martes, 31 de enero de 2017

Defender la transparencia o practicarla

El artículo 20.1.d) de la Constitución española recoge el derecho a comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. Este visionario apartado de nuestro texto fundamental es una expresión amplia de la conocida como libertad de prensa, y hoy día tiene más sentido todavía con la difusión de contenidos a través de plataformas digitales libres basadas en Internet.

Obviamente no voy a ser tan pedante como para considerar este blog un medio de información a la altura de El Progreso, La Voz de Galicia o de cualquier emisora de radio o televisión de nuestro entorno, solo faltaría. Pero sí que creo que, desde su modestia, “Historias desde Lugo” es un pequeño lugar de encuentro para conocer cuestiones que atañen a nuestra ciudad. Unas veces es simple opinión y otras difunde datos que no se sabían, con lo que entiendo que es la definición de un medio de comunicación por pequeño y humilde que sea, y si cuando empecé con esto la media de lectores era testimonial ahora se alcanzan con facilidad los 1.000 visitantes diarios como promedio, que no está nada mal, al menos para mí. Si encima dejara de costarme dinero ya ni les cuento, pero bueno, tampoco es mucho.

El pasado día 11 de enero remití a las administraciones públicas de nuestra ciudad una solicitud para que me enviasen las notas de prensa que mandan a los medios de comunicación. Ayuntamiento de Lugo, Diputación Provincial y Delegación Territorial de la Xunta de Galicia recibieron sendos correos pidiendo que me incluyan en el listado de envíos con el fin de tener información de primera mano. No es que no me fíe de la prensa tradicional, sino que si puedes beber de las fuentes, ¿para qué vas a esperar a ver al día siguiente la información ya masticada? Tampoco es algo que les cueste dinero, ya que Internet permite el envío gratuito de dichas notas con lo que no hay mayor problema de intendencia.

Tanto la Xunta como la Diputación me contestaron de inmediato con el envío en ese mismo momento de sus respectivas notas de prensa del día, y a partir de ahí recibo con puntualidad británica sus comunicaciones. Un ejercicio de transparencia y de generosidad informativa que quiero reconocer y aplaudir desde aquí. El Ayuntamiento, sin embargo, a día de hoy no ha contestado a mi petición, lo que viene a ser un “no” como un piano, según mi modesto entender.

En vista del éxito (dos de tres no está mal, aunque siendo sincero la que más me interesaba era la administración municipal por el carácter localista de este blog) me vine arriba y les pedí lo mismo a los seis grupos municipales del Ayuntamiento de Lugo. La respuesta fue desigual.

Ciudadanos fue el primer grupo en contestar, y de hecho lo hicieron en cuestión de minutos respondiendo afirmativamente y enviándome la nota del día con la velocidad que caraceriza al amigo Camilo. Poco más tarde lo hizo Víctor, el siempre efectivo periodista del BNG (incluyendo además un mensaje personal y muy divertido que le agradezco enormemente) y, en la misma mañana, ACE se añadió al listado de grupos que tuvieron a bien incluir este modesto blog en sus agendas de difusión, también con un amable mensaje de sus titulares. Lugonovo tardó un poco (un par de semanas) más pero también me incluyó en sus envíos, con lo que cuatro de seis grupos respondieron afirmativamente.

Los dos supuestamente “grandes”, PSOE y PP, se ve que han decidido que son demasiado importantes como para rebajarse a mandar notas a un pequeño bloguero, al igual que el Ayuntamiento de Lugo. Si les soy sincero me cuesta comprenderlo, y no porque considere importante esta (insisto, más que modesta) página, sino porque eso refleja una idea de fondo difícil de comprender.

Empecemos por intentar ponernos en su lugar. Obviamente reconozco que soy bastante puñetero en ocasiones, y dar “armas” para que te critiquen a alguien que sabes que es dado a eso es un peligro, nadie lo discute. Pero si tienes tan poca fe en tus propios argumentos que no eres capaz de enfrentarlos a la opinión ajena, mal vamos. Que Lugonovo y BNG, a los que critico con bastante asiduidad, hayan decidido enviarme sus notas me parece un acto de normalidad, de democracia y de comprensión de la función de un partido político. No meto ahí a Ciudadanos y ACE porque sorprendentemente suelo estar más de acuerdo con ambos, aunque no siempre.

En cualquier caso el hecho de dar información a quien se muestra como persona preocupada por la ciudad y los temas de Lugo no tiene por qué ser negativo y no demuestra ni un apoyo a este blog ni a mi persona. No hacerlo sí dice algo, y no es algo bueno, creo yo.

De hecho, qué quieren que les diga, si cualquier ciudadano que no le da a la tecla de forma pública, pide ser dado de alta en esos mismos listados de correo no veo por qué no se le pueden hacer llegar las notas. Se supone que recogen opiniones y posturas meditadas y confrontadas, que siguen una línea argumental y un objetivo final que es mejorar Lugo. A lo mejor es suponer demasiado.

En fin, lo que me gustaría es agradecer a la Diputación Provincial de Lugo (y en concreto a Darío Campos, su Presidente), a la Delegación Territorial de la Xunta de Galicia (de nuevo personalizando en José Manuel Balseiro), a Ciudadanos (y su portavoz Olga Louzao), BNG (con Rubén Arroxo al frente) y ACE (pilotada por Carlos Portomeñe) su buen concepto de la libertad de información. Es refrescante que sabiendo como saben todos ellos que no les voy a dar la razón por sistema (aunque espero tampoco quitársela por sistema) se hayan lanzado a enviar sus notas a “Historias desde Lugo”. ¿Es esto importante? Posiblemente no, pero sí significativo sobre la forma de entender las cosas de cada cual.

En algún momento les criticaré por las informaciones que me envían, claro que sí. También espero poder aplaudir a todos y cada uno de ellos con la mayor frecuencia posible, porque eso sería que lo hacen bien. Por ahora no he utilizado directamente el material recibido esperando a ver si los tres “pendientes” contestaban, pero creo que es una espera fútil.

Se habla mucho de transparencia y aquí hay quien la reclama y quien la practica. Ya ven...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.