martes, 26 de septiembre de 2017

''V'' de vándalos


Si hay un punto estratégico para la cultura y el turismo de Lugo desde la declaración como Patrimonio de la Humanidad de la Catedral y el Camino Primitivo sin duda es la plaza de Pío XII, o para que nos entendamos, el lugar donde confluyen los tres elementos distinguidos por la UNESCO según la historia oficial.

Frente a la Catedral se unen al menos dos patrimonios con seguridad (la rampa de la Muralla es uno de los accesos más conocidos) y con ese desvío intencionado que se hace cada vez con más ahínco se pretende meter el tercero, el Camino. Vamos a darlo por bueno a efectos de este artículo ya que las propias autoridades son las que lo repiten hasta la náusea a pesar de que como ustedes y yo sabemos el trazado real del Camino Primitivo no pasa por ahí sino por la calle del Miño y por la del Carmen.

Es chocante que incluso en un punto tan importante, tan simbólico, se tenga tan poco cuidado. Un buen amigo me pasó un par de fotos de ayer en que se veían piedras arrancadas en el zócalo que está justo delante de la Catedral y hoy seguían exactamente en las mismas posiciones. Supongo que mañana también estarán allí porque el granito tiene una más que dudosa capacidad de locomoción por medios propios y nuestras autoridades no es que sean mucho más dinámicas para hacer su trabajo a menos que haya un periodista en los alrededores dispuesto a inmortalizar su gesta o unas elecciones a la vista.

No hace muchos días que les contaba que el vandalismo se ceba con nuestra Muralla. A las pintadas, botellas, porquerías y bolsas con desperdicios caninos y demás hay que añadir ahora el arrancar piedras de nuestro principal monumento y, como podemos ver, de otros lugares simbólicos.

Precisamente no hace mucho que acompañé a otro amigo al Vicerrectorado para ver posibles ubicaciones para un congreso que van a organizar en Lugo y que traerá visitantes de más de 40 países. ¿Qué les vamos a enseñar? ¿Una magnífica Muralla desde la que podemos ver bragas colgadas de las ventanas? ¿O cómo la ensuciamos con desperdicios? ¿O esa colección de casas abandonadas que se caen en pedazos y que la administración tampoco puede denunciar porque algunas son suyas? ¿Les vamos a enseñar lo poquito que queremos a nuestra propia ciudad?

Me considero más lucense que esas mismas piedras, pero a veces la verdad es que me apena ver qué poquito quieren algunos de mis vecinos a mi Lugo del alma. Eso sí, luego exigimos que todo lo arreglen “los políticos”… pues no se engañen, son personas como los demás y si no ven que el resto quiere a su ciudad poco la van a querer ellos, y con estos ejemplos estamos aviados.

Las “v” que hay que repartir en Lugo son las de “vándalos”, porque parece que es un deporte bastante practicado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.