martes, 15 de abril de 2014

Sudokus horarios museísticos

Me alegro enormemente de la gran popularidad de los sudokus. Eso facilitará mucho a los visitantes la comprensión de los horarios de las oficinas de turismo y salas de exposiciones del Ayuntamiento de Lugo, ya que establecen tres categorías de horarios por meses y dentro de cada una de ellas otras tres según el día de la semana. Por si eso fuera poco, los horarios no coinciden, con lo que cada una de las salas, centros y demás tienen su propio problema matemático a resolver con paciencia y un lápiz.

Los horarios de los museos de Lugo.
Búscate la vida.
La nota de prensa colgada en la confusa y poco atractiva web www.lugoturismo.com aclara más bien poquito, porque entre otras cosas asegura que las salas de San Roque y Porta Miñá se abrirán “a mediados de abril”, sin especificar más. Eso anima notablemente a los turistas a no acudir a ver si está abierta o no está abierta la salita en cuestión.

Abrir un museo dos horas los domingos o cuatro por la semana (dos horas por la mañana y dos horas por la tarde) implica que no se tiene mucha fe en su importancia, lo cual hacen poco justificables las inversiones millonarias que se han metido en esos centros, vendidos en su día como la gran referencia turística y cultural de la ciudad.

Que un turista no pueda hacer otra cosa que dar vueltas a la Muralla hasta las once de la mañana, ya sea verano o invierno, es triste. Creo que no conozco ninguna ciudad donde los museos o lo que sea estén cerrados a cal y canto hasta la hora del café de media mañana.

En las ciudades normales los museos suelen abrir de 10 a 19 horas ininterrumpidamente, al menos en verano. Que en invierno abran a las 11 se puede entender, pero no durante la época de mayor afluencia y menos aún que cierren durante unas horas para echar la siesta.

Lo que más me sorprende es que no se comprende bien qué personal contratan para estas salas. ¿Los tienen a media jornada? Porque salvo los meses de junio y julio en el centro de interpretación de la Muralla, rimbombante y exagerado nombre que tiene la oficina de turismo municipal, en que abren 47,5 horas semanales, el resto de los centros abren entre 14 y 33 horas a la semana, lo que no completa ni siquiera una jornada laboral completa.

Se me podrá decir que no hay dinero para tener tanta sala abierta, y podría compartirlo, pero entonces les deberían haber avisado de dónde se metían ya que su inteligencia preclara no ha llegado a darse cuenta de los costes de mantenimiento de la pléyade de micro-museítos que han montado. Y es algo de sentido común. No sólo es construir, es mantener.

Si yo fuera turista haría lo que hacen los visitantes de la ciudad: ir al museo provincial, visitar la Muralla, la Catedral y marcharme a la playa. Así nos va.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.