martes, 22 de noviembre de 2016

Lugo se puede quedar sin marquesinas en las paradas de autobús


Una de las marquesinas que puede desaparecer,
en Ángel López Pérez
Lugo no anda muy sobrado de mobiliario urbano, por lo que es más grave la situación que se ha generado por la ineptitud de quien haya redactado en 2001 el contrato que dotó de marquesinas a algunas de las paradas de autobús urbano.

Por si no saben de qué va la cosa el resumen es que en aquel año se sacó un pliego de condiciones para explotar la publicidad de las marquesinas de autobús a cambio de que se instalasen esas estructuras en varios puntos de la ciudad. El problema es que al genio que lo escribió (y los que posteriormente lo revisaron y aprobaron) se le coló poner que ese mobiliario urbano quedaría en poder de la ciudad al acabar el contrato, con lo que si la empresa quiere hacerlo (que querrá) se las puede llevar ahora que ha finalizado. O volver a cobrarlas. De hecho la vigencia del acuerdo terminó en septiembre y siguen explotando la publicidad sin contrato, pero ya sabemos que en Lugo es no es noticia porque pasa con muchísimas cuestiones del Ayuntamiento.

Muy sobrados de marquesinas no andamos
Esta ciudad es peculiar, y los que son de derechas hacen o piden cosas que recuerdan a la izquierda y viceversa. Por lo que se ve al gobierno local de aquel momento, en manos de los mismos que ahora y supuestamente de izquierdas, les pareció normal que se cediera un espacio público para sustento de publicidad privada a cambio de… nada, como se ha demostrado, ya que tras quince años de que las empresas pagasen religiosamente sus cuotas por los anuncios en ese soporte supuestamente público nos podemos quedar como estábamos.

Si les soy sincero nunca he entendido bien el tema de la publicidad, los ingentes recursos que se destinan a ella y, por lo tanto, los grandes beneficios que genera, pero está ahí y no vamos ahora a discutir si es o no es cierto que funciona, se ve que sí. Pero lo que está muy claro es que nuestro Ayuntamiento no acaba de pillarle el tranquillo a que todos nos podamos beneficiar de las campañas hechas en soportes públicos.

Hay otras cuestiones también llamativas en este tema de la publicidad, como que se incluyera la explotación de la propaganda en los autobuses urbanos en el contrato de la red urbana de transporte público, lo que privará al ayuntamiento de importantes ingresos por razones que desconozco. De hecho tengo mis serias dudas sobre la legalidad de incluir las dos cosas en un mismo contrato porque no es lo mismo la actividad económica de transporte de viajeros que la de publicidad, y no sé si las empresas que pujaron por el lote están capacitadas (cosa obligatoria según la ley de contratos) para poder hacer lo segundo. Si yo fuera la oposición lo miraría, aunque ya sabemos que puede que sea demasiado trabajo para algunos.

Pero esos temas parecía que no tenían consecuencias porque como se paga con dinero privado y no son cuestiones que repercutan directamente a los lucenses (o eso creen muchos) podían ir colando. Esto es diferente porque puede suponer que nos mojemos (más) esperando al autobús.

Las más antiguas probablemente sean las que se salven
Y no será porque no hubiera experiencias previas. En los años 90 el alcalde Joaquín García Díez hizo también un pliego para dotar la ciudad de mobiliario urbano, pero lo consiguió gratis a cambio de la publicidad que se pusiera en el mismo, "quid pro quo". Eso sí, tuvo la precaución de especificar que al terminar el contrato las instalaciones quedarían para la ciudad, es lo lógico.

Me pregunto si la empresa o empresas que durante tres lustros se lucraron utilizando suelo público pagaron tasas de explotación de ese espacio, en una ciudad que recuerden que tiene las tasas de terraza más caras de toda Galicia, que es mucho decir. Probablemente no, total, entre pillos anda el juego.

Así que ya saben, si en unos días ven que se empiezan a arrancar las marquesinas de los buses ya saben por qué es, por ineptitud de nuestros gobernantes… y si no se quitan probablemente será porque las hemos vuelto a comprar con dinero público, por, adivinen... ¡sí!, ineptitud de nuestros gobernantes.

En fin, quizás a algunos no les parezca grave, total en Lugo en esta época apenas llueve…

2 comentarios:

  1. Lo que se cedió espacio público a cambio de nada lo veo exagerado. Durante 15 años se han mantenido las marquesinas para comodidad de los usuarios del transporte urbano, por tanto si que ha habido un beneficio. Que se podía haber hecho mejor, claro, pero decir a cambio de nada....

    ResponderEliminar
  2. De nada material. Se ha utilizado como paraguas un soporte publicitario. La ciudad no gana nada...

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.