martes, 11 de febrero de 2014

Hablemos de la fábrica de la luz

Un alquiler de 445 euros mensuales... no está mal
El PP de Lugo ha puesto sobre la mesa de nuevo un tema de interés, creo yo, que es el de uno de los muchos edificios “fantasma” que hay en la ciudad. En este caso se trata de la antigua fábrica de la luz, que lleva años abandonada, y que en 2008, es decir, hace ya seis años, se adjudicó a una empresa para su restauración y puesta en funcionamiento a cambio de un canon (es decir, un alquiler) de 445 euros al mes.

Hace ya bastante habíamos repasado un poco este tema en otro artículo, pero como todos somos de memoria frágil (incluido yo) conviene darle una vuelta al tema a la luz de la actualidad.

Inauguración en mayo de 1.999
En mayo de 1.999, siendo alcalde Joaquín García Díez, la entonces Consellería de Familia dirigida por la lucense Manuela López Besteiro llevó a cabo un proyecto de rehabilitación de la antigua fábrica de la luz mediante escuelas taller. En la inauguración se pudo ver un edificio restaurado, operativo y funcional… que con el cambio de gobierno y la entrada de Orozco quedó abandonado durante años.

Se acordaron de aquello unos lustros después, y había pasado ya tanto tiempo que las instalaciones se deterioraron y había que meter dinero otra vez, así que el equipo del señor Orozco, con su buen amigo Liñares a la cabeza, sacó un concurso para que una empresa arreglara el tema, pusiera la fábrica a producir, y a cambio pagara al Ayuntamiento un alquiler en forma de canon… un alquiler de 445 euros al mes por el uso y disfrute de ese edificio. Es una pena que no dejaran dar ideas, porque ese alquiler lo pagaba yo por montar ahí mi casa y poner abajo una cafetería, que daría mucho más servicio a los lucenses en un sitio tan bonito.

Aquí estaba la "molesta" placa
Si mal no recuerdo, en el 2008 antes de sacar el concurso el Ayuntamiento pagó una generosa cifra (me suena algo más de un millón de euros) para reparar el edificio, aprovechando para sacar la placa que rememoraba la rehabilitación realizada en el mandato de Joaquín García Díez (hay cosas que parece que molestan a algunos) y metiendo un dinero en ese edificio que aprovecharía la empresa concesionaria. Vamos, lo que viene siendo una inversión "inteligente" (obsérvense las comillas que dan un toque de ironía a la frase).

Llámenme desconfiado, pero sabiendo presuntamente lo que presuntamente sabemos hoy del señor Liñares, recuerden, el buen amigo de Orozco, metido en medio de esa operación y habiendo una concesión a una empresa por un importe tan ridículo a uno le da en qué pensar, sobre todo cuando leemos que la grúa ingresaba 450.000 euros por un servicio que costaba 217.000.

Ahora entiende uno muchas cosas. Se comprende por qué el PSOE considera que las privatizaciones son más caras que los servicios públicos, porque suman a la factura inflada las presuntas mordidas de sus colegas, las presuntas comisiones, los presuntos sobornos y los presuntos chanchullos. Así claro que sale más caro.

El PP de Jaime Castiñeira ha acertado de pleno poniendo este tema sobre la mesa y pidiendo que se rescate una concesión que se otorgó hace 6 años y que sigue sin mover una piedra en la fábrica de la luz. Tiene razón, y ya puestos les voy a hacer una sugerencia: propongan dar a ese edificio un uso más público. Si las turbinas funcionan pueden ser un atractivo para una instalación lúdica. Por ejemplo la cafetería de la que les hablaba antes, con una estupenda terraza junto al río, con un merendero que ya existe, es una fantástica opción.

Y si encima podemos generar electricidad para rebajar la factura de la luz que pagamos entre todos, miel sobre hojuelas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.