. Es cierto que con el diccionario de la RAE en la mano el Gobierno no miente cuando habla de “madera autóctona” (fíjense que evitan con mucho cuidado hablar de especies autóctonas) porque según nuestra Real Academia autóctono es el que “ha nacido o se ha originado en el mismo lugar donde se encuentra”. Pero también es cierto que el término crea confusión porque todos asociamos a ese término las especies propias de la zona, y a quien más simpatía le puede crear esa clasificación es precisamente a quien más le debe decepcionar que utilicen los consabidos eucaliptos.

Precisamente por esto último, choca bastante que el BNG, habitualmente tan beligerante con este asunto (de hecho no es raro ver que este partido “denuncie” la plantación de eucaliptos en diversos lugares) vote a favor de una obra que, en teoría va contra sus principios. Claro que cobrar como Gobierno y mandar es lo que tiene, que hay que llegar a “compromisos”. Si hay que comerse los pinos americanos y los eucaliptos, pues se los comen.

Con quien ha sido especialmente agresivo el Gobierno es con Ciudadanos, aunque curiosamente cuando Adega decía lo mismo ni se molestaron en responderle. Se ve que, en lugar de responder a todos para bien y para mal, que es lo que deberían hacer, sólo le contestan a quienes les caen mal (de eso les puedo contar bastante por experiencia personal, y mañana les contaré sobre el lío que tienen con lo de los cierres de las terrazas, que no se han enterado de nada y están confundiendo a todo el mundo). Han dicho que a Olga Louzao y Juan Vidal les falta “comprensión lectora”, cuando precisamente lo que han hecho es leer entre líneas el grosero intento de manipulación que hay en este asunto.

¿Qué tiene de ventajoso usar la expresión “madera autóctona” si no es para transmitir la idea de que hablamos de algo totalmente local? Pues ni eso, porque la madera no es del Municipio de Lugo sino de Alfoz. No se alteren, que no tengo nada contra eso, pero es llamativo que no exista en nuestro municipio, uno de los más grandes de Galicia, madera válida para construir este edificio y que haya que irse a la costa. Tampoco lo critico, porque no tengo ni idea de esas cosas y a lo mejor aquí no hay empresas que certifiquen las maderas, pero yo les preguntaría a los de Besteiro y algunos más que se dedican a eso a ver qué opinan.

Lo que está claro es que la expresión no es accidental, y tampoco lo es la virulenta reacción cuando alguien señala que el emperador está desnudo.

El disparate del proyecto, que nos venden como ecológico cuando la propia existencia de un nuevo barrio es lo menos “verde” que se pueda uno imaginar, se une a otros como el de las “caldas” junto al Miño, otra barbaridad que consiste en construir unas bañeras colectivas con agua del grifo que calentarán con una caldera, y lo venden como algo “sostenible” y “medioambiental”. Perdonen la grosería pero es que no me sale otra expresión: ¡hay que joderse!.

En todo caso recuerden, cuando lean una publicación del Gobierno de Lugo fíjense en las expresiones que usan porque pueden tener truco. En este caso, por ejemplo, cuando hablan de "madera autóctona" están escondiendo que el edificio estará hecho con pinos americanos y eucaliptos. Todo menos "especies autóctonas". No se dejen timar.

miércoles, 13 de enero de 2021

¡Ojo! Cumplir el bando de Alcaldía sobre terrazas puede acarrear sanciones

 

El bando de Alcaldía permite cerrar tres laterales, pero esto puede acarrear sanciones de Sanidad por el COVID-19

El Boletín Oficial de la Provincia de Lugo publicaba el 14 de diciembre un bando de la alcaldesa de Lugo en que se establecía la posibilidad de cubrir tres cuartas partes del perímetro de una terraza para que sean más acogedoras y que la gente pueda acudir a ellas para tomarse sus cafés.

Dice el refranero que el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones, y este caso es un ejemplo muy válido de que una medida aparentemente positiva puede generar sanciones a los hosteleros que se acojan a ella, algo parecido a lo que hablábamos ayer de si los patinetes eléctricos cumplen la ahora ilegal ordenanza de circulación de Lugo.

Verán el problema es que si una terraza tiene tres laterales cerrados se interpreta que es un interior, con lo que las restricciones sanitarias que rigen en ese espacio son exactamente las mismas que dentro del local. Esto quiere decir que el hostelero que cumpla el bando puede ser sancionado por Sanidad.

En Lugo, en este momento, estamos en el nivel básico de restricciones. Esto quiere decir que se ha de reducir el aforo interior al 50% y el de terraza al 75%. Si un hostelero tiene cerrada la terraza por tres laterales tal y como autoriza el Ayuntamiento, su aforo en dicho espacio no es del 75% sino del 50% y puede ser sancionado si lo incumple. Si aumentan el nivel y se pasa al nivel máximo (en que se cierran interiores y las terrazas se reducen al 50%) el hecho de tenerla abierta con tres cierres le acarreará una denuncia de Sanidad.

Probablemente esta información haga que alguno piense que la culpa es de Sanidad, que utiliza un criterio arbitrario, pero más allá de estar de acuerdo o no con la normativa la Consellería no se la ha inventado, sino que aplica lo regulado en el artículo 2.2 de la Ley 28/2005, la llamada “ley del tabaco” aprobada por el gobierno de Rodríguez Zapatero.

Según esta norma se considera espacio al aire libre “todo espacio no cubierto o todo espacio que estando cubierto esté rodeado lateralmente por un máximo de dos paredes, muros o paramentos”. ¿Qué se considera “pared, muro o paramento”? Todo aquello que supere 1 metro de altura así que es irrelevante que haya ventilación superior o que el material sea cristal o plástico.

La solución es sencilla, retirar uno de los tres cierres laterales y ya se cumple… pero hay que saberlo y aplicarlo antes de que haya denuncias, porque lo que les falta a los hosteleros ahora es, encima, tener que pagar multas por cumplir lo que se les dice.

La redacción del bando es desastrosa. Enfoca la medida de cerrar los tres laterales como una forma de compensar la limitación de aforo interior, cuando precisamente lo que hace con ese cierre es que las terrazas tengan esa misma consideración. Así que cuidado con hacer caso al Ayuntamiento de Lugo sin comprobar previamente las demás normativas. ¡Qué chapuza!

martes, 12 de enero de 2021

¿Por dónde tiene que circular un patín eléctrico en Lugo? (Versión 2021)

 

Según la ordenanza de circulación de Lugo esta persona circula correctamente, pero aún así puede ser sancionada. Felicidades a nuestros próceres por su diligencia a la hora de hacer las cosas.
Foto: El Progreso

Se acabó el debate. Ya no hay dudas interpretativas (que, por otro lado, eran más fruto del deseo que de la realidad jurídica) desde el día 2 de Enero de 2021 los patinetes en Lugo han de circular por la calzada, al igual que en el resto de España. La Dirección General de Tráfico ha resuelto esta cuestión definitivamente, y ha dejado a un lado sus recomendaciones iniciales para convertirlas en normas obligatorias.

Si bien anteriormente simplemente hacían una especie de “sugerencia” a los ayuntamientos para que en sus normativas locales incluyesen ese criterio, no era algo vinculante por lo que en algunas ciudades como Lugo los patinetes estaban expresamente obligados a circular por las aceras y las zonas peatonales, justo al revés de lo que sucede ahora.

Sorprendentemente el Ayuntamiento de Lugo, que tanta prisa se dio para aprobar normativas como las ordenanzas fiscales para poder cobrar los vados en 2021 (antes de que los juzgados le tumbasen la que estaba vigente, y que está recurrida por ilegal) y para aumentar las tasas de terraza entre un 187% y un 600% (en esto no había obligación alguna por mucho que lo repitan, y lo han hecho porque les ha dado la gana), no ha modificado la ordenanza de circulación, que ve vergonzosamente anulada por una norma superior y que podían haber corregido en el Pleno de diciembre para evitar tener colgada en la página web oficial una regla contradictoria con la realidad.

A día de hoy un usuario de patinete eléctrico se puede descargar la ordenanza de circulación del Ayuntamiento de Lugo y sentirse protegido para andar con su cachivache por aceras y zonas peatonales, ajeno a la sanción que le puede caer porque eso es ilegal a día de hoy. Sólo la pereza administrativa y la lentitud burocrática para los temas que interesan poco o nada a nuestros gobernantes explica que “eso” siga colgado a día de hoy en la web municipal.

No deja de ser curioso que en enero de 2020 el Pleno aprobó una modificación de la ordenanza de circulación para permitir un tipo de pasos de peatones, algo que me parece fantástico, pero no tocaron el artículo 56 que es el que ahora crea un problema. Teniendo en cuenta que esa reforma aprobada hace ahora un año se publicó en el BOP en diciembre de 2020, podemos suponer que hasta el año 2022 por lo menos la normativa local que obliga a los patinetes eléctricos a circular por las aceras y zonas peatonales seguirá ahí colgada, para mayor gloria de la administración pública. Es ilegal, no es aplicable y te pueden multar por cumplirla, pero ahí sigue.


lunes, 11 de enero de 2021

Las cuentas municipales que el Gobierno nos quiere esconder (II)

Una sugerencia de título realista de la web de "transparencia" del Ayuntamiento


En el año 2016 el Ayuntamiento publicó por última vez sus presupuestos. Sin embargo en la web de transparencia afirman cumplir con este mandato legal, cosa que es totalmente falsa. Alegan, porque algo hay que decir, que hay complejidades técnicas y que “están en ello” una frase acuñada por el anterior alcalde y que vale tanto para un roto como para un descosido. No tengo tan claro que les valga como excusa para incumplir la ley.

La letra d) del artículo 8.1 de la “Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno” (un nombre muy rimbombante para una norma que apenas se cumple) dice que han de publicarse “Los presupuestos, con descripción de las principales partidas presupuestarias e información actualizada y comprensible sobre su estado de ejecución y sobre el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera de las Administraciones Públicas”. Llevan sin hacerlo cinco ejercicios, contando el que acaba de comenzar.

Lo grande es que, según cuenta la fuente que me envió anónimamente el documento que hoy les ofrezco, no existe ningún problema técnico ni de gestión que justifique esta decisión, es simplemente una forma de escamotear a la opinión pública las cifras concretas en las que se gasta nuestro dinero.

Aquí tienen las supuestas cuentas de 2021. Les advierto, a forma de previsión, que al proceder de una fuente anónima hay una posibilidad de que haya errores o que sean falsos, pero hasta donde he podido comprobar (con cifras publicadas en varios medios e incluso en el debate del Pleno) son exactos hasta la última coma.

Presupuesto de gastos por programas

Ya ven que si yo, que no soy nadie, puedo hacerlo es curioso que el Ayuntamiento no sea capaz, digo yo que con los miles y miles de euros que se ha gastado en informática y webs lo tendrá más fácil.

Hay otros puntos de la Ley que incumplen, siendo uno de los más flagrantes el de la letra C del mismo artículo: “Las subvenciones y ayudas públicas concedidas con indicación de su importe, objetivo o finalidad y beneficiarios”. Por supuesto esto no se hace también desde hace años, en este caso desde 2017. ¿El motivo? Ellos sabrán, entiendo que ocultar la información tiene unas causas bastante obvias pero cada cual ha de sacar sus conclusiones.

viernes, 8 de enero de 2021

Las cuentas municipales que el Gobierno nos quiere esconder (I)

 

Tener que ir físicamente al Ayuntamiento para que te dejen ver los presupuestos no es transparencia, es incumplir el mínimo legal (la ley exige publicarlo en una web) e intentar que sea incómodo gestionar la información para quien quiera analizar las cuentas.
Foto: La Voz de Galicia

No es que sea esto el Washington Post ni mucho menos, pero de vez en cuando sí es verdad que me llega información por correo electrónico de fuentes anónimas o de personas que no desean ser identificadas. Esto mismo me ha pasado recientemente con los Presupuestos del Ayuntamiento de Lugo, que alguien de la casa me ha mandado en una hoja de cálculo por email.

Se podían ver en la oficina de Intervención, sí, pero había que ir personalmente a “consultarlos” y obviamente te dejan ver un tocho de papel que, intencionadamente, ni permite hacer búsquedas ni permite el tratamiento informático de datos, algo que viola la Ley de Transparencia que exige la publicación de las cuentas públicas en la web oficial. Así, por ejemplo, es muy difícil comprobar que no hay ni un céntimo previsto para las reparaciones “necesarias” que según publicó el Gobierno Local reiteradamente necesita el nuevo Auditorio para empezar a funcionar (lo que hace pensar que no tienen prevista su apertura en todo este año 2021), o que la suma total de previsiones de gasto en conceptos de “publicidad y propaganda” asciende a nada menos que 228.000 euros, de los cuales la inmensa mayoría (150.000) están asignados a “protocolo, gabinete y secretaría particular”, algo chocante si vemos que para Turismo se destinan en el mismo concepto 10.000 euros, o para las fiestas de San Froilán 15.000. Para que se hagan una idea de la escala de valores.

Es triste que una información que tendría que ser pública y de acceso fácil tenga que circular por ahí como fardos de coca. En la página de transparencia del Ayuntamiento de Lugo, lo que es un oxímoron en toda regla, recogen pomposamente que cumplen con la publicación de los presupuestos, pero los últimos publicados son del año 2016. Se lo toman con cierta calma por lo que se ve. Tiene lógica ese miedo a hacer públicas las cuentas, porque saben que hay quien se las podría leer y sacarles los colores. De hecho, ya lo hizo hace un par de años un juzgado, en cuya sentencia en que podemos leer nada menos que este párrafo: “Al Concello de Lugo le resulta indiferente la calificación de la inadecuación a Derecho de los presupuestos que aprueba, en buena medida seguramente porque cuando ésta llega, aquéllos ya se han agotado. Porque solo así puede entenderse que año tras año incurra en idénticos graves vicios, denunciados ya desde hace más de diez años”.

Olga Louzao, portavoz de Ciudadanos, anunció que recurrió la falta de transparencia municipal a la Valedora del Pueblo, pero ni a este organismo público han hecho caso.

Cuando se plantean estos temas, las razones alegadas son “técnicas”, como si fuera tan difícil subir un puñetero PDF a una página web en la que se han gastado muchos miles de euros de nuestro dinero. De hecho, si el lunes no están publicados en la web municipal lo haré yo en este modesto blog, de forma que todo el mundo pueda acceder a este documento y demostraré así que sólo es una cuestión de voluntad.

La misma voluntad que han tenido para mentirnos a todos sobre el incremento de las tasas de terraza, lo que achacaron a una supuesta sentencia que, como era evidente, no han publicado porque no existe tal documento.


jueves, 7 de enero de 2021

El Belén Electrónico de Begonte en estas extrañas fiestas

El Belén Electrónico de Begonte señala el comienzo de la Navidad desde 1972

Se acabó la Navidad, y este extraño año se ha llevado también por delante una de las costumbres navideñas que desde pequeño he hecho casi todos los años: la de visitar el Belén electrónico de Begonte. Soy uno de los 40.000 asiduos visitantes que cada diciembre se acerca a nuestro municipio vecino a disfrutar de su compleja sencillez (sí, soy consciente del oxímoron). Supongo que todos ustedes lo conocen, pero si no es el caso este año tendrán que quedarse con las ganas porque como les decía lamentablemente el Coronavirus nos ha robado también esta buena tradición, si bien pueden verlo en la web www.belendebegonte.es, en un vídeo narrado en gallego y castellano por Julio Giz y en inglés por Carlos Rodríguez Otero.

El Belén fue una iniciativa llevada a cabo en 1972 por el párroco José Domínguez Guizán y el artesano José Rodríguez Varela. En 2014 recibió la declaración de fiesta de interés turístico por parte de la Xunta de Galicia, lo que nos da idea de la trascendencia de esta instalación en lo que a la cultura y la tradición se refiere. Hablamos de una época en que en casi todas las casas se ponía un Nacimiento, con mayor o menor detalle. Recuerdo que nosotros lo hacíamos en años alternos (el otro montábamos el Scalextric, que las dos cosas no cabían). Íbamos a por musgo al Miño (hoy algo totalmente prohibido) y hacíamos el río con papel de aluminio. Teníamos figuras como para montar un mercadillo (me vienen a la particularmente una familia de ocas que me hacían mucha gracia) pero aun así estábamos deseando ir a ver el Belén electrónico de Begonte.

Hay que decir que lo de “electrónico” tiene unas connotaciones hoy día muy distantes de las que se refieren a esta instalación. En 2021 nos esperamos láseres, hologramas y efectos especiales dignos de una película de ciencia ficción, pero en Begonte no encontramos nada de eso… afortunadamente. Es, recordemos, una creación de principios de los años 70, constantemente mejorada y ampliada, pero que jamás ha cometido el error de dar el salto a lo digital en sus figuras y que sigue teniendo el encanto “vintage” que lo caracterizó desde el principio. Esa permanencia en el tiempo hace que cuando lo visitas y te sientas en casa, en un entorno familiar de una fecha significativa.

Podrán pensar que al no tener chismes actuales llenos de luces chillonas a los niños les podría parecer un coñazo, porque como ahora hay que “estimularlos” continuamente todo lo que no les sitúe al borde de un ataque epiléptico parece que les tiene que aburrir. Nada más lejos. He ido con mis sobrinas cuando eran pequeñas y la cara de asombro que ponían con cada detalle, con cada figura, con cada lucecita… era mucho mayor que la que pudieran verles en instalaciones más “modernas”. Precisamente para ellas lo novedoso es lo antiguo, algo que muchas veces los adultos olvidamos por esa manía que en ocasiones tenemos de desechar cosas buenas para sustituirlas por vulgaridades más “modernas”.

Las instalaciones son modestas pero funcionales. Se han centrado en el Belén que es lo que importa. En la sala en que está instalado hay unas bancadas de asientos para el público, que mi memoria calcula en unas 20 o 30 personas por sesión. Al entrar te sientas (los niños en primera fila) y comienza el espectáculo.

Nos presentan un precioso y detalladísimo pueblo, que podría ser perfectamente de la Galicia de los años 50 o 60, pero que nuestra imaginación lleva al Belén del nacimiento de Cristo. Ves las figuras móviles, el fuego bajo las ollas, los carpinteros aserrando troncos, los pescadores sacando peces del agua, los molinos girando, la matanza de un cerdo, el río fluyendo, la gente haciendo sus tareas, las lavanderas tendiendo la ropa, los pastores cuidando el ganado, las mallas, los alfareros, herreros, zoqueiros, los soldados de Herodes patrullando su castillo… y poco a poco anochece. Todo se paraliza. Llegan las estrellas, hay una nevada, una tormenta… recuerdo que de pequeño casi me asustaba de lo bien hecha que estaba…

Vuelve el día y con él la actividad, y desde tierras lejanas aparecen tres camellos con tres reyes que se dirigen al Portal, donde una luz nos indica que algo está pasando. Es la historia bíblica del nacimiento de Cristo explicada con un ingenio mecánico que tiene una hermosa hechura por sí mismo, pero que a muchos además nos transporta a la infancia, a esa época en que no teníamos preocupaciones y todo era más sencillo.

Si tienen niños en casa, háganles un favor, y apunten llevarlos en la próxima Navidad. Se lo agradecerán.


martes, 5 de enero de 2021

La culpa del botellón

En el Carmen aparecen restos del botellón y destrozos cada no mucho tiempo. No es difícil de localizar.
Foto: La Voz de Galicia

Hace tiempo un amigo policía me contó una historia que realmente me resistí a creer, pero no porque pusiera en duda su palabra sino porque quería negar una realidad cuyas consecuencias son repugnantes. Verán, este amigo estaba de patrulla por la noche en la zona del parque de Rosalía de Castro y vieron a un grupo de chavales con sus consabidas bolsas con botellas, y no sólo de refrescos precisamente. Los pararon y vieron que eran menores, así que les tomaron los datos y les requisaron las botellas de vodka, ron y whisky… pero no parecieron excesivamente afectados, lo que mosqueó un poco a los agentes, así que no les perdieron de vista.

Uno de ellos sacó su carísimo teléfono móvil y tras una breve conversación se fueron a esperar a Los Tilos donde al poco tiempo apareció una furgoneta. Entraron en la parte trasera y salieron una nueva carga de botellas. Evidentemente los policías dieron el alto al vehículo, y la sorpresa fue mayúscula. No era un traficante de alcohol ni un vendedor ilegal… eran los papás de uno de los chavales… ¿Cómo se han quedado? Supongo que de piedra, como yo.

La excusa ya la conocemos “prefiero darles yo las bebidas, que así sé lo que toman, a que las compren por ahí, que sabe dios lo que les venden”. Tócate las narices. Prefiero cometer yo un delito dando alcohol a menores a intentar hacerles entender que no pueden tomar eso y que si lo hacen habrá consecuencias sobre su salud y su libertad. Tiremos la toalla como sociedad porque “los demás también les dejan”.

Esta historia me viene a la memoria cada vez que leo las noticias sobre los botellones. Culpamos a la policía por no hacer su trabajo, a los bares y a los supermercados, culpamos a todos menos a los que tenemos que culpar: la culpa es nuestra, estamos fracasando como sociedad.

Se comete además una terrible injusticia: las administraciones tienen cerrados los pubs, que han tomado todas las medidas imaginables para garantizar nuestra seguridad, mientras consienten el botellón, que es ilegal pero con el que no se meten. ¿Motivaciones electorales? Vayan ustedes a saber, la política es muy fría en esos cálculos y cada voto cuenta.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 5 de Enero de 2021

lunes, 4 de enero de 2021

2021, empezamos regular

Aglomeraciones el sábado día 2 de enero, igualitas que las de junio. No aprendemos.
Foto: La Voz de Galicia

Qué más quisiera yo que el primer artículo de este nuevo año fuera en tono optimista, pero no es el caso. No sé si es algo genérico o sólo me pasa a mí, pero comienzo este año 2021 cansado, lejos de esa sensación de ánimo y de ilusión por estrenar un calendario que otros años sí suelo tener y que en esta ocasión me resulta ajena. En estas dos últimas semanas he disfrutado de las primeras vacaciones “en serio” desde 2019, y pensé que eso me ayudaría a empezar el año con buen pie, pero no, no está siendo así.

Estamos fatigados de pandemia, de mascarillas, de preocupaciones, de tensión… la vacuna que se ha comenzado a distribuir es una gran esperanza, pero no lo suficientemente ilusionante como para que sintamos que el peso de la losa que tenemos encima se aligere demasiado.

A probablemente incremente este pesimista estado de ánimo con el que comienzo el 2021 ver las imágenes que estos días se han publicado en diversos medios de la chavalada haciendo el ganso en las calles de nuestra ciudad, a lo que se une las que no se publican porque son en sitios más oscuros como el parque de Rosalía o el Carmen, ubicaciones en que todos (salvo la policía por lo que se ve) sabemos perfectamente que hay botellones día sí día también. Pero la culpa es de los bares, ya saben. En Junio de 2020 hubo imágenes exactamente iguales y se montó un gran escándalo... que no sirvió de nada porque volvemos a las andadas. Da igual, qué más da...

Me choca muchísimo que en lugar de preocuparse cada cual por lo que hace con su propia seguridad estemos linterna en mano a la caza de culpables ajenos. La víctima más fácil de localizar son los bares, claro está, porque “tienen la culpa por vender alcohol”, como si las gasolineras fueran las responsables de las muertes por exceso de velocidad en las carreteras. Es la naturaleza humana, y concretamente la española: en lugar de responsabilizarnos de nosotros mismos preferimos tirar de chivo expiatorio para dormir mejor.

Pues no, señores míos. Los papás y mamás de esos críos pasan de todo. Es más me juego algo a que les financian las borracheras porque estoy seguro de que mayoritariamente los chicos no se pagan trabajando las botellas que compran en el supermercado y llevan en bolsas a los parques (y que nadie entienda que culpo a los vendedores, que si despachan licores a mayores de edad no tienen responsabilidad alguna). Pero es más fácil decir que la culpa es de Papá Estado, los bares o el cha cha chá. Cuando en unos días nos decreten nuevos cierres porque hemos sido tan imbéciles como para tomarnos esto a chirigota (otra vez) protestaremos.

Comienza un 2021 con los vicios del 2020, las cargas y las preocupaciones, y sólo con un atisbo de esperanza en unas vacunas que todos esperamos como el Santo Advenimiento y que poco a poco nos van matizando que no serán la panacea y nos permitirán sacarnos las mascarillas al día siguiente del pinchazo.

Tenemos para un ratito con todo esto así que el mensaje clave es sencillo: no bajen la guardia.

Feliz año nuevo y que nos vaya bien a todos.