viernes, 18 de octubre de 2019

Noticias morbosas: la culpa es de todos

Vemos que estos días algún medio lucense le dedica páginas enteras, con entrevista incluida, a delincuentes locales como el imbécil de la tarta o el psicópata del Audi. En su día recriminé a un amigo de otro medio la cobertura que, por su parte, hizo ese periódico del asesinato de Tatiana Vázquez porque me parecía demasiado morbosa. Son dos ejemplos de un tipo de noticias cuya difusión no comprendo y que creo que moralmente son cuestionables… hasta que te enseñan los datos de audiencia, que multiplican con mucho a cualquier otra y te hacen callar, porque la ética, por desgracia, no da de comer.

Los medios de comunicación son empresas, y como tales la mayor parte toman sus decisiones basándose en dos cosas: audiencia y beneficios. En el fondo son la misma cuestión, ya que lo segundo va inextricablemente ligado a lo primero. Cuantos más ejemplares vendas más alcance tienes y, por lo tanto, más publicidad puedes colocar, y la responsabilidad es una gran cosa, pero también un lujo que a veces el público no permitimos (la primera persona es intencionada).

Sí, el público también tenemos gran parte de culpa, si no toda. La lógica implacable del balance anual hace que en ocasiones se den páginas y minutos a noticias que realmente no son más que el reflejo de lo peor de nuestra sociedad… pero que venden. Si los programas de cotilleos en que las marujas de alto nivel se pasan la tarde gritándose entre ellas no tuvieran el porcentaje de seguidores que tienen, no serían rentables y dejarían de emitirse. Si las noticias más morbosas, con los detalles más sanguinarios y asquerosos no fueran las más leídas no se les daría tanta relevancia porque no venderían periódicos… pero lo hacen.

Es más fácil echar la culpa a la cadena o al periódico que asumir la propia. Estamos en esta sociedad en que no hay mayor valor que escurrir el bulto y cargar con la responsabilidad a otros porque nosotros somos unos pobres corderitos inocentes y bien intencionados que solo pasábamos por allí. Pues no, eso es mentira.

Es una responsabilidad compartida. La del medio de comunicación que difunde la noticia basura y la del consumidor que la devora como si fuera maná. Alguien tiene que romper el círculo vicioso, pero no se hará porque siempre quedará prensa que distribuya porquería y un público muy numeroso que la quiera, que la busque, dándole a ese medio la audiencia que se traduce en los euros que necesita para sobrevivir. Es la selección natural de la noticia y nosotros somos partícipes del repugnante chiringuito.

No se crean que esto es una defensa a ultranza de emitir o imprimir cualquier cosa por el hecho de ser rentable o porque el público lo demanda. Hay que buscar un equilibrio que ahora está claramente roto en favor del "todo vale", pero tampoco se trata de implantar la censura o pedir el regreso de la Santa Inquisición. La palabra clave es "autocontrol", y quizá se puedan dar ciertas noticias pero explicando un poco más las consecuencias para todos. Si un imbécil agrede a un profesor, quizá dar más cancha al tonto que a otro chaval que tiene un exitoso canal de crítica literaria no sea el camino.

¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? ¿Quién es el verdadero responsable? ¿Somos nosotros, los consumidores, los que marcamos la tendencia o asumimos que la masa es borrega y traga con lo que le ponen delante? Porque esto último es difícil de aceptar desde que la televisión tiene más de dos canales. Si no quiere usted ver a verduleras dándose de hostias dialécticas, cambie de canal y ponga otra cosa… pero confiéselo, es que sí quiere verlas, así que no eche la culpa a la cadena.

Usted tiene la culpa. Todos la tenemos.

jueves, 17 de octubre de 2019

El PEPRI hay que cumplirlo

No, no se pueden poner paneles informativos luminosos en el centro.
Anuncia el Gobierno local que quiere unificar paneles informativos y anuncios. Buena idea, lástima que no puedan hacerlo.

La letra b del artículo 52.6 del PEPRI prohíbe expresamente “la fijación de soportes exteriores o bastidores exentos o luminosos” en toda la zona afectada, que viene a ser el casco histórico y la ronda de la Muralla, salvo unas sospechosas “islas” que quedan fuera por unos caprichosos quiebros del límite y que salvan a los edificios administrativos de la Xunta y del Seminario de cumplir esta restrictiva ordenanza.

Esto hace que los planes de poner letreros luminosos, paneles informativos y modernas señales de paradas de autobús sea factible en toda la ciudad… menos donde más les interesa a los anunciantes, en el centro.

Ya sabemos que la administración hace lo que le viene en gana, y que se salta sus propias normas cuando le apetece porque como dijo el anterior alcalde en un inolvidable pleno “no nos vamos a sancionar a nosotros mismos”, una inversión inaceptable de aquel “¿quién vigila a los vigilantes?” de Juvenal. Es muy habitual ver carteles con el logotipo municipal puestos en cualquier superficie violando el PEPRI, al igual que se toman por el pito del sereno las obligaciones de retirar los cableados de fachadas, se hacen pintadas “oficiales” en la Tinería, o no usan la dotación de 200 millones de pesetas - de los de aquella - para hacer excavaciones arqueológicas. Incumplen por activa y por pasiva.

Personalmente echo muchísimo de menos los termómetros que había (anteriores al PEPRI) y me parece fantástico que se quieran poner pantallas, pero mientras no acometan la reforma del PEPRI, necesaria para corregir ciertas, cosas han de cumplirlo. Como todos. De lo contrario se nos viene a la cabeza una palabra terrible que asusta a todo servidor público: prevaricación.

Los "quiebros" del PEPRI, de los que ya hablamos la semana pasada, dejan fuera de la ordenanza a varios lugares de la Ronda.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 17 de Octubre de 2019

miércoles, 16 de octubre de 2019

No eres youtuber, muchacho, eres gilipollas


No me gusta usar estas expresiones pero no me dejan opción. Un “youtuber” es una persona con un canal en esa web que muestra su arte, sus opiniones o incluso manuales de cocina o bricolaje online. El memo que usa Youtube para presumir de su pobreza mental es un gilipollas, sin más.

Que la gran hazaña de un convecino de Lugo sea ir por la ciudad vestido de forma llamativa, ya sea de payaso (sin ánimo de faltar a un colectivo de personas que tienen que estar hartas de que se use su noble profesión como insulto) o de monje medieval para asustar a la gente, o meterse en un aula para tirar una tarta a un profesor, deja bastante que desear de esta sociedad que tenemos. Sobre todo si le funciona y logra seguidores.

Si les soy sincero me pensé muchísimo escribir este artículo, porque entiendo que quienes tengo el honor de que me lean habitualmente son personas que podrán disentir de muchas de mis opiniones (eso es lo lógico) pero que confío en que tengan la cabeza razonablemente amueblada, así que es como predicar a los conversos. Doy por sentado que no ven con buenos ojos dar cancha a semejante individuo. Además, le estamos dando un protagonismo al imbécil este que no merece y no hay peor desprecio que el no aprecio.

Les voy a contar un recuerdo que siempre me viene con estas cosas. Cuando era muy pequeño (debía tener cinco o seis años) iba con mi madre por la calle. Ella tendría sobre 30. Nos cruzamos por primera vez con una pareja punk y nos quedamos mirando con cara de asombro como si fuéramos Paco Martínez Soria en una de sus películas. La chica de la cresta se encaró a mi madre y le soltó un “¡Vieja!, ¿qué miras?” (insisto, mi madre tendría de aquella 30 años)… a lo que con su habitual desparpajo le respondió “A ti, y supongo que estarás encantada porque no creo que te vistas así para pasar desapercibida”.

No le contestó con ánimo de ser ingeniosa, ni de responder al despectivo “vieja” (tiene demasiada personalidad como para sentirse insultada por algo tan absurdo). Lo dijo como simple razonamiento, como algo evidente y hasta casi sorprendida de que no fuera obvio, como si alguien tl pidiese que explicase que es de día luciendo el sol. Cuando nos marchamos me iba diciendo “es que si esta chica llega a casa de dar un paseo y nadie la mira, se echa a llorar”.

Me quedé con la copla, y siempre que veo alguien extravagantemente vestido o que pretende llamar la atención me acuerdo de mi madre y de su “no creo que te vistas así para pasar desapercibida”.

Pero esto funciona siempre que no haya terceros implicados. Cuando se agrede a una persona (sea con una tarta o con cualquier otra cosa) la cosa cambia y, aunque afortunadamente el tonto ya ha sido detenido, tampoco es malo decir en público que no está bien lo que hace.

Internet es una herramienta poderosa. No es buena ni es mala, es intensa, y como toda creación humana puede ser usada para el bien o para el mal. Alfred Nobel no inventó la dinamita para que se usara con fines militares, pero se utilizó, vaya si se utilizó. También algunos inventos bélicos han desarrollado a la humanidad fuera de las guerras, así que se cierra el círculo. Con las redes pasa igual.

No les voy a enlazar el canal del bobo de hoy, ya que ni siquiera me he molestado en buscarlo. La policía lo ha detenido y pagará por su brabuconada, a ver si aprende que hay muchas formas de atraer público pero que tienen su coste. Supongo que hay algo de complejo de inferioridad si su única manera de ser llamativo es hacer el ganso, pero como no soy psicólogo es una simple opinión.

martes, 15 de octubre de 2019

Debe ser una muy buena sentencia, porque no gusta a nadie

Cabecera de la sentencia

La mayor estafa piramidal de la democracia española se llama “Procés”. Fue inventado por el clan Pujol (el de los supuestos 3.300 millones de euros) para tapar, con mucho éxito, sus presuntos saqueos a las arcas públicas, estuvo apoyado por un caldo de cultivo tan absurdo como iletrado, hundió sus fundamentos en una historia-ficción alentada desde los más extremistas de los extremos, y contó con la inestimable complicidad de quienes tenían que haber defendido a España desde el Gobierno de la Nación pero que prefirieron mercadear con unos cuantos votos para blindar su poder a costa del futuro. Pocos salvan aquí la cara.

No he leído la sentencia del Tribunal Supremo, pero debe ser muy buena porque está todo el mundo descontento. Los separatistas la consideran “represión de Estado” olvidando que se ha descartado el delito de rebelión (que yo tampoco veía, pero que bastantes juristas apoyaban decididamente), y los ultras de Vox y similares la tienen por “blanda”, obviando que se ha dejado más de una década a gente entre rejas por todo este asunto. Tejero recibió una sentencia de 30 años (de los que cumplió 13 únicamente) por entrar en el Congreso pistola en mano y pegar cuatro tiros en el que tendría que ser el más sagrado de los recintos de una Democracia, así que parece que hay cierta proporcionalidad.

España es un país extravagante en ciertos aspectos. Tenemos a un señor fugado en Bélgica al que estamos pagando un sueldo público, y a una familia que anda por la calle a pesar de que se tienen evidencias más que serias de que ha saqueado las instituciones durante décadas dejando a Capone y sus secuaces como meros aprendices, y ahí estamos, hablando del sexo de los ángeles por enésima vez. La cuestión no es ni la sentencia ni las protestas callejeras, que durarán unos días y se olvidarán como todo. Hay que ser más global.

El “problema” de Cataluña es una creación victimista e interesada que se les ha ido de las manos. Una broma de mal gusto nacida para presionar a Madrid y que está siendo devorada por sus propios herederos. Ha elevado a la primera línea de la política a gente cuyo mayor mérito es saber dar una respuesta más o menos ingeniosa a tiempo o dar carnaza mediática a una prensa entregada al circo político, con una falta de altura de miras, de seriedad y de visión de futuro que es más preocupante que todo lo demás.

Las cosas no van bien desde el momento en que se falsean los libros de texto para hablar de la “corona catalanoaragonesa”, un artificio que no tiene nada de inocente, y que inculca en los niños una serie de ideas que solo fabrica supuestos “oprimidos”. Si uno se inventa los argumentos, la historia y la realidad puede llegar a la conclusión que considere conveniente, y aquí está pasando eso.

Nos hemos olvidado de que mucha gente come de estos circos, y lo que comenzó siendo un negocio se ha convertido en un problema real. En Galicia vamos por el mismo camino, aunque menos cargado de bombo porque aquí somos más tranquilos y nos alteramos con menos facilidad gracias a que contamos con el “sentidiño”, pero dejen pasar tiempo y verán cómo la cosa se nos va de las manos.

No escarmentamos en cabeza ajena.

Menos mal que a veces el "sentidiño" no es solo nuestro.

lunes, 14 de octubre de 2019

Cara y cruz del San Froilán 2019

Hasta el año 2020, San Froilán
Nunca he presumido de objetivo, porque nadie lo es. Todos somos esclavos de nuestro propio enfoque y la subjetividad es el precio que hay que pagar por nuestra condición humana. Como mucho podemos intentar ser lo menos tendenciosos que podamos, y ahí es donde está la cuestión, lo que llamamos objetividad.

En el tema de las fiestas de San Froilán es más complicado todavía ser neutro. Si te interesan mucho los conciertos y no viene ninguno que te guste, si vives en una zona que se ve asaltada por los ruidos o si tienes un negocio que trabaja más en las patronales tu criterio se ve empañado por cuestiones más propias que generales.

Con estos antecedentes (vamos, poniendo la venda antes que la herida) les diré que las fiestas de este año han sido tan buenas o tan malas como los demás. No ha destacado ni positiva ni negativamente, creo yo. El número estrella, que es el clima, ha acompañado y cuando brilla el sol en San Froilán las calles se llenan independientemente de todo lo demás.

Yo este año he salido menos que otros, porque me cogí un tremendo resfriado el día del “Milagro” de San Vicente (por cierto, es increíble la cantidad de gente que hubo, se nota que las fiestas meten gente en la ciudad), que derivó en infección de garganta, y aún estoy arrastrando sus restos, pero aún así algún paseo siempre das. Vi gente, vi animación… aunque “se andaba”, salvo en el ferial, donde el sábado por la noche no se podía uno mover. Vamos, que bien.

En el capítulo de conciertos hubo uno que me gustó especialmente, el de Michelle David & The Gospel Sessions, en la plaza de Santa María el virnes 11 por la noche, así que no puedo decir que no hubiera ninguno decente, porque fue extraordinario. Tampoco podemos decir que no hubiera una actuación que atrajese a masas, porque el de Don Patricio estaba petado de chavalada, así que el frente “popular” lo tenemos cubierto también. Por un lado calidad y por otro cantidad.

La foto colgada por Rubén Arroxo demuestra que el concierto estaba bastante lleno.

Sí nos sigue faltando una actuación “de las fuertes”. El tal Don Patricio es muy cierto que mueve miles de personas, sobre todo muy jóvenes (yo no sé ni quién es, me lo podría cruzar por la calle y ni puñetera idea, nos hacemos mayores), pero cuando hablamos de “un gran concierto” no nos referimos a “un concierto grande”, que no es lo mismo. Comparativamente echamos la vista atrás, cuando en los 80 venían Mecano o Miguel Bosé o en los 90 Julio Iglesias, o hace ya unos años el de Carlinhos Brown... eran lo más de lo más, y por ahí van los tiros. Para que nos entendamos, un gran concierto es el de los grupos que vienen al Caudal Fest, a Santiago, Coruña o Vigo.

Como negativo hay que reconocer que es sorprendente lo cochinos que somos. Las fotos que circulan por ahí de la Plaza de España tras el concierto del Combo Dominicano o de Santa María tras alguno de los conciertos lo dicen todo. Las masas arrasan con cuanto pillan, y me ha llamado la atención ver a una concejalía (la de Medioambiente) criticar con no mucha sutileza a otra (Cultura) por la ubicación de los conciertos. Es más chocante cuando la misma concejalía guarda silencio ante los botellones del Parque de Rosalía (el último de este mismo sábado) o si los grandes camiones del Caudal Fest se cargan medio parque del Miño.

La foto publicada por la concejalía habla de "jardines arrasados". Hombre, arrasados... arrasado es cuando la Vuelta Ciclista se llevó por delante parte del césped de la Ronda.
También es interesante ver que mientras el Ayuntamiento es reacio a permitir fiestas organizadas por entidades privadas más allá de las 12 de la noche de un sábado, sí monta un cristo en Augas Férreas hasta las tantas de la mañana de un miércoles, siendo el día siguiente laborable. Se ve que las normas son diferentes para unos y otros, como ya estamos acostumbrados a ver.

Pero no quiero acabar con algo negativo, al contrario. Creo que el Ayuntamiento, concretamente Cultura, ha acertado con muchas cosas. Han acertado con la contratación de grupos locales, han acertado con dar un toque más autóctono a las fiestas, han acertado con el concierto de los chavales… ¿Que hay cosas que pulir? Siempre las hay.

Quisiera terminar esta reflexión hablando de los que hacen posibles las fiestas pero no las disfrutan. Los feriantes, hosteleros, policías (había muchos este año), personal sanitario, barrenderos, técnicos de sonido, montadores de escenarios... coletivos a los que muchas veces se pone verdes pero cuya tarea nunca se valora suficientemente. Sin ellos no habría fiestas, y trabajan para que los demás se diviertan, nunca lo olviden.

Con lo bueno y con lo malo, San Froilán siempre triunfa. Cuando llueve hay gente y cuando no, rebosa. Y este año no llovió.

viernes, 11 de octubre de 2019

El Congreso de los Diputados estudiará la moneda de dos euros de Lugo

El Congreso de los Diputados hablará de la propuesta de nuestra moneda de dos euros. Foto: EFE

El 1 de octubre el Boletín Oficial de las Cortes Generales publicaba en su página 48 la Proposición No de Ley presentada por el diputado lucense Joaquín García Díez (y avalada por Cayetana Álvarez de Toledo) en que se elevaba a la Cámara Baja su iniciativa a favor de la moneda de dos euros para nuestra ciudad que Lugo Monumental propuso hace unos meses.

Esto supone un espaldarazo importantísimo para lograr dicho objetivo, ya que en cuanto se reanuden las sesiones después de las elecciones se tramitará este tema y, de aprobarse, supondría un apoyo crítico para conseguir que nuestra ciudad se difunda por toda la zona Euro sin que esto nos cueste un céntimo. Pocas promociones de Lugo se pueden pedir más amplias, más sencillas y menos costosas.

Es muy curioso que Joaquín haya tomado la delantera a las administraciones más cercanas, sobre todo porque a éstas se les pidió explícitamente su apoyo en Junio y aún estamos esperando una respuesta. Me consta que en el Ayuntamiento han tratado el tema, aunque no sé todavía con qué resultado, pero de la Diputación y la Xunta no tenemos noticia alguna, ni formal ni informal.

Aquí se invierte lo que tendría que ser normal. Lo suyo, creo yo, es que el primer interesado fuera el Ayuntamiento de Lugo, que tuvo tiempo más que suficiente para tramitar esto en el Pleno como entiendo yo que correspondiería. La Diputación también ha tenido plazo holgado para dictar algún tipo de resolución de apoyo, al igual que la Xunta. Tal vez esta última tenga menos interés en el asunto porque a lo mejor apoyar esto le puede suponer un problema con las demás provincias, pero oiga, que lo hubieran pedido los demás también.

En todo caso esto me indica el interés que pone García Díez, que además de una persona coherente y preocupada por su ciudad y su provincia es un querido amigo. Por cierto, precisamente por esa relación personal que nos une ni se me pasó por la cabeza pedirle que hiciera esa proposición (jamás forzaría algo por el estilo en base a una amistad), fue exclusivamente cosa suya (y por lo tanto mérito suyo) el presentar esa PNL. Y si se logra el apoyo del Congreso de los Diputados a la moneda de dos euros para Lugo será también gracias a él… y si a raíz de eso la moneda se acuña, Joaquín entrará en el cuadro de honor de quienes han hecho posible esto, junto a Roberto (de la ferretería Do Barrio de la Plaza de Abastos) que es quien tuvo la idea.

Al César lo que es del César.

jueves, 10 de octubre de 2019

El Mercedes amarillo

Los últimos tiempos del edificio no fueron los mejores
Aunque siempre hablo de cosas de Lugo o que afecten a nuestra ciudad, hoy voy a hacer una excepción porque el tema no nos toca ni de refilón. Les voy a hablar de un Mercedes que había en la entrada de La Coruña.

Los que ya vamos teniendo una edad recordamos un edificio muy llamativo que había a la entrada de la ciudad, aproximadamente donde hoy está una cadena de grandes jugueterías, llegando a Coruña la izquierda. Era Automóviles Louzao, concesionario de Mercedes-Benz, y si por algo nos atraía la mirada era por su caprichosa construcción con una jaula acristalada muy elevada en la que siempre había un antiguo Mercedes, que mi memoria recuerda negro cuando era pequeño, y que sustituyeron después por uno más “moderno” de color amarillo.

Navegando por uno de los muchos grupos de Facebook que se dedican a recuperar retazos del pasado (les recomiendo uno que se llama “amigos del óxido, lo abandonado y lo retro” que nos ofrece muy habitualmente estampas muy curiosas), alguien colgó unas fotos de la destrucción de aquel edificio y de cómo una grúa despedazó el Mercedes que había en aquella especie de pecera gigante. Aunque les parezca una tontería, me entristeció verlas.

Cuando uno recuerda con claridad cosas que eran nuevas y que hoy son consideradas “antiguallas”, va asumiendo que ya tiene una edad y se vuelve nostálgico. Quizás ese sentimiento es el que hace que tenga tanto éxito todo lo relacionado con los años 80, porque los que vivimos esa época siendo niños o adolescentes la recordamos con cariño e intentamos, en la medida de lo posible, revivirla… y ya estamos en une etapa de la vida en que podemos pagar entradas a conciertos de viejas glorias o buscar en Ebay discos de vinilo de Cindy Lauper sin asustarnos de pagar por ellos 15 o 20 euros.

El Mercedes que había a la entrada de Coruña era, para un niño como era yo cuando lo vi por primera vez, un prodigio de estética. Allí suspendido, contra toda lógica, subido no sabías cómo (aunque destrás hay unas más que evidentes puertas de ascensor) y expuesto para mayor gloria de una marca prestigiosa… Tenía todos los elementos para captar nuestra atención y lo hacía.

No comparto que cualquier tiempo pasado sea mejor, pero sí que hemos dejado por el camino muchas cosas en esta supuesta evolución en que estamos metidos como si lo importante fuera crecer indefinidamente. Entre ellas un Mercedes amarillo.



miércoles, 9 de octubre de 2019

Villalba da ejemplo y reduce la propaganda electoral

Cartelones electorales en Lugo en pasadas elecciones. Foto: Diario de Pontevedra
Villalba ha acertado, y todos los demás ayuntamientos deberían seguir su ejemplo: han reducido a cuatro localizaciones puntuales los lugares permitidos para poner propaganda electoral. Falta por ver si mantendrán esa política a lo largo del tiempo, en las próximas elecciones autonómicas y, sobre todo, en las locales que es donde los que dictan la norma se juegan la permanencia en el cargo, o si solo es una señal de haber recibido el hartazgo que tiene la población para estas elecciones… pero al menos es un comienzo.

El disparate propagandístico electoral que vivimos cada poco tiempo no es sostenible ni económica, ni ecológica, ni socialmente. Gastarse millones y millones de euros de dinero público en campañas electorales, en que además quienes más cuartos tienen son los que paradógicamente más reciben (no es que se ayude a las listas con menos posibilidades, que sería más comprensible para equilibrar la balanza), no tiene demasiado sentido hoy día, en que hay formas más limpias de hacer llegar los “mensajes”.

El Gobierno de España tiene un Ministerio de transición ecológica que solo ha servido para aplaudir con las orejas mientras se proyecta el cierre de la central térmica de As Pontes al tiempo que compramos energía a Marruecos (como si el aire que contaminan sus centrales térmicas no lo respirásemos aquí) y para crear confusión con el futuro de los coches diésel que, como todo el mundo sabe, son los transportes que usan los ricos. Pero no ha movido un dedo para reducir la ingente cantidad de papel y cartelería plástica que se usa campaña tras campaña. Vamos, que no contaminen los demás, dice el señor que viaja en avión de Madrid a Valladolid, pero los míos pueden porque somos tan importantes que estamos por encima del sostenimiento del planeta.

Lo de dar ejemplo solo va con algunos políticos. Pocos la verdad. Incluso a veces parece que hacen el ganso y les voy a contar el caso de un amigo mío diputado nacional (no daré nombres pero tampoco creo que sea tan difícil adivinar de quién les hablo) que se empeñó en viajar en clase turista a pesar de que el Congreso le ofrecía ir en primera. De hecho le explicaron que incluso podría salir unos euros más caro el billete en turista porque los convenios que tienen con las compañías eran para las más altas categorías y su respuesta fue ejemplar y aleccionadora: “pues que cambien el convenio”, porque entendía que era poco apropiado dar el mensaje de que Sus señorías necesitan manicura (es un decir) en la hora escasa de vuelo que tienen desde Madrid a casi cualquier punto de España. Coherencia ejemplar en mi opinión.

Pero volviendo al inicio del artículo, Villalba ha marcado un hito en el tema de las campañas electorales. Evitarán el bombardeo constante y agresivo de la publicidad no domesticada que se adueña de nuestras calles en toda contienda política. Mientras las empresas recibirían duras sanciones si se les ocurriera la idea de poner banderolas en cuanta avenida hay, tenemos que ver las cabezas colgantes de los líderes de turno para convencernos de que su detergente lava más blanco, pero no en Villalba.

Envidio a sus vecinos, que solo tendrán que sufrir la propaganda que elijan si ven la tele (supongo que las suscripciones a Netflix aumentarán en estos días).

martes, 8 de octubre de 2019

PEPRI a la carta

Los extravagantes giros del PEPRI que dejan fuera de la zona afectada a edificios públicos.
Una forma de no tener que cumplir lo que los demás sí tienen que cumplir.
Que la administración hace lo que le viene en gana, pisando con fuerza donde los pobres mortales no tenemos oportunidad de asomarnos es algo que es sabido por todos, pero cuando anuncian con neones y lucecitas de colores su desprecio por las normas, con esa osada indiferencia que tienen por las ordenanzas y las leyes que ellos mismos dictan y promueven, resulta aún más insultante.

En este blog hemos visto innumerables ejemplos, desde la puerta de madera del Ayuntamiento, que prohíbe explícitamente “la madera en su color” en el PEPRI hasta las violaciones reiteradas a esa misma norma en todos los centros públicos.

Pero a veces la norma no se incumple, simplemente se “soslaya”. Fíjense que los planos del PEPRI se hacen unos curiosos quiebros para dejar fuera de la zona afectada a los edificios del Ayuntamiento (el del Seminario) y la Xunta, lo que hace que no se incumpla la norma metiendo el pivote electrónico que acaban de instalar en el jardín de la sede autonómica y que no sería posible en zona PEPRI.

¿Por qué la línea hace esos antinaturales giros? ¿A qué responde que se dejen fuera del ámbito de protección edificios históricos, uno de ellos ya desaparecido (el convento donde ahora se ubica la Xunta)?

Las normas son iguales para todos, nos cuentan, pero no estoy muy seguro de que se nos hagan a todos los dibujos en los planos a la carta.

El pivote "legal" por los pelos...

lunes, 7 de octubre de 2019

Álbum de Saal - Una sincera opinión



No me gusta demasiado la idea de meter publicidad en el blog, y me niego a ser de esos que va por ahí en plan "si me invitas a algo te hago un artículo favorable". A pesar de ello, hace unos meses vi una oferta de un álbum digital que te hacía un descuento si te comprometías a hacer una crítica del producto en redes sociales. Me pareció muy honrado (porque no te exigían que fuera favorable, solo tu opinión) así que acepté y como soy de enrollarme, aquí les cuento lo que me pareció.

El álbum es de la web www.saal-digital.es, una empresa de productos fotográficos de calidad. Tanto te hacen una taza como un cuadro para la pared. Vamos por partes:

El diseño:

En la fase de diseño del álbum se utiliza el programa Saal Design. Es una aplicación que te descargas en el ordenador y que además de completa tiene detalles muy positivos, como por ejemplo que en función del tipo de producto que seleccionas y la mensajería te indica un plazo de entrega, lo que es muy útil para saber si se ajusta a una fecha (un cumpleaños, un aniversario…).


1.- Selección del producto:

En mi caso elegí un álbum fotográfico. Te da muchas opciones de acabados, y puedes elegir tipos de tapa (brillante, lino, simil piel, tipo madera…), si las quieres acolchadas o no, si lo quieres con una caja de regalo… Según vas seleccionando las opciones te va diciendo el coste, lo que también es muy útil para hacerte una idea del resultado.

Pantalla de selección de producto
Opciones de álbum, calidades, encuadernación genérica...

Elección de tamaño del álbum
Detalles finales como tipo de cubierta, caja de regalo, acolchado...


2.- Maquetación inicial:

Una vez seleccionas el tipo de álbum te deja colocar las fotos y elementos a tu aire, utilizar una maquetación automática o incluso la opción “en un minuto” con el que solo subes las fotos y la aplicación las coloca sola. Yo es la opción que elegí.




El siguiente paso es seleccionar un estilo para el álbum. Ahí creo que hay un pequeño fallo porque todos los estilos son demasiado parecidos. Imagino que irán añadiendo opciones con el tiempo pero todos son bastante neutros, cambiando únicamente algunos pequeños adornos y con colores suaves.

Los estilos creo que es uno de los puntos débiles de este tema ya que son todos bastante similares. Solo cambian los detalles.

Ahora toca seleccionar y subir las fotos que quieres incluir en el álbum. Aunque después puedes añadir o quitar las que quieras es recomendable pensarlo antes con cierta calma y meter en una carpeta las que desees, para que sea más cómoda la selección. En función de cuántas fotos metas te sugieren un número de páginas (lo que influye en el precio, claro) aunque puedes cambiarlo tú. Obviamente si quieres más fotos en menos páginas serán más pequeñas y viceversa. Aunque te da tres opciones principales también hay un desplegable con muchas más así que da mucha libertad de elección.


3.- Maquetación de detalle:

Una vez has hecho todo lo anterior se abre un editor que te permite cambiar todo lo anterior: colores, ubicación de elementos, introducir textos, cambiar orden de fotos… en base al diseño elegido que puedes alterar cuanto quieras.

Curiosamente la aplicación te obliga a revisar todas las páginas. Está muy bien porque te obliga a vencer la pereza de “darlo todo por hecho”, y tienes que ir marcando una por una que estás conforme. Puede parecer tedioso pero recuerda que solo lo haces una vez y el álbum te queda siempre.

Cuando esté a tu gusto (esto es lo que más tarda si te lo tomas con cierta tranquilidad, lo que es más que recomendable porque es lo que más va a influir en el resultado final) puedes añadir el artículo al carrito de compras. Ahí terminas de elegir ciertas cosas como el tipo de portada (mate o brillo) y ver los costes finales.

La aplicación de maquetación de detalle es completa y fácil de usar.

El envío:

Se envió a través de MRW con lo que el seguimiento fue puntual y completo. Lo pedí un 14 de agosto y me llegó en poco más de dos semanas. Teniendo en cuenta los plazos del verano, y que yo mismo tardé un poco más de lo previsto en recoger el pedido, es más que adecuado.

El resultado:

Los materiales me han parecido de gran calidad. Las tapas muy rígidas y las páginas de excepcional resistencia.

Lo único que no me ha convencido es que las fotos salen algo oscuras. Probablemente sea porque lo comparo con el brillo de la pantalla (pasa muchas veces cuando imprimes cualquier documento) pero quizá sería bueno incluir una advertencia o equilibrar la impresión para compensar esa diferencia.

Pero en general, salvo ese tema (que se puede corregir en el ordenador) es un gran álbum. Estoy muy satisfecho.

Resumen:
  • En contra: los limitados estilos del álbum y que las fotos salen más oscuras de lo esperado.
  • A favor: la aplicación es cómoda e intuitiva, permite muchas opciones pero no es necesario usarlas todas así que puedes hacer lo que te convenga, y los materiales son de extraordinaria calidad.
Muy recomendable.

viernes, 4 de octubre de 2019

El ''Milagro'' de San Vicente, medio siglo de Historia de Lugo

La primera edición del ''Milagro'' de San Vicente en San Froilán de 1969.
Foto del Archivo Histórico Provincial de Lugo
Hoy se cumplen 50 años de una preciosa tradición, la de una fuente que echa vino por sus tres caños, tres figuras barrocas del siglo XVIII que han visto de todo en esta ciudad durante los últimos siglos. Por eso Lugo Monumental ha hecho el esfuerzo de repetir este acto que normalmente tiene lugar el 29 de Julio por Santa Marta, patrona de la hostelería.

La cultura del vino tiene mucho de nuestra esencia, de nuestra cultura y nuestra historia, de compartir mesa y mantel, del esfuerzo para recolectar la uva y transformarla en ese manjar de dioses que se llegaba a enviar a la mismísima Roma desde aquí, cuando los medios eran caballos y carros de bueyes, si bien hay que reconocer que comparando épocas las vías romanas superaban con mucho a nuestro actual ferrocarril.

En las fiestas de San Froilán de 1969, gracias a la iniciativa de Don Ezequiel García Rodríguez, recaudador de impuestos, por primera vez la fuente de San Vicente obró el “milagro”, que siempre entrecomillamos para no ofender a nadie porque no pretendemos ser otra cosa que emplear una irreverencia inocente para ilustrar la fiesta. Nada más.

Lugo tiene en su peculiar “milagro” una fuente inagotable de sorpresas para los que nos visitan, que abren los ojos como platos y sacan fotos para subir a redes sociales, en la versión actual del boca-oreja. De ahí que te encuentres fotos de nuestra querida fuente etiquetadas en chino o en alemán.

Hoy cuatro de octubre a las nueve de la tarde tenemos una cita con medio siglo de peculiar tradición, enmarcada en las fiestas de pueblo más grandes del mundo y rendimos homenaje a una pequeña historia que forma parte de otra más grande: la Historia de Lugo.



Una fuente que echa vino... ¡¡¡milagro!!! ¡¡¡milagro!!!
Artículo publicado en La Voz de Galicia del 4 de octubre de 2019

jueves, 3 de octubre de 2019

Lugo, Patrimonio de la Humanidad

Maqueta del casco histórico. El original está algo menos cuidado. 
La campaña para lograr que el casco histórico de Lugo se convierta en el cuarto Patrimonio de la Humanidad de nuestra ciudad acaba de subir de nivel.

Ya había mucho camino andado con iniciativas de gran valor ciudadanas, como la exitosa campaña del guía turístico Guido Álvarez (quien logró que el hastag - o como se diga - #LugoPatrimonioMundial sea un éxito nacional) y políticas, como la propuesta de 2017 de Santiago Fernández Rocha (entonces portavoz de Lugonovo), quien llevó al pleno municipal una declaración para iniciar el expediente.

Pero que un medio de comunicación como El Progreso se implique en organizar una recogida de firmas no deja de ser un salto, el pistoletazo de salida de una campaña en que se mojen las mismas administraciones públicas que ignoraron en su día el acuerdo plenario y la campaña social.

Seamos positivos. En el acto organizado por el diario lucense, con el patrocinio del Ayuntamiento de Lugo, la Diputación Provincial y Monbus se recogieron las primeras firmas para intentar que la queridísima fuente de San Vicente, el Palacio de Doña Urraca, la casa de los Montenegro, el magnífico palacio barroco que alberga a la Corporación Municipal, O Cantiño, el Cuartel de San Fernando y todo el restante y rico patrimonio de nuestro casco histórico entre en el listado de los lugares más emblemáticos del mundo. Verán que cito lo bueno del recinto amurallado y lo que, siéndolo, necesita urgentes actuaciones si queremos optar realmente al título.

Hay algo llamativo e interesante. Si bien se reservó la primera página para las firmas protocolarias de las autoridades e invitados, ya había varias hojas con rúbricas de la gente que, incluso antes del inicio del acto, quiso apoyar esta causa porque vio el contenido y le gustó. Es un gran comienzo.

Solo nos queda sacudirnos de encima esa costumbre que tenemos de despreciar lo nuestro, de considerar que “no somos suficiente”, de pensar mal. Por supuesto que hay muchas cosas que pulir y mejorar (también las había en la Muralla y se mejoró desde su declaración) y algunas que se han perdido para siempre, pero la esencia sigue ahí.

Lugo es una gran ciudad que merece, sin duda alguna, ser Patrimonio de la Humanidad. Todos juntos, como hicimos en la ocasión anterior, lo podremos conseguir. Incluso diría que si para lograrlo hay que dividirnos en buenos y malos quizá sea mejor dejarlo correr.

Espero que no sea así, que se trabaje, juntos, y sin dejar a nadie tirado por el camino buscando una medalla a codazos. Ojalá podamos decir algún día que lo conseguimos "entre todos".

miércoles, 2 de octubre de 2019

Conclusión final: ¿A qué esperan? (magníficas propuestas que cuestan cuatro perras)

La parcela a vista de pájaro (gracias a Google Maps) que podría ser de uso público y está cerrada a cal y canto.
Las flechas señalan por dónde habría accesos (aunque la casa de la derecha parece que no da al jardín, sí lo hace, es que tiene una segunda construcción en la parte trasera).


Termino esta pequeña serie de artículos en que resumo las jornadas del Colegio de Arquitectos del pasado sábado con la intervención del arquitecto José Angel Carreira Montes, quien propuso algo tan bonito y tan sencillo (habitualmente esos conceptos suelen ir ligados) que no me cabe en la cabeza que no esté en marcha ese proyecto.

Propuso actuaciones de detalle que realmente serían magníficas para la zona. Algunas ya están sobre la mesa desde hace tiempo pero otras no. Por ejemplo, la idea de abrir al público el patio de manzana que está entre la Ruanova y la Tinería me pareció maravillosa. Es una zona ajardinada, que se rehabilitó en su momento cuando se recuperaron las casas de esa parte, pero que ahora vuelve a estar bastante abandonada porque es un “sí pero no”, un conjunto de traseras y de fincas que son de varios propietarios, pero en muchos casos son públicas.

La propuesta de Carreira no puede ser más sencilla: abrir paso al público en un horario determinado para que esa zona sea un jardín interior. El acceso desde Rúanova sería a través de la galería que hay en esa calle (en ese edificio de hormigón que rompe la estética de la zona pero que gracias a esto podría tener una función), ya que solo habría que abrir un hueco en la pared del fondo. La entrada desde la calle Tinería se facilitaría desde la Oficina de Turismo de la Xunta o incluso, añadiría yo, desde uno de los locales que por ahora nadie ha cogido en alquiler porque es muy compleja su puesta en funcionamiento.

A través de esta galería se podría acceder a la nueva plaza interior.
Con esto lograríamos una nueva placita más que digna, de un tamaño muy adecuado, y que podría ser un remanso de paz en una zona bastante movidita. Como el acceo es a través de inmuebles se le pondría un horario y listo.

Ni siquiera sería una operación muy costosa, ya que estamos hablando más de meter una desbrozadora y de un tema de jardines que de obra civil. Como mucho presenta cierta complejidad el espantoso muro de hormigón que tiene el edificio de Ruanova, pero eso se podría solventar con una mano de pintura, que si no fuera por el PEPRI incluso se podría enfocar como un trampantojo, un dibujo que haga la ilusión de que ese muro no es tal sino un paisaje o algo interesante. Lamentablemente la más que rígida normativa del casco histórico impide tal actuación, ya que en su artículo 110 limita los colores a emplear en fachadas, y aunque el propio ayuntamiento se ha saltado esa normativa a la torera en diversas ocasiones no seré yo quien proponga que lo haga.

Ese tipo de acciones de tamaño medio/bajo se podría llevar también a otras ubicaciones. Por ejemplo, resolvería la terrible estética que sufrimos desde la Muralla en parcelas como la que está entre la Tinería y el aparcamiento de Ollos Grandes o en la trasera del llamado Palacio de Doña Urraca, dos “excavaciones” que el día menos pensado empiezan a dar castañas y nueces del tiempo que lleva la vegetación campando a sus anchas.

Mientras no tomen una decisión sobre esos lugares, y dado que la “provisionalidad” lleva ya unos cuantos lustros, no creo que fuera tan terrible gastarse unos euros en hacer que esos sitios se conviertan en zonas aprovechables con un jardín, unos bancos y un par de farolas. Ya si meten unos columpios ni les cuento.

Todo esto son cuestiones sencillas, asumibles, asequibles, baratas y más que razonables. Darían vida, restarían imágenes negativas y convertirían ruinas y puntos degradados en el centro de la zona.

Solo tengo una pregunta… ¿a qué esperan?

Permitan que termine estos artículos agradeciendo al Colegio de Arquitectos su invitación. Ha sido un honor y un placer dar nuestro punto de vista y poder debatir con gente de tan alto nivel, preparación y experiencia y espero que nuestra colaboración futura sea fluida.

martes, 1 de octubre de 2019

El Lugo que podemos tener

¿Pero de verdad no ven nuestros gestores la magnífica oportunidad de convertir el Carmen en el Central Park lucenses?
¿Tanto pueden los intereses urbanísticos que ciegan una oportunidad histórica para la ciudad?

Ayer les hablaba del Lugo que tenemos y que se reflejó en la jornada organizada por la Delegación de Lugo del Colegio de Arquitectos de Galicia. Hoy me gustaría hablarles de algo más positivo, del Lugo que podemos tener, algo de lo que se habló en esa jornada.

Si bien hay daños causados a la ciudad que ya no se pueden reparar, también es cierto que estamos a tiempo de evitar futuros disparates y dirigir nuestros esfuerzos a mejorar la vida de la ciudadanía en lugar de gastar ingentes millonadas en pirámides y monumentos faraónicos diseñados a mayor gloria de nuestros gestores.

Sobre esto me gustaron particularmente las intervenciones de los arquitectos Ramón Cabarcos, Antonio de Vega y José Angel Carreira Montes. Los tres coincidieron en que es necesario repensar las estrategias, ver qué necesidades reales hay y cubrirlas, en lugar de tirar de política cutre y presentar proyectos de construcción de barrios completos de nueva planta en una ciudad con 12.000 viviendas vacías.

Ramón Cabarcos reclamó el sentido común en las políticas públicas, preocupado por el futuro de la Tinería y del Carmen, dos zonas inextricablemente vinculadas y que corren el peligro de ser víctimas de la especulación y el ladrillazo. Coincidió con Antonio de Vega en que no se puede permitir a la iniciativa privada hacer lo que le venga en gana en esas magníficas zonas algo con lo que hasta yo, liberal convencido, estoy de acuerdo. 

Aquí permítanme un apunte. Ser liberal no implica dar carta blanca a las empresas constructoras para llevarse por delante los restos arqueológicos o edificar como si esto fuera Manhatan. Significa que la administración no debe meterse donde no le llaman, pero la ordenación del territorio sí es algo que le compete y más en zonas sensibles como la que nos ocupa.

La Tinería solo sobrevivirá si tiene población, y tal y como explicamos ayer eso no está sucediendo a día de hoy. Los locales usados como almacén, o abriendo lo justo para cubrir el expediente y que no se les retire su uso (muchas veces solo está el cartel, pero realmente no están abiertos) no dan vida. Los pisos en manos de quienes no residen allí y solo disfrutan de alquileres ridículos y esperan poder dar su particular pelotazo tampoco ayudan.

Uno de los proyectos más adecuados para la zona que he escuchado lo propuso en el 2007 Joaquín García Díez. Ayer en los comentarios del blog recordaba el contenido una persona: que los bajos se cedan a artesanos y se vincule una de las viviendas del edificio a esa actividad. Así lograríamos tener gente que trabaja y vive en la zona, y eso es lo único que la rehabilitará realmente, no inyectar millones a lo loco en actuaciones de dicutible efectividad. Joaquín le llama la “ciudad de los oficios” y además sería un atractivo turístico de primer orden en un momento en que el “made in China” es la norma y la auténtica artesanía casi ha desaparecido.

Mataríamos, pues, tres pájaros de un tiro: daríamos vida a la zona, ayudaríamos a la estabilidad de profesiones en peligro y crearíamos una zona de atractivo turístico de calidad.

¿Qué más podemos pedir?

Dejo para mañana, en la tercera y última entrega de este resumen una propuesta del arquitecto José Angel Carreira Montes que me pareció tan interesante que considero que merece su propio artículo.