viernes, 18 de octubre de 2013

Euros por firmas... o no...

La que has liado, amigo Paco. Hay que ver lo que se puede hacer con un blog que, como el tuyo, es leído y seguido por tus muchos amigos y, quizás con más intensidad y una lupa de más aumentos, por los escasísimos enemigos que quizás puedas tener como tenemos todos. En tu caso seguro que se quedan en meras antipatías, dudo que enemistades.

Todo comienza con un comentario que haces sobre que los promotores de las recogidas de firmas para el HULA cobrarán un euro por firma. A partir de ahí, se abren las puertas del infierno, porque ya se sabe que cualquier cuestión relacionada con la cartera despierta tantas sensibilidades o más que las relacionadas con la salud, lo cual, dicho sea de paso, debería hacernos pensar y reconsiderar nuestras prioridades.

La información, facilitada por un miembro de la comisión organizadora (que hablaba de un euro por firma) genera una avalancha de comentarios y ríos de bytes (la tinta vendrá hoy). La pregunta más repetida ¿y de dónde sale el euro? Pues verán, no es un euro que podría ser más, y sale del Parlamento de Galicia, de los bolsillos de los ciudadanos a través de sus impuestos.

La Iniciativa Legislativa Popular está regulada en nuestra comunidad por la Ley 1/1988, de 19 de enero, de iniciativa legislativa popular ante el Parlamento de Galicia. En su artículo 13 dice esta norma lo siguiente: “El Parlamento resarcirá a la Comisión promotora de los gastos justificados realizados, hasta un máximo de 100 pesetas constantes por firma válida recogida, siempre que la proposición de ley sea tomada en consideración por el Parlamento”. Lo de las 100 pesetas “constantes” es lo que me hace pensar que se refiere a que se actualizarán aunque no sé si exactamente con el IPC. Si fuera con este último, como del 88 a hoy es del 148% según el I.N.E., convierte esas 100 pesetas en 248, es decir, 1,49 euros. Puede haber algún cálculo mal, así que no me coman si me he colado en esto que soy de letras. Además por mucho que he buscado las explicaciones sobre el término de dinero "constante" no me resultan muy claras.

Pero lo importante es fijarse bien en el texto de dicho artículo. Lo primero que es relevante es que marca una condición: que la iniciativa sea tomada en consideración, esto es, que el Parlamento vote favorablemente para que siga su tramitación, cosa que si hay el más mínimo inconveniente legal sería imposible. No es que tenga que ser aprobada para poder acceder a la financiación, sino simplemente tiene que haber esa figura legal de la "toma en consideración". Vamos, que se llegue a debatir.

Lo segundo es que no es una cantidad fija que se entrega a los promotores en plan “premio”, que es lo que parece en una primera lectura, sino que se trata de un pago de gastos justificados. Cuando dice “justificados” quiere decir que han de ser contra presentación de facturas y de cosas que tengan que ver con el fin del tema. Vamos, que no cuela la factura del traje de novia de una sobrina ni el viaje a Canarias del yerno. Tienen que ser cosas razonables, y con factura.

Y lo tercero y más importante de todo es que es un derecho que no es obligatorio ejercer. Si no se presenta una petición, si no se justifica ni un euro, no se cobra ni un euro. Y tanto Abre la Muralla como la Federación de Vecinos han anunciado ya que no van a cobrar ni un duro aunque la ley les ampare. Lo han dejado meridianamente claro, tras la publicación de tu artículo.

Amigo Paco, se te acusa de no contrastar, como periodista que eres, la información que ofreces y en que parece que das por sentado que van a cobrar algo. Lo que no dicen quienes te acusan es que en un artículo periodístico esa información tendría base porque la publicaste basándote en un dato dado por un miembro de la comisión organizadora (ahora dicen que era broma, curiosamente).

Pero es que encima tu blog es un diario de tus andanzas y de comentarios y cosas que te cuentan, no el Boletín Oficial del Estado. Tú simplemente mencionas el tema porque quien te lo ha contado ha sido un miembro de la organización, y como tal comentario lo cuentas. Es perfectamente lícito y transparente, pero es también fácilmente malinterpretable, sobre todo si hay quien desea hacerlo. Personalmente creo que has explicado que no hay financiaciones oscuras tras esta iniciativa pero hay quien, quizás con la sensibilidad a flor de piel, ha entendido lo contrario.

Parece que lo que se intenta ahora es linchar a alguien, colgarlo de un pino, pero es que con todo este asunto hay muchos nervios. Dudo mucho de una presunta conspiración (esa palabra se lee mucho últimamente) para desacreditar lo de las firmas, aunque puede que haya quien quiera pensarlo o presentarlo así para sentirse importante, pero lo veo más como una paranoia que como una teoría mínimamente creíble.

Por otro lado tampoco tenemos por qué no creer a la organización cuando afirma que no se va a cobrar nada, y esto es fácilmente comprobable ya que de hacerse sería un acto público (pagaría el Parlamento, no la mafia siciliana) y entonces se armaría la de Dios es Cristo… y en gran parte gracias al artículo de Paco Rivera, que ha sido la mecha que ha permitido aclarar este tema, lo cual es importante. Quizás si no hubiera salido a la luz las cosas habrían sido diferentes, pero salió.

Puede parecer que defiendo a Paco Rivera, y es cierto, porque entiendo que no ha hecho nada malo, sólo ha publicado en un blog una información facilitada por un miembro de la comisión organizadora. Ni eso tiene por qué implicar que le haya presionado nadie para publicarlo, ni que haya una conspiración maligna para acabar con esta iniciativa.

También puede parecer que defender a Paco es atacar la iniciativa. Nada más lejos de la verdad, ya que desde el minuto 0, y cuando era supuestamente muy incómodo para algunos defender este tema públicamente (ahora ya es más fácil, que hay muchas firmas) yo lo hice en este blog y allá a donde fui. Claro que queda saber si tras todo esto se esconden motivos políticos. Quizás sí, como las hubo detrás del “Nunca máis”, del “No a la guerra”, o de la movilización tras el 11-M que hicieron ciertos partidos, pero eso no restaría ni lo más mínimo la importancia de la reivindicación. Si se usa como rampa de lanzamiento ya se castigará ese uso, pero no el fondo del asunto con el que hay que estar de acuerdo. Lugo merece esos servicios.

Mi firma es una de las miles que están en esos papeles. La aporté porque creo que el fin es noble, y eso no me ha impedido ser crítico cuando entendí que había que serlo, tanto con los organizadores como con quienes pretendían convertir esto en una caza de brujas a favor o en contra de la iniciativa, y precisamente estoy convencido de que es lo que está pasando ahora. Se está convirtiendo en un espectáculo de circo, tal y como denuncia en el artículo del miércoles de su blog Joaquín García Díez (artículo con el que no puedo estar más de acuerdo) y eso evita que las cosas se debatan serenamente, que es como tienen que hablarse.

Tengo el dudoso honor de que me pusieran pingando desde ambos lados, tanto los favorables como los desfavorables al tema de las firmas (mis broncas en algún foro fueron sonadas), quizás por entenderme mal o por pensar que me movían motivos ocultos, y tal vez por eso comprendo a Paco Rivera más que a otros que siempre se ponen de perfil y no dicen nada. Paco no dice ni una sola palabra contra el tema de las firmas, y nos dice la tradición que "quien se pica, ajos come". Otro tema sería que hubiera denunciado en falso una cuestión ilegal o inmoral.

Pero al final uno sólo se debe a sí mismo. Y yo creo en la reivindicación del HULA. Sólo en la reivindicación, no en lo que pueda tener escondido, e incluso puede que ni siquiera en todos sus promotores, aunque sí en muchos de ellos, movidos por la buena fe y la preocupación por los lucenses, por sus familias y por ellos mismos. Pero la apoyaré, y si intentan usar ese apoyo para otra cosa, lo denunciaré.

Quiero que el HULA tenga las dotaciones demandadas. Teóricamente todo esto va de eso. Lo demás es distraernos de ese objetivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.