jueves, 3 de marzo de 2016

Apoyos envenenados

De apoyos envenenados hemos hablado varias veces. Hoy toca otra vez retomar el tema gracias al olfato y la buena profesión de Paco Nieto, periodista y amigo con el que tengo el orgullo de compartir micrófono los lunes en Radio Lugo en el “Club de Opinión”.

Tertulia Arias-Candia
Foto de El Progreso
En el debate del jueves pasado en Telelugo, que presenta Paco y que supongo que seguirían atentamente los compromisarios que han de votar en el congreso provincial del PP de este domingo, hizo preguntas incómodas a ambas aspirantes al trono. Me parece lógico y creo que el buen periodismo es precisamente eso, el poner sobre el tapete los temas a los que quienes se enfrentan al tercer grado no les apetece contestar. Para dar jabón ya están otros medios.

Paco preguntó directamente a Raquel por la famosa “espantá” de mayo, cuando renunció al acta de la concejalía de Sober. Sentó mal, y me incluyo, porque sonó a “como no ganamos la Diputación no me quedo”. La pregunta, que aparentemente podría dar lugar a una incomodidad por parte de Raquel sirvió para que pudiera explicar su postura: que probablemente sí cometió un grave error al no explicarlo bien, pero que no estaba en condiciones de aceptar el desafío de ir como portavoz a la Diputación por un tema de salud, y de hecho las coincidencias de la vida hacen que el día que Elena Candia tomó posesión como Presidenta, Raquel estuviera en el HULA, en un quirófano, sometida a una intervención que la tuvo fuera de juego unos meses. Posiblemente el ser una persona celosa de su intimidad, cosa respetable, hizo que no explicara suficientemente este tema.

La otra pregunta incómoda, esta vez planteada a ambas pero peor para Candia, fue relativa a la participación en el Congreso del PP de una persona concreta: Jesús Vázquez, presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Lugo, que apoya y hace activa campaña en favor de Elena simultáneamente a sus reiteradas campañas en contra del PP.

Tengo que reconocer que el primer sorprendido fui yo. No sabía que Vázquez seguía siendo afiliado del PP. Sé que lo era hace muchos años, cuando Cacharro presidía la Diputación de Lugo y podía otorgar generosas subvenciones a las organizaciones afines, pero pensé que tras aquella etapa había ido a buscar prados más verdes. De hecho ir fue, aunque no renunciara a su condición de afiliado esperando, imagino, a que la rueda girase y le fueran de utilidad los trienios en el Partido. Eso viste mucho.

El afiliado al PP Jesús Vázquez haciendo campaña...
Lo que tiene su guasa es que una persona que no solo no ha asomado la nariz por el PP en los últimos lustros sino que ha combatido al Partido de forma pública y notoria, siga siendo afiliado, y encima haya participado vivamente, según me cuentan, en la lucha por la Presidencia Provincial del PP en favor de Elena Candia. Hasta le ha organizado reuniones con afiliados y esas cosas por lo visto, cosa que ha sentado bastante mal en las bases, y con razón.

“¿Y lo dices tú” podrá decir alguno, “que te diste de baja hace un año y pico y hablas mucho de esto?”. Pues sí. Verán, yo me di de baja del PP porque estaba harto de muchas cosas y a muchos niveles, pero opinar es libre. Evidentemente si la parte más cercana, es decir, el partido a nivel local hubiera sido otra cosa probablemente seguiría dentro, pero no me gustaban ni los usos ni las maneras que veía. Y precisamente por eso me interesa enormemente el proceso abierto actualmente, porque sigo teniendo afinidad ideológica aunque por supuesto haya cosas que no me gustan como la peste a corrupción que asola un partido del que en otros momentos me podía sentir orgulloso.

Que Raquel Arias se pueda hacer con el mando en el PP de Lugo supone, en mi opinión, una ventana abierta a la renovación real del partido en el aspecto más importante: las formas y los mecanismos de participación, y una esperanza para que algunos podamos plantearnos volver a formar parte de sus filas. El anunciado continuismo de la otra lista no me convence.

El puño de hierro ha de acabar
Los tiempos en que el “puño de hierro” decidía de arriba abajo han de acabar, y si no lo hacen obviamente lo que se extinguirá será el propio partido tarde o temprano. La Sociedad no perdona. Tiene que haber una evolución y Raquel fue la que llevó ese tema como bandera desde el primer momento y la que me merece mayor confianza para concretarlo.

Desde luego, viendo los intereses que muchas personas que representaron durante décadas todo lo contrario a esta libertad de expresión y de movimientos, la esperanza de que esto ocurra se diluye día a día. La probable (que no segura) victoria de Candia apoyada en ciertas personas de dudosa capacidad democrática e incluso de discutible afinidad con la ideología de un partido al que combate, hace que personalmente tenga mis reservas.

Este tipo de elecciones son un caldo de cultivo para sacar a relucir filias y fobias. A mí me ha pasado por ejemplo con el caso de Jaime Castiñeira, una persona que considero que no ha logrado conectar ni con el pueblo de Lugo ni con los afiliados del PP y al que precisamente por eso considero un lastre, un apoyo envenenado para Raquel. Mucha gente de la ciudad de Lugo se ha decantado por Elena pensando erróneamente que Raquel pretende perpetuar a Castiñeira, cosa que no solo no ha dicho sino que directamente ha negado: quien elegirá al próximo presidente de la Junta Local serán los afiliados. No hay más que hablar.

Pero el efecto que esto haya podido tener en la militancia puede darse la vuelta con el tema de Jesús Vázquez. A pesar de la opinión que se transmite sobre la figura de Jaime, puestos a elegir parece mucho más positivo su apoyo que el de Jesús Vázquez por su trayectoria, si bien esto se ha sabido menos porque desde las filas de Candia se han encargado bien de intentar esconder su participación, cosa que Paco Nieto torpedeó el otro día.

A mí, personalmente, me suena muy mal, qué quieren que les diga

8 comentarios:

  1. respeto tu postura, pero que opinas de que los Raquelistas, estén llamando a los compromisarios de Elena? Como sabes, se presentaron dos candidaturas a compromisarios, unos de Candia y otros de Raquel, 163 por cada bando ( si es que se puede llamar así), resultó ganadora la candidatura de Candia, SUS COMPROMISARIOS, lejos de aceptar la derrota, porqué se está llamando a estos compromisarios e invitándolos a cambiar de bando? y ojo, no sólo llaman sus colaboradores, ella misma también lo hace. Esas actitudes y gestos son los que quieres en tu partido Luis?
    En mi opinión , esas actitudes pertenecen a un pasado al que no quiero que mi partido regrese.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues verás, me parece razonable que se llame a la gente para invitarles a conocer las propuestas de cada una, porque entiendo que no hay "sus" compromisarios, de ninguna, sino que todos tienen la obligación moral de ser objetivos y votar a quien consideren que será mejor presidenta.

      De todas formas depende del tono de la llamada, porque por ejemplo me han contado también que hubo llamadas a alguna de las personas que avalaron a Raquel para el Congreso para intentar que firmen también por Elena y así anular ambos avales para dejar a Raquel fuera de la carrera. Si esto es cierto es gravísimo y me parecería una bajeza indigna.

      El pasado al que yo no quiero que el Partido regrese es muy reciente, tanto que podríamos llamarle presente. ¿O acaso crees que Jesús Vázquez apoya a Elena por nada? ¿No tendrá nada que ver con las generosas subvenciones a las que están acostumbrados? ¿O a los manejos de poder que hacen que salgan pancartas (contra el PP, todo hay que decirlo) de debajo de las piedras?

      Estas cosas hay que tenerlas en cuanta con seriedad, y preferiblemente dando la cara porque hacer acusaciones desde el anonimato me parece ciertamente cobarde, perdone que le diga...

      Eliminar
    2. Por cierto, precisamente por estas cosas y algunas más ya no es "mi partido"...

      Eliminar
    3. Los compromisarios representan a los militantes del PP de la ciudad. No son compromisarios ni de Elena ni De Raquel. Ya es lamentable que este proceso se haga a través de compromisarios pero esa práctica borreguil de que alguien te dé la papeleta ya cubierta debería estar denostada. Para más INRI, se habla de COMPROMISARIOS de Elena con mayúsculas.El lenguaje traiciona a algunos.

      Eliminar
  2. Pois a min non me estraña nada de todos estes "tejemanejes" do Sr. Vázquez. Os que o coñecemos desde hai moitos anos fóra do ámbito da política sabemos que é un oportunista sen ideoloxía e sen escrúpulos.

    ResponderEliminar
  3. Luis Latorre Real3 de marzo de 2016, 12:24
    Pues verás, me parece razonable que se llame ajá, está bien, pero.........me han contado también que hubo llamadas a alguna de las personas que avalaron a Raquel para el Congreso para intentar que firmen también por Elena y así anular ambos avales para dejar a Raquel fuera de la carrera. Si esto es cierto es gravísimo y me parecería una bajeza indigna.

    RESUMIENDO, que qué lo haga Raquel te parece bien, que lo haga Elena, no. Qué ecuánime!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no. A ver si me explico: Lo que me parece razonable es que se llame a alguien para decirle "oye, mira es que esto es lo que yo propongo y me gustaría invitarte a replantearte tu postura". Eso lo veo normal, parte de una campaña, siempre y cuando se limiten a argumentar y no a forzar. De ahí que diga que depende del tono de la llamada.

      Pero eso es una cosa y otra muy diferente intentar anular el aval de una persona con la táctica que también avale a la otra. Eso es una maniobra que encima es probable que se haga mintiendo, dicendo que no pasa nada por avalar a las dos, por ejemplo.

      Lo primero es una argumentación. Lo segundo una argucia. Si consigues convencer a alguien me parece correcto, si lo que haces es intentar sacar al otro de la carretera no me parece bien.

      Creo que la diferencia es notable.

      Eliminar
  4. La culpa no es de Jesús Vázquez, sino de quienes lo protegen, lo subvencionan, lo adulan, le dan "cancha"...

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.