miércoles, 1 de febrero de 2017

¡El libro ya está terminado!

Tras un fin de semana totalmente bipolar, en que tuvimos la alegría de ver a amigos y un disgusto por un tema que no viene al caso, el lunes por la mañana primera hora recibí una llamada que no me esperaba porque contaba con ella más adelante: “Luis, soy Emilio de La Voz de la Verdad”. Al saludo le siguieron cinco palabras mágicas, “el libro ya está terminado”, que me provocaron un vuelco en el estómago. Casi me atrevería a decir “literalmente” porque va a ser que al final soy más nervioso de lo que pensaba.
Como no podía ser de otra forma me faltó tiempo para avisar a mi madre, “coautora” debería aclarar, para ir corriendo a buscar un ejemplar y verlo físicamente. Ya saben el “a ver cómo ha quedado”... Y quedó muy bien, para qué nos vamos a engañar. Ha merecido la pena el esfuerzo de poner un buen papel y también confiar en una imprenta local, que hace las cosas como Dios manda.

Por la tarde tocó ir a ver a Suso, Don Jesús de la Galería Sargadelos, para llevarle unos ejemplares que nos pidió para poner en el escaparate y así poder anunciar ya en firme que este sábado día 4 de febrero a las 12:00 horas se presentará “Restaurante Verruga: Historias y recetas”, un modesto librito de recuerdos del que fue (ahora ya podemos decirlo sin que parezca interés comercial) uno de los mejores restaurantes de Galicia, que es mucho decir.

El escaparate de Sargadelos
El libro es un homenaje a Doña Emilia, a quien está dedicado como no podía ser de otra forma, y su marido Cándido. Pero también a Miluca y Luis, mis padres, que fueron los que estuvieron más tiempo implicados en el restaurante. En el caso de mi madre, toda su vida, literalmente hablando, ya que tenía 6 meses cuando Emilia cogió el timón del restaurante, y 40 añazos, que se dice pronto, en el caso de mi padre. Los dos renunciaron a mucho para estar allí. A sus carreras como maestra y árbitro respectivamente, a tiempo libre y a muchas otras cosas que se compensaron con la belleza de un negocio esclavo y puñetero pero también muy bonito.

El Verruga ya no existe, pero ahora sí que podemos decir que quedará ahí un pequeño recuerdo de su paso por el mundo. Lo único que me apena del libro es que mi abuela no esté aquí para verlo, porque sé que le habría encantado.

Ya sé que aún faltan unos días, pero ya les digo que están invitados. Este sábado a las 12 en la galería Sargadelos, presentación de “Restaurante Verruga: Historias y recetas”.

3 comentarios:

  1. Enhorabuena!!!!. María Buela

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena!
    Excelente trayectoria la del emblemático Verruga, que efectivamente era una referencia no sólo a nivel lucense, sino también gallego.
    Una pena que no haya tenido continuidad...

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.