jueves, 7 de noviembre de 2019

El futuro de Lugo... ¿Más edificios? ¿De verdad?

A la izquierda el "barrio verde" que nos quieren vender ahora.
A la derecha el casi abandonado Barrio Feijoo (Foto de El Progreso)...
¿De verdad? ¿Eso es planificar?
Estos días hablamos mucho de disparates pasados, presentes e incluso futuros de nuestra ciudad, pero hay un trasfondo latente en todo esto que sigo sin ver claramente plasmado en casi ningún sitio, y es la incongruencia de seguir planificando la construcción de bloques y más bloques de viviendas en una ciudad con 12.000 pisos vacíos.

El martes estuve en una reunión con la Conselleira de Vivienda, que nos hablaba de la ley de rehabilitación aprobada recientemente por el Parlamento de Galicia, una herramienta que creo que va por el camino acertado aunque tiene algunas carencias en lo relativo a los cascos históricos, pero eso se puede solucionar por otras vías. Pero Lugo, como entidad global, no solo es su casco histórico (aunque creo que es una zona imprescindible en cualquier planteamiento) y tenemos barrios enteros que se caen en pedazos como pueden ser el de la Milagrosa o el Barrio Feijoo.

En el Barrio Feijoo los edificios cerrados, abandonados y cayendo son la norma. Foto: La Voz de Galicia

La pregunta es, ¿qué modelo de urbanismo queremos? ¿Estamos tan locos que apoyamos el suicidio colectivo que supone seguir metiendo hormigón y cemento en zonas que podrían ser verdes y magníficas mientras dejamos que se hundan otras que pueden ser recuperables? ¿Es tirar y edificar como enajenados la única solución?

Ahora tenemos sobre la mesa varias edificaciones nuevas. La urbanización que están construyendo junto al Miño en donde estaba el viejo camping, el enorme área de San Fiz llena de calles urbanizadas para conectar los toxos entre ellos, otro tanto en la zona norte junto a la avenida Paulo Fabio Máximo y algún edificio suelto en Augas Férreas. Pues por si eso no es suficiente los únicos planes que escuchamos al Ayuntamiento pasan por meter más viviendas en el solar que está junto al nuevo (y cerrado) Auditorio y construir un barrio de 1.200 pisos más entre el Ceao y las Gándaras. ¿Para quién es toda esa vivienda?

Todo el lateral de la avenida Paulo Fabio Máximo está esperando por sus edificios, y las calles ya están hechas...
Foto: La Voz de Galicia

Las calles ya urbanizadas también en San Fiz...
Foto: La Voz de Galicia

Se habla de pisos de protección pública de nueva construcción. Fantástico, pero ¿y si mejor rehabilitamos los edificios de Camiño Real, Yáñez Rebolo, Milagrosa, Fejioo…? ¿Y si reutilizamos lo que tenemos, los aislamos bien, ponemos ascensores, dedicamos algunos bajos a garaje y los convertimos en lugares dignos donde vivir? Hablamos de pisos amplios, que se pueden permitir el lujo de perder unos metros cuadrados para mejorar el aislamiento e incluso parte de una habitación para poner ascensor.

¿Y el coste? Siempre se dice que rehabilitar es más caro que construir de nuevo (lo que, por cierto, deberían plantearse algunos constructores porque quizá transformarse en “rehabilitadores” sea mejor opción que ir siempre a obra nueva), y puede que sea cierto si solo miramos los euros. Pero el coste medioambiental, urbanístico, social y de ciudad que supone dejar morir zonas enteras para construir otras nuevas es infinitamente superior al de rehabilitar y recuperar, eso sí es ecología, eso sí son barrios verdes.

En caso contrario, ¿qué plan tienen para estas zonas degradadas? ¿Tirar con todo? ¿Esperar a que los edificios se caigan y queden los solares vallados como ya ocurre en algunos de Camiño Real? ¿Ese es el futuro de alguno de los barrios que hace no tanto eran los más populares y mejores para vivir de Lugo? ¿Han cuantificado el coste que tendrá eso en no demasiados años? Porque ese dinero también hay que meterlo en la comparativa cuando se dice que es mejor tirar con todo y hacer de nuevo…

Locales vacíos, pisos sin habitantes como estos de Camiño Real...
Es el futuro que nos espera si seguimos edificando como locos.
Foto: El Progreso
En la reunión que les contaba escuché auténticas barbaridades. Una persona acusaba al Ayuntamiento de haber diseñado un Plan General en que la edificabilidad en altura se reservaba para el sur de la ciudad (Aceña de Olga concretamente) y se “condenaba” a la Milagrosa a quedarse con tres o cuatro alturas… Pues claro, señor mío… ¿Acaso pretende usted tirar los edificios que hay en toda la zona y construir rascacielos como el del chalado de Orense? ¿Qué clase de barrio quiere usted?

Yo pienso en calles con aceras anchas, incluso peatonales, con edificios de tres o cuatro alturas como máximo, con viviendas grandes, cómodas, rehabilitadas, con servicios… Un sitio donde vivir realmente “a la lucense”, con esa calma y esa tranquilidad que hacen de nuestro pequeño rincón un paraíso amenazado por la presión de la especulación y de la construcción sin rumbo.

La parcela junto al nuevo Auditorio sería un lugar excepcional para una zona verde, con parque infantil y servicios públicos.
Foto: El Progreso

1 comentario:

  1. En el solar adyacente iría fantástico un bonito parking público subterráneo y encima el parquecito; porque cuando el auditorio funcione (?) aquella zona puede petar de coches.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.