lunes, 11 de noviembre de 2019

Los cuatro culpables de que San Fernando sea una ruina

Así estaba San Fernando en 2014. Luego se le hicieron unas obras, pero a saber cómo estará ahora. Foto: La Voz de Galicia
La alcaldesa nos propone una visita al viejo cuartel de San Fernando para que veamos la ruina en que está convertido. No es frecuente que un dirigente político exponga sus propias vergüenzas con tal generosidad, pero es que la intención no es esa, sino echar la culpa de todo a la Xunta, como es tradicional en estos casos. Y tiene razón, al menos en gran parte.

El lamentable deterioro de San Fernando tiene cuatro culpables claramente identificados (bueno, uno de ellos no tan claramente) desde que en 1.998 el exalcalde Joaquín García Díez planificó cuidadosamente su futuro como Auditorio de la ciudad, para intentar compensar que no fue capaz de frenar el derribo del Gran Teatro principalmente porque era un edificio privado y sus propietarios decidieron venderlo para hacer pisos. También es cierto que sus intentos de lograr que se mantuviera mediante la compra del inmueble por la administración no fructificaron en gran parte por la tozudez y el capricho de los dirigentes provinciales de su propio partido, lo que les costó muy caro a corto plazo.

Pero a lo que íbamos, San Fernando tenía un brillante porvenir como referencia cultural de la ciudad, pero hubo cambio de sillones y entró Orozco, nuestro primer culpable, quien siguió con este tema la misma táctica que con muchos otros: retrasar su ejecución y modificarla notablemente para así no tragar el sapo de ser un mero “heredero” de los proyectos anteriores. Si hubiera continuado con lo planificado hoy tendríamos ahí un maravilloso auditorio, en pleno centro, pero no… Así que se convocó un nuevo concurso que retrasó todo.

Cuando por fin parecía que la cosa iba a cuajar, aparece en escena nuestro segundo culpable, más difícil de identificar. Hay quien afirma que fue el BNG (incluso concretan en una persona específica, aunque como no sé si es cierto no quiero extender el bulo si lo es) quien “pidió” aquel famoso informe de ICOMOS (que realmente no era tal, hasta donde yo sé, sino una mera opinión) en que se decía que el proyecto afectaba a la Muralla. Y entonces se descartó el auditorio en San Fernando y el Cuartel quedó ahí, muerto del asco.

El bipartito PSOE/BNG, que era quien gobernaba (es un decir) la Xunta en ese momento se sacó de la manga un proyecto alternativo: el Museo de la Romanización. Una idea muy bonita que completaba el mapa de centros de investigación y exposición autonómicos trayendo a Lugo de nuevo la capitalidad de la Gallaecia que tuvo en la época de Roma. Fantástico proyecto…

Pero otro cambio de gobierno, esta vez en la Xunta, hizo que la idea, más de una década después, siga siendo eso, una quimera. Feijoo, el tercer culpable de nuestra ruina en medio de Lugo, asumió el gobierno y no movió un dedo para hacer cristalizar la idea, salvo en lo que a despilfarrar dinero en proyectos que no pensaba hacer se refiere. Antes de las municipales de 2011 el entonces Conselleiro de Cultura vino a Lugo a presentar los planos del nuevo Museo y a comprometer la financiación para el año siguiente… pero hizo el doble que sus predecesores: si estos no habían hecho nada, él nada de nada.

La Ley de Patrimonio Cultural de Galicia no deja lugar a dudas: el propietario es quien mantiene el BIC

Y así llegamos a nuestros días. 2019, veinte años después de que García Díez comenzase esta andadura, no hemos llegado a ninguna parte. El cuarto culpable es la propia Lara Méndez, la titular del Ayuntamiento, propietario del Cuartel. Tiene toda la razón en exigir a la Xunta que cumpla con sus compromisos, y estoy seguro de que al oportunismo político le une una convicción sincera, pero no podemos olvidar que San Fernando es un Bien de Interés Cultural (BIC) y que como tal la propiedad tiene la obligación legal de mantenerlo en buenas condiciones y, repito, el Cuartel es del Ayuntamiento, no de la Xunta.

Cuatro culpables. Orozco, ICOMOS (impulsado presuntamente por el BNG), Feijoo y Lara Méndez. Una víctima: Lugo.

4 comentarios:

  1. Hola, solo quiero remarcar una cosa.

    Como técnico de eventos y trabajador de auditorios, lo mejor que le pasó a Lugo fué que no hiciesen el Auditorio ahí, la gente piensa: ¡Un auditorio en el centro!, pero esto es un error. Si queremso traer una buena obra o escenografía hacen falta 3 trailer de material y equipamiento. 1 problema: Donde metemos un trailer en el centro? Pues pongamos 3!!
    Un buen auditorio necesita unos metros de escenario+foso+motorizaciones que tendríamos que levantar otro San Fernando encima de este!
    Otro problema son las línes trifásicas independientes que necesita, aparte de necesidad ede Fibra óptica (imposible en el centro).

    Por estos motivos, me parece una cierto un museo, yo sumaría un centro sociocultural con gra parte de zona juvenil. (Ya que les gust amucho el centro) y el la parte psoterir un parque de verdad,para jugar niños con una buena oferta de cafetería+terraza.

    No se que opinais?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No comparto la idea. Hay sitios donde se disfruta de auditorios céntricos y se apañan para meter los camiones. La calle San Froilán es ancha de sobra para maniobrar y francamente, creo que llega perfectamente.

      Por cierto, el nuevo auditorio NO TIENE FOSO...

      Eliminar
  2. Lo de los trailers no me convence,cuando entran ala Plaza Mayor los trailers de las orquestas en San Froilan , donde el acceso es más complicado,ahí no hay problema. Al Cuartel de San Fernando pueden entrae los trailers que sean necesarios,solo es cuestión de ordenar el Tráfico.
    Respecto al tema del foso, no soy técnico no sé si es necesario o no,pero un auditorio (no tiene porqué ser macroauditorio) en el centro de la ciudad, en un BIC(no el bolígrafo) pondría en valor la zona y la revitalizaría. El futuro auditorio de Lugo sigue cerrado y deteriorándose años después de su construcción a la espera de dotación...en fin para los políticos la cultura no es rentable...

    ResponderEliminar
  3. Buenas, aunque no trabajo en ese sector, escuchando las explicaciones de un experto en el tema, me convenció de que el nuevo auditorio es una auténtica burrada para Lugo. Indica que en su construcción no se consultó a ningún experto en el tema, por las exiguas medidas del escenario, por la innecesaria cristalera que filtraría el sol si fallan las persianas motorizadas, el carísimo mantenimiento que no sabe nadie como va a asumir el ayuntamiento, etc. Si se hubiese adecentado el de Frigsa, con un coste infinitamente menor, para Lugo sobraría, añadiendo que la ubicación del de Frigsa, en términos de aparcamiento, servicio de buses, llanura ideal para pasear, parece más adecuada para la mayoría de los lucenses.

    ResponderEliminar

Derecho a réplica:

Se admiten comentarios, sugerencias y críticas. Sólo se pide cierta dosis de "sentidiño" y cortesía.