martes, 8 de marzo de 2016

Rotunda victoria de Elena Candia



Ya fue el Congreso Provincial del PP y ya tenemos ganadora: Elena Candia. Con un margen más que holgado, el resultado capicúa (512-215) arroja que más que duplica a la candidatura de Raquel Arias por lo que la victoria es inapelable y rotunda.

Es curioso como estando fuera de todo esto me siento derrotado, porque como saben los que leen esto yo apoyo a Raquel Arias y lo que entendía que proponía para el PP de Lugo. Pero es lo que tiene marcharse de una agrupación, que dejas de poder influir directamente en sus decisiones porque te autoexcluyes de la votación. Al menos queda opinar…

Ahora toca ver qué pasa y estar pendiente de si las promesas de democracia interna, participación y más poder para la militancia se cumplen. Espero que sí.

En cualquier caso hay ciertas cosas que son difícilmente discutibles: la primera de todas es que es sano que haya más de un candidato a puestos directivos en los partidos políticos. El debate interno es higiénico por definición, aunque en este caso se ha echado de menos más confrontación de ideas y menos de personas. Probablemente la falta de experiencia del PP en tener elecciones que no estén decididas de antemano ha pasado factura y ha hecho que a algunos se les haya ido la mano con las presiones. Herencia de tiempos pasados que parece que se resisten a desaparecer.

Los temas que están ahora sobre la mesa son principalmente dos: el significado del resultado de las votaciones y cómo sanar las heridas que la batalla ha generado.

En el primer punto la cosa es más que obvia: la militancia ha optado por una línea continuista con lo que entiendo que están contentos con lo que había, lo que hace que esté contento de no estar porque yo no lo estaba. Por otro lado se ha reforzado enormemente a Elena Candia, mucho más que si hubiera sido la única candidata. Para aquellos que pudiéramos tener dudas sobre su apoyo en el PP, es mucho más limpio, transparente y alentador el 70% de Elena en estas elecciones que el 95% de Baltar en Orense. Incluso un 51% sería más significativo que esa sospechosa cuasiunanimidad.

Los congresos a la búlgara, sin vencedores ni vencidos, son un error en una formación política. Es importante que la gente pueda optar y elegir, que haya más de una persona con ganas y arrojo para querer ponerse al frente del grupo y que se pueda dar una victoria a alguien que se enfrenta a algo más que el aire, y estoy convencido de que refuerza enormemente no solo al que gana sino al conjunto.

Obviamente es menos bueno para el que pierde, pero es lo que tiene la democracia, que a veces ganan los otros. Y ahí entramos en el segundo punto, la curación de los bofetones, que por muy guante blanco que se hayan puesto en ocasiones, siguen siendo bofetones.

Se habla de integrar a la candidatura no elegida con la victoriosa. No estoy muy convencido de que ese sea el camino. Sería como si tras las elecciones el partido que gana tuviera que meter en el gobierno a representantes de todos los perdedores. No tendría sentido. Vale que esto no es el Parlamento, pero el símil es razonablemente aplicable.

Lo suyo es que quien ha ganado dirija el Partido con sus propios criterios y que los demás echen una mano, incluso haciendo una sana crítica cuando vean cosas que no les gustan. Se supone que ese es el gran cambio que el PP de Lugo ha experimentado en estas semanas: que se valora la libertad de expresión y se debería incluso incentivar la crítica constructiva. Veremos si esto es cierto o solamente una promesa de campaña, cuyo destino conocemos todos al día siguiente de las elecciones.

Felicidades a los vencedores, a Elena Candia y su equipo, a Quique Rozas, Teresa Taboada, Iravedra, Balseiro, Jesús Vázquez y todos sus apoyos, incluso aquellos con los que esto me ha costado un disgusto (que manda carallo también). Han salido victoriosos de este proceso y en sus manos está mejorar el PP para adaptarlo a lo que la sociedad exige.

Ojalá sea así. De verdad que me gustaría mucho que el PP vuelva a ser un partido en que poder confiar. Ideológicamente somos razonablemente próximos, pero en el resto les queda mucho por andar.

6 comentarios:

  1. Me pareció espectacular Raquel Arias en su discurso previo a la votación, hablando de que había plantado estos días la semilla de la democracia en el pp de Lugo y que esperaba que germinara.....
    Planta ahora la semilla de la democracia después de 30 años favorecida por la dedocracia.....
    También habló de valentía ..... Si antes no había democracia y no le gustaba , por qué no fue ella valiente y dio un paso al frente para cambiar las cosas ¿ Quizás tenía miedo de que le movieran la silla que consiguió gracias a ese sistema no democrático ¿
    Me tiene hipnotizado esto de la política ... Que mundo más interesante !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás tan valiente sería hacer ese mismo comentario sin refugiarse en el anonimato, pero sobre gustos...

      Eliminar
    2. ? Y algún comentario sobre el contenido ¿

      Eliminar
    3. Pues que es una opinión tan respetable como cualquier otra, aunque yo personalmente no la comparta.

      Eliminar
    4. Pero que insisto en que pierde bastante fuerza cuando se pide valentía desde la postura de tirar la piedra y esconder la mano.

      Eliminar
  2. Una de las cosas más positivas de este congreso va a ser la salida del banquillo del señor Rozas,
    Que lo hayan tenido " sin jugar " todo este tiempo es algo incomprensible y retrata al " entrenador" de su equipo , que pone delante de los intereses del partido y de los ciudadanos sus inquinas personales ( y todo ello con la connivencia de varios concejales )

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.